Cuando la veteranía es un grado

Rubén Palazuelos intenta retener a un rival durante el partido ante la Cultural de Durango./Oskar Martín
Rubén Palazuelos intenta retener a un rival durante el partido ante la Cultural de Durango. / Oskar Martín

Mori apuesta por la experiencia de sus pesos pesados de la plantilla para recurrir a la épica en la visita al Nuevo Ganzábal asturiano

Adela Sanz
ADELA SANZTorrelavega

Dani Mori depositará la suerte del equipo en sus hombres de confianza. Más allá de que pueda introducir cambios puntuales motivados por sanciones federativas o lesiones, mientras la Gimnástica siga con opciones defenderán sus colores quienes lo han venido haciendo desde que el asturiano se hizo cargo del banquillo a mediados del mes de febrero.

Un rasgo que ha definido al actual técnico desde que se incorporó a la disciplina blanquiazul es su tendencia a mantener una base sólida y a partir de ahí realizar pequeñas modificaciones, unas veces obligado por las circunstancias y otras con el propósito de adaptarse a las características tanto del rival como del campo, así como por el estado físico y mental de sus futbolistas. Es muy poco probable, por consiguiente, que jugadores que han gozado hasta la fecha de pocos minutos asuman el papel protagonista.

Cuando las urgencias aprietan, la mayor parte de los técnicos tienden a no arriesgar y confían en quienes lo han hecho, con mayor o menor fortuna. Por tanto, al menos en el próximo encuentro en Langreo (sábado a las 18.30), siempre y cuando la Gimnástica continúe con opciones de permanencia, lo más probable es que vistan la blanquiazul la mayor parte de quienes lo han venido haciendo en las últimas fechas. El puesto bajo palos es intocable. Álex Ruiz ha jugado todos los minutos desde que empezó la Liga y solo en hipotético descenso de su equipo podría privarlo de la titularidad, y eso siempre y cuando Mori optase por darle minutos a Peón, quien hasta ahora se mantiene inédito en el campeonato.

La línea del centro del campo es la que menos variaciones de jugadores tiene

La línea defensiva ofreció cambios en la pasada jornada. Entraron en ambos laterales el capitán Borja Camus, que está jugando poco desde que llegó el asturiano, y Jaume Pol, el más reciente fichaje blanquiazul, que debutó con la Gimnástica. Fer y Fermín, habituales en ambos carriles, se fueron al banquillo. Si esa decisión es puntual o no, se comprobará en las próximas fechas.

La sala de máquinas

En el centro de la zaga apenas hay opciones de realizar cambios. Sancionado Cristian, que causará baja frente a los asturianos, serán Ramiro y Luis Alberto quienes ocupen esas posiciones defensivas. El primero de ellos, desde que se incorporó a la plantilla en el mercado invernal, solo se ha perdido un partido por sanción –no jugó en Durango– y es una de las piezas maestras del once, tanto con el anterior técnico, que le hizo debutar, como con el actual. En el caso de Luis Alberto, su veteranía le ha devuelto en los dos últimos partidos a una titularidad de la que el buen rendimiento del canario Cristian Moreno le había privado.

En el centro del campo, pese a que el abanico de opciones es mayor, la presencia de Alberto Cusidor y Rubén Palazuelos parece asegurada siempre que, al igual que sucede con la defensa, el equipo continúe con opciones de permanencia. De lo contrario tal vez Dani Mori pueda dar entrada a otros futbolistas como Víctor y Alberto, quienes, a pesar de haber disputado minutos en esa parcela del campo esta temporada, no han dispuesto de tantos como sus dos compañeros. En este caso la experiencia y la veteranía han jugado en favor de los dos primeros quienes, además, han jugado juntos de inicio en cuatro de los últimos cinco partidos.

En las bandas tampoco habrá apenas variaciones. Diego Rozas, titular en los últimos cinco encuentros, cuenta con bastantes posibilidades de seguir ocupando la banda izquierda, posición que podría abandonar solo en caso de que el equipo se quedase ya sin opciones, pudiendo jugar en su lugar alguno de sus compañeros menos habituales. En la derecha todas las opciones apuntan bien a Hugo Vitienes o a Alberto Gómez, quienes han venido jugando en esa posición de forma habitual.

Y por lo que respecta a la delantera, Primo cuenta con la confianza plena de su entrenador, por lo que será el nueve del equipo en este tramo final de la Liga. Ausente por sanción Leandro y por lesión Nacho Rodríguez, Dani Salas y Giovanni Navarro podrían contar con más oportunidades de las que han tenido hasta ahora. Los dos jóvenes delanteros apenas han entrado en los planes del técnico a la hora de configurar el once inicial y su protagonismo se ha reducido a las segundas partes, como jugadores de refresco. No es probable que asuman un papel más relevante mientras el equipo mantenga opciones, por mínimas que sean, de luchar por la permanencia.