Gran Premio de Japón

Hamilton, el tifón que teme Vettel en Suzuka

El Mercedes de Lewis Hamilton, por delante del Ferrari de Sebastian Vettel, en el Gran Premio de Rusia. /Alexander Nemenov (Afp)
El Mercedes de Lewis Hamilton, por delante del Ferrari de Sebastian Vettel, en el Gran Premio de Rusia. / Alexander Nemenov (Afp)

Tras el doblete de Mercedes en Rusia, el británico quiere afianzar un poco más su liderato en el circuito más técnico del calendario

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Lewis Hamilton llega con más confianza que nunca. La victoria en el GP de Rusia, propiciada por las órdenes de equipo de Mercedes, le colocó con una ventaja de 50 puntos frente a un Sebastian Vettel a quien ya no le vale ganar todo lo que queda. Si el británico acaba segundo en las carreras que restan, será campeón por quinta vez y dejará al de Ferrari con cara de pocos amigos.

Las dudas que ha generado el rendimiento de los monoplazas rojos en las últimas carreras ha hecho sospechar de un presunto truco que tenían y que les han cazado. Vettel y Räikkönen gozaron durante buena parte de la temporada de un coche superior al del Mercedes. Sin embargo, y pese a que ellos mismos lo niegan, en las últimas careras las flechas plateadas han sido imparables. En el paddock no hacen más que correr los rumores acerca de que el aumento de la vigilancia de la FIA ha hecho que en la Scuderia haya caído el rendimiento. Según 'Auto Motor und Sport', la Federación introdujo un nuevo sensor doble en el motor que mide de manera más exacta la energía que genera la unidad de potencia. Ha sido introducir dicho sensor, y la ventaja que tenían los coches rojos en circuitos como el de Silverstone, Bélgica o Italia ha desaparecido. En las últimas carreras, ha sido Mercedes la que, como antaño, pasaba como obuses a sus rivales.

Sea por una artimaña que les han cazado, sea porque desde Stuttgart han llevado mejores evoluciones que desde Maranello, lo cierto es que, ahora mismo, es Mercedes el equipo que cuenta con el coche superior. Y en la recta final de la temporada es algo crítico. El dato es clave: en cinco de los últimos seis Grandes Premios, Vettel ha acabado detrás de Hamilton. Eso es inaceptable para un piloto que aspira a conseguir el título. «Es muy simple: depende de lo que haga Lewis. Obviamente, estamos detrás por bastantes puntos y necesitamos puntuar. Lo ideal es que él no puntúe tanto como nosotros». Esta estrategia, en boca de Vettel, es más simple de decir que de hacer.

«Obviamente, estamos detrás por bastantes puntos y necesitamos puntuar. Lo ideal es que él no puntúe tanto como nosotros»

«Obviamente, estamos detrás por bastantes puntos y necesitamos puntuar. Lo ideal es que él no puntúe tanto como nosotros» SEbastian Vettel

Por su parte, Hamilton ya avisa que va con los ojos encendidos. La posibilidad de superar el récord en una pista como Suzuka es algo que le ha puesto a tono, aunque lo califique de «locura». Pero no puede dejar nada al azar. Vettel va a estar al acecho de cualquier fallo, por lo que necesitará de nuevo que su compañero Valtteri Bottas ejerza la ingrata labor de escudero a la que ha quedado relegado, por obligación e imposición de la lógica deportiva de un equipo. «Tal y como yo lo entiendo es que él tiene que hacer el mejor trabajo que pueda y yo tengo que ganar. No llego aquí pensando que Valtteri tiene que trabajar para mí», señaló el líder del campeonato. No obstante, los roles están bien asegurados: el lunes tuvieron una reunión en la base del equipo en Brackley (Reino Unido) donde se dejaron las cosas bien claras. Hamilton será el líder y Bottas su coprotagonista; en el momento en el que el primero se proclame campeón matemáticamente, el equipo jugará a favor de que el segundo gane carreras.

«No llego aquí pensando que Valtteri tiene que trabajar para mí»

«No llego aquí pensando que Valtteri tiene que trabajar para mí» Lewis Hamilton

El tifón 'Trami' complica a McLaren y Renault

Japón lleva unos meses atravesando una dura situación meteorológica, y la carrera de Fórmula 1 se puede ver afectada. Hasta cinco tifones han pasado por el país del sol naciente desde julio, y el último, 'Trami', ha tocado directamente a la organización de la carrera de Suzuka.

Concretamente, a uno de los suministradores de lubricante, el de McLaren y Renault. Castrol, que provee a estos dos equipos, ha visto cómo los contenedores que llevan el vital aceite para esos dos equipos llegaban con retraso debido a las dificultades meteorológicas. Este jueves, a última hora del día, aún estaban en Tokio, donde los trámites burocráticos (no en vano, son sustancias de relativa peligrosidad) lo mantenían sin llegar a Suzuka. Desde las dos escuderías afectadas (el resto de suministradores no se han visto afectados), están dispuestos a aceptar con resignación perderse los primeros entrenamientos libres del fin de semana. Aunque ello suponga obtener menos datos que el resto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos