Turf

Diego Sarabia vuelve a ganar en Laredo

Un momento de la competición de ayer./
Un momento de la competición de ayer.

El cántabro se impuso en la prueba de 2.100 metros. Cristina Pérez fue la ganadora en la carrera de los 1.500

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

No constituye ninguna novedad. Al contrario, es ya la tónica habitual cada vez que compite en Cantabria. Diego Sarabia se impuso ayer a lomos de 'Ouranys' en el Derby de Laredo. Para más señas, en la prueba de 2.100 metros correspondiente a la 47º edición del Derby Playa Salvé de Laredo-Memorial Javier Lopera. Además, el cántabro terminó segundo en la clasificación 'Stormy Dance', que en este caso fue para la amazona Cristina López, con 'Quimera'. A. Lezama, ocupó la tercera plaza. También una amazona, Cristina Pérez fue la mejor en la prueba corta, la de los 1.500 metros, de la que se proclamó campeona a lomos de 'Eighteen Poems'. Estuvo seguida por el binomio formado por M. Pulido y 'Lochfield', mientras que Lezama se tuvo que conformar de nuevo con el tercer cajón de podio, en este caso después de haber competido con 'Capea'.

Puntuables ambas pruebas para el Campeonato de España de la modalidad, Sarabia sigue así sumando títulos, dominando año tras año, y ya se puede comenzar a concatenar en la segunda década, las dos grandes competiciones sobre los arenales cántabros, que siempre le gusta incluir en su calendario.

Pero la competición oficial no fue el único atractivo de un derby que con el de Loredo constituye una de las dos grandes fiestas de la hípica en Cantabria, sino que la arena de La Salvé también sirvió para que se celebrara una exhibición de caballos cruzados y una prueba de ponis de las cuadras de Laredo y Guriezo. Con nueve participantes que quizá no llamaran la atención en lo que a número se refiere, pero sí por lo diferente y llamativo de la propuesta, impulsada para engrosar el programa y ofrecer más alicientes a los aficionados.

No pudieron disfrutarlo tantos como hubiera querido la organización, pero esta vez la desapacible jornada de sábado, con momentos de lluvia, disuadió a muchos de seguir en directo una prueba que en otras ediciones sí ha podido presumir de una buena respuesta de público. Esta vez tocó estar algo en familia, pero la lluvia no fue tanta como para obligar a aplazar la competición, que pudo completar sus dos recorridos antes del momento más afectivo de la jornada. El del sencillo homenaje a la memoria del jinete Javier Lopera, cuyos padres recibieron un centro floral del Club Deportivo Turf Laredo.

 

Fotos

Vídeos