MotoGP

El asfalto de Silverstone arruina el GP de Gran Bretaña

Jorge Lorenzo durante los entrenamientos en Silverstone/AFP
Jorge Lorenzo durante los entrenamientos en Silverstone / AFP

Los pilotos de MotoGP imponen su criterio en aras de la seguridad y deciden la cancelación de la prueba después de un largo domingo de espera

BORJA GONZÁLEZSilverstone

No se puede decir que lo ocurrido este domingo en el GP de Gran Bretaña en el circuito de Silverstone fuese una sorpresa, como tampoco lo es que lloviese sobre el trazado británico. El viernes los pilotos ya habían intuido problemas con el nuevo asfalto, relacionados con los numerosos baches, eso de lo que habían hablado algunos pilotos de la F1 como Lewis Hamilton o Carlos Sainz en la prueba disputada a principios de julio.

El sábado la lluvia empeoró el veredicto sobre el trabajo realizado, con un coste de unos dos millones de euros y llevado a cabo por la empresa Aggregate Industries, y finalizado a finales de enero. Un accidente múltiple en la curva 7 provocó una grave lesión a Tito Rabat (la operación a la que fue sometido fue un éxito y podría volver a España a finales de la semana) y que alertó de que este Silverstone no drena, lo que le convierte en un circuito en el que no sólo es peligroso, sino imposible pilotar en mojado. En previsión de que se cumpliesen los partes meteorológicos que daban agua para todo el domingo, se decidió cambiar el orden de las carreras, empezando por la de MotoGP, en un gesto de cortesía hacia el organizador del gran premio, que en todo momento buscaba que, por lo menos, se disputase la prueba de la clase reina. Y las predicciones se cumplieron. El 'warm up' de MotoGP se disputó en seco, los de Moto3 y Moto2 en mojado.

Más información

Comenzó a llover y ya no paró, lo que produjo lo esperado: durante la vuelta de formación de la parrilla de MotoGP de una carrera prevista a las 12:30, hora peninsular, se vieron un par de salidas de pista, motos difíciles de gobernar y pilotos en apuros, lo que llevó al retraso de la salida. Un retraso que terminó alargándose, con continuos anuncios sobre posibles inicios, comprobaciones del estado de la pista y reuniones de equipos. Así hasta la cancelación final, una cancelación liderada por los pilotos.

«Tienes 'aquaplanning' hasta en la recta, y si ayer (por el sábado9 los problemas estaban en las curvas 7 y 8, ahora están en todo el circuito», comentaba uno de los pilotos de MotoGP durante la espera. «No es un problema de que llueva mucho o poco. Es un problema de que el circuito no está preparado para correr en lluvia», llegó a decir Aleix Espargaró. La larga espera y los continuos anuncios llevaron a que se organizase sobre la marcha una reunión de la Comisión de Seguridad, con la presencia de los pilotos, jefes de equipo (que en una reunión anterior habían decidido no trasladar la prueba al lunes) y los máximos responsables de Dorna, que decidió la cancelación del gran premio a las 17:00 horas. Un cónclave donde se impuso la voz de los pilotos.

«Decisión correcta»

«Por suerte tenemos un organizador que hace mucho caso a los pilotos, y por suerte ellos no nos han puesto ningún tipo de pega. Al contrario: ellos dicen que si la 'Safety Commision' dice que no son seguras estas condiciones para correr, no se corre», explicó Álvaro Bautista en una reunión que sólo tuvo la voz discordante de Jack Miller, dispuesto a correr, y en la que no estuvieron, entre otros, Valentino Rossi, que decidió aceptar la decisión mayoritaria, o Andrea Dovizioso, molesto porque, según explicó, nadie la había avisado. «No me han llamado. Así que creo que la gestión de todo esto podría haberse mejorado un poco. En cualquier caso, las condiciones que hemos encontrado en el asfalto son inaceptables, no sólo por los baches, sino sobre todo por el drenaje que ha creado problemas hoy y ayer; lo más grave, lo que le pasó a Rabat. Ha sido todo un lío, han tratado de que se corriese pero no ha podido ser. En cualquier caso, no he entendido esta reunión. No sé si ha sido por la intención de algunos pilotos de explicar su postura. Hablaremos de esto en la próxima carrera», comentó Dovizioso.

«Es responsabilidad del circuito y de la empresa que ha puesto el asfalto», apuntó Franco Uncini, responsable de seguridad de la Federación Internacional de Motociclismo. «No había llovido tanto aquí en las últimas semanas y no se había podido comprobar que sucedía este problema, que es que el agua se queda estancada entre los baches y se origina un espejo que impide diferenciar si hay más o menos agua», afirmó. «Creo que la decisión ha sido la correcta, ya que todos queremos correr. A todos nos ha costado mucho decidir esto, pero tenemos un compañero en el hospital, vimos lo que pasó ayer en este asfalto y no podemos estar jugando de esta manera hasta el final», concluyó el líder de la general de MotoGP, Marc Márquez.

 

Fotos

Vídeos