El Marina de Cudeyo homenajea el próximo lunes a Fran Cavada

Fran Cavada, con la camiseta del Marina de Cudeyo. :: DM/
Fran Cavada, con la camiseta del Marina de Cudeyo. :: DM

El campo de Pontejos será el escenario de la jornada en la que sus excompañeros, club y Ayuntamiento recordarán al jugador fallecido en enero de un infarto en el campo del Valdáliga

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZ

El Marina de Cudeyo y Pontejos homenajearán el próximo lunes a Fran Cavada, el futbolista fallecido el pasado 27 de enero en el campo del Valdáliga a consecuencia de un paro cardiaco en el último caso de muerte súbita durante un partido. Una noticia que conmocionó al fútbol cántabro y más aún a un equipo y un entorno en el que Cavada -o Fran, como era su nombre deportivo- era uno de los futbolistas de referencia por su implicación con el equipo, al que contribuyó a mantener vivo y cuyos colores defendió durante casi toda su trayectoria, más allá de un breve paso por el Solares y el Velarde.

El homenaje será tan emotivo como sencillo. Consistirá en el descubrimiento de una placa y la celebración de un partido y arrancará a las 17.00 horas en el campo San Lázaro, en Pontejos. La familia de Cavada será la encargada de descubrir la placa conmemorativa colocada por el Ayuntamiento y a continuación se disputará el partido con entrada gratuita que enfrenterá al Marina de Cudeyo con un equipo formado por amigos y compañeros de los clubes y plantillas de las que formó parte. «No quería esperar un año para hacer el primer memorial, porque las cosas se olvidan. Había que organizarlo cuanto antes», explicaba ayer Enrique Echevarría, presidente del Marina de Cudeyo. «Tuvimos la mala suerte de que nos dejó muy pronto, y queríamos hacer algo para recordarlo. Hacer lo que podamos», comenta.

Han sido unos meses con los ánimos bajos para el equipo, confiesa Echevarría, de hecho no descarta que, «por desgracia», esta temporada desciendan a Segunda Regional. Fran Cavada era uno de los que empujó para refundar el Marina de Cudeyo años atrás, después de una temporada con el equipo desaparecido. «Él para mí era muy importante, pero mucho», reconoce. De hecho, el jugador fue el encargado de animar a Echevarría a asumir las funciones de presidente.

«Ahora me preguntan si todo esto va a desaparecer, pero por mi parte el Marina de Cudeyo continuará hasta que yo tenga fuerzas», comenta. Eso sí, Echevarría está trabajando para «formar una directiva, ya que ahora no hay», para que le eche una mano a la hora de tirar del carro.

El memorial del lunes será el primero, pero no el último, tal y como se ha planteado. No obstante el club concreta que todavía no se ha acordado la forma en la que se procederá en las próximas ocasiones. «Puede que también coincida con Semana Santa o que lo organicemos en verano. Ya veremos», adelanta su presidente.

Un día fatídico

Francisco Cavada Quintana (Elechas, 24 de octubre de 1986) murió el 27 de enero tras caer desplomado cuando apenas llevaba 22 minutos sobre el terreno de juego en el Valdáliga-Marina de Cudeyo, de Primera Regional. Tras un lance como otros muchos cayó al suelo. Se levantó casi de inmediato en lo que parecía una jugada más, pero cuando el balón ya se había alejado se dirigió al árbitro: «Arbi, que me mareo», le dijo para pedirle que parara el juego. Después cayó al césped. La reacción fue inmediata. Su entrenador, David Colina, y un agente de la Guardia Civil le prestaron los primeros auxilios. Pronto se les unió Alberto Cano, segundo entrenador del Valdáliga, para relevarles en el masaje cardiaco, pero a pesar de la buena y rápida reacción de todos los implicados y la rauda reacción de los servicios de emergencia no se pudo hacer nada por salvar su vida.