Fútbol | Racing

Los once del campeonato

En el centro, David Barral y Cejudo (con peto) encabezan un ejercicio en La Albericia/Daniel Pedriza
En el centro, David Barral y Cejudo (con peto) encabezan un ejercicio en La Albericia / Daniel Pedriza

Ania espera sellar el título mañana ante el Leioa y para ello seguirá sin hacer ensayos tácticos ni rotaciones de cara al play off

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Mañana, sobre las 19.00 horas, Iván Ania es probable que se desanude la corbata y respire. No suele llevar esa protocolaria prenda, pero desde hace no menos de seis o siete semanas tiene la misma sensación de opresión que a veces aporta ese elegante lazo. Para ello tiene que sellar el campeonato. Lograr matemáticamente que su equipo, el Racing, sea campeón. Hasta entonces continúa un plan táctico y discurso hermético y encorsetado del que quiere zafarse para preparar sin restricciones el play off. Y por ello, mañana utilizará la alineación en la que más confía sin importarle por el momento lo que venga después. Cuando gane y cante el alirón, entonces, podrá probar otros escenarios.

Tras el partido de mañana quedarán tres jornadas para dosificar esfuerzos, equilibrar minutos, corregir errores y ensayar con fuego real algunas de las necesidades del equipo, pero sin ninguna presión. Oro molido. Tres semanas, tiempo suficiente para todo, pero antes... Primer 'match ball'. De todo lo que planea Ania, en lo único que parece no tener muchas dudas es en la defensa; la baja de Jordi Figueras, el auténtico mariscal de la retaguardia, despeja el camino para que casi por eliminación los cuatro zagueros sean Buñuel, Olaortua, Óscar Gil y Castañeda. Sólo quedaría fuera Redru, que a la vista de los acontecimientos está por detrás de sus compañeros. Mañana jugará este cuarteto y, si a Figueras no le son suficientes las tres semanas siguientes para ponerse a punto, también será la defensa del play off. En la zaga no hay muchas alternativas, primero porque tampoco hay más efectivos y, segundo, porque es la única línea en la que sería una sorpresa mayúscula que se diera un cambio táctico.

Los lesionados

Jon Ander
Operado de rotura de ligamento cruzado de la rodilla. Continúa su recuperación.
Enzo Lombardo
Rotura de fibras. Mejora y ya entrena con el grupo. Le queda por lo menos una semana más para estar disponible si no sufre ninguna otra recaída.
Jordi Figueras
Rotura de fibras. Aún no se ha incorporado al grupo y trabaja en solitario. Apura los plazos para estar a disposición cuando llegue el play off.
Aitor Buñuel
Entrenó ayer con normalidad. Se retiró por un golpe el pasado miércoles, pero sólo fue un susto y no se le quiso forzar.

A diferencia de la retaguardia, el centro del campo y la línea de tres que juega por delante de los pivotes son una incógnita. Existe 'overbooking' de futbolistas y, además, a Ania le ronda por la cabeza un cambio de dibujos. De esta manera, sería extraño que Sergio Ruiz y Mario Ortiz no formasen una vez más pareja mañana en Sarriena. Primero, porque es la combinación que más convence a Ania y, además, los indicios apuntan a que el partido se jugará más por arriba que por abajo y con esas previsiones aún cobra más fuerza su presencia.

Quique Rivero y Rafa de Vicente podrían ser nuevamente los damnificados

Las otras dos posibilidades que existen para armar la sala de máquinas, puestos a meterse en la cabeza del entrenador, comprenden una, mantener los dos hombres, y otra, utilizar esa especie de trivote que no le gusta, pero no le apasiona al asturiano. En la primera, Sergio Ruiz, Mario Ortiz y Kitoko serían los elegidos. Obviamente sobra uno. El congoleño apenas ha tenido minutos esta temporada; las lesiones -tres, dos musculares y una operación de tobillo- le han impedido rendir con regularidad, pero es un futbolista al que Ania elogia en todo momento. No es de extrañar que goce de oportunidades en estos cuatro partidos de Liga regular puesto que esa versatilidad de la que siempre habla el entrenador será necesaria llegado el play off. La opción de tres jugadores en la zona ancha es la que menos posibilidades tiene, pero aún así no es descartable. El equipo adolece de fútbol, de creatividad en esa demarcación y sólo Quique Rivero y Rafa de Vicente se la dan. No sería la primera vez que el cántabro juegue en un campo de reducidas dimensiones, pese a que sus condiciones se limitan cuando no tiene espacios o el balón discurre por el aire. Precisamente, una vez que se cierre matemáticamente el campeonato, una de las situaciones a las que el cuerpo técnico le prestará tiempo y esfuerzos es a los pros y a las contra que conlleva la presencia o no de hombres de creación en el centro del campo.

Orden o creación

Es obvio que el Racing ganó en orden y fortaleza con la llegada de Mario Ortiz en Navidad, pero adolece desde entonces de capacidad para filtrar pases y de desplazamiento en largo por la ausencia de Rivero y De Vicente. Sus apariciones en los últimos partidos han sido positivas; en primer lugar, anímicamente, puesto que habían desaparecido y en segundo lugar porque el Racing cambió el paso y presentó una propuesta más dinámica y menos previsible. Ania es el primero que desea que mañana se pueda acabar con la incertidumbre del título y así poder rotar y gestionar de la mejor manera este tipo de variantes.

En el ataque hay donde elegir. En el once del campeonato -si se consigue finalmente el título- es probable que aparezcan Nico Hidalgo y Cayarga en las bandas, disputándose el puesto de media punta Cejudo y Noguera. Los dos extremos lo tienen fácil; están en un gran estado de forma y el campo es propio para que su fútbol vertical se pueda aprovechar. En cuanto al puesto de enganche -como le llaman los argentinos- ambos parten con las mismas posibilidades. Y aún así, falta Lombardo, que continúa su recuperación para ponerse a punto. Mañana no estará, y en el tiempo que queda hasta el play off será una prioridad por parte del cuerpo técnico volcarse en su recuperación.

La ausencia de Figueras hace que en la línea no haya muchos más efectivos. Redru se cae

Finalmente, la delantera. Aunque David Barral parece el indiscutible '9' para el tramo decisivo, mañana se dan las condiciones para que sea Dani Segovia el titular. En un campo en el que se juega por alto y primará el fútbol de espaldas, el madrileño, que ha jugado trece minutos en los últimos seis partidos, tendrá su oportunidad. Después, es probable que su concurso variará en función del rival, el campo y el resultado, pero siempre como alternativa no como primera opción.

«No podemos pensar más allá que en ganar al Leioa y ser campeones»

Iñaki Olaortua salió a la rueda de prensa de ayer en La Albericia con el discurso muy aprendido. «Sólo queremos ir a Lejona a hacer un buen partido y ganar y así ser campeones». Ni más ni menos. Sus palabra fueron klas mismas que las que pronunciaron el resto de compañeros que durante la semana comparecieron en la habitual sala. Es como si se hubiese producido una conjura que no cesará hasta que respiren tranquilos y con el primer objetivo consumado. «No podemos pensar más allá. Sólo en ganar, como hacemos siempre, pero esta vez, además, nos daría el campeonato». «Es un lujo estar así, el año pasado agonizamos hasta la jornada 37», confesó el capitán, Iván Crespo el día antes. y es que desde el entrenador hasta el último canterano no quieren adelantar nada antes de que «se cierre matemáticamente».

El partido de mañana apunta a que será un duelo con mucho contacto y juego aéreo. «Está claro que será complicado, pero estamos preparados para cualquier tipo de partido», indicó. De hecho, existe una corriente que señala que el central vasco es uno de los jugadores que mejor se amolda a ese tipo de fútbol tan directo y tan propio de norte. «No sé por qué lo dirán, quizás porque vengo de ese fútbol, pero no sólo yo, estamos preparados todos para cualquier estilo». Olaortua se mostró «muy contento y con ganas de ayudar» de cara a este último tramo de Liga. Descartó que el equipo «piense en que esté atravesando un racha mala, en la que cuesta más que nunca ganar. Ahora lo único que se piensa es en ganar al Leioa y ser campeones». El vasco aprovechará la ausencia de Figueras para consolidarse en el centro de la zaga.