Fútbol | Racing

Daniel Segovia, otro '9' para el Racing

Daniel Lucas Segovia, nuevo jugador del Racing./DM .
Daniel Lucas Segovia, nuevo jugador del Racing. / DM .

El club ficha al ariete madrileño, que no tiene la vitola del ansiado goleador de referencia

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

El fax del Racing no descansa. En la tarde de ayer volvió a sonar. Y lo hizo para anunciar el duodécimo fichaje de la era Chuti Molina. Un delantero. Daniel Segovia (Madrid, 23 de mayo de 1985). Un futbolista de 33 años y 192 centímetros de estatura que llega procedente de la Superliga india y que ha firmado por el club verdiblanco hasta el próximo 30 de junio. Un ariete más, aunque no tiene pinta de ser ese goleador de referencia que todos los racinguistas esperan con Koné, Dani Aquino, Abdón Prats o Borja Lázaro en la mente.

El nuevo jugador racinguista, cuyo último equipo fue el Bengaluru FC de la Superliga india, ha pasado las últimas semanas entrenando con el MVV Maastrich holandés. El madrileño llegó a prueba al club de los Países Bajos, que buscaba un delantero goleador para reforzar su plantilla. Sin embargo, la oferta del Racing hizo cambiar de opinión al futbolista, que hizo la maleta para volver a España.

Ver más

Segovia es un verdadero trotamundos. Inició su carrera profesional en el filial del Rayo Vallecano, allá por 2004. En una temporada en que llegó a disputar siete encuentros en Segunda B, con dos goles anotados. De ahí pasó al segundo equipo del Olympique de Marsella en su primera aventura en el extranjero. Y regresó a España para militar en Fuenlabrada, Algeciras, Zaragoza B, Atlético Pinto, Conquense y Atlético Baleares. En total, 103 encuentros, con un balance de 19 tantos.

En 2011 comenzó un periplo fuera del país en el que ha cosechado sus mejores números. Ese año pasó a formar parte del SKN St. Pölten austriaco. Cinco años ha permanecido en el país centroeuropeo, donde, por fin, logró llenar un carro de goles tanto en el club sanhipolitano como en el Admira Wacker y el Wolfsberger AC, por donde circuló posteriormente. En concreto, 73 dianas en 180 partidos disputados.

Precisamente en el St. Polten vivió uno de sus momentos más amargos como futbolista. Su influencia le había convertido en capitán del equipo, pero finalmente el club decidió despedirlo, después de que llegase a las manos con un compañero durante un partido amistoso. Una pelea que llevó al árbitro del encuentro a suspender el choque.

Su siguiente parada fue el Neftchi Baku PKF de la Primera División de Azerbaiyán. Su participación en el campeonato azerí se saldó con ocho tantos conseguidos en 22 encuentros disputados. Y desde allí volvió a coger el avión para marcharse aún más lejos: al Bengaluru FC de la Superliga india. Se ve que Chuti Molina tiene puestos los ojos en dicha competición, ya que el central Jordi Figueras también procede de allí. Un campeonato en el que las grandes sumas que se mueven atraen a jugadores de un país tan atractivo futbolísticamente como España. Desde ayer, el delantero ya es jugador racinguista. La entidad verdiblanca, en su comunicado, anunció que Segovia «destaca por su potencial en el juego aéreo, su capacidad de remate y el poderío físico».

Iván Ania cuenta ahora con un quinto delantero en su nómina de futbolistas:Jon Ander, Juanjo, César Díaz, Soberón y el citado Daniel Segovia. La nueva incorporación genera un 'overbooking' en la zona de vanguardia de la que, probablemente, el Racing tratará de retirar el exceso de equipaje. Juanjo es el que tiene más papeletas. En el club no tienen interés en que continue y sólo el largo contrato que tiene firmado el futbolista de Ontaneda es un impedimento para romper la vinculación entre ambas partes. De una manera o de otra, el delantero cántabro tiene las de ganar, como ya sucede con sus compañeros Raúl Domínguez y Álex García. Despedidos, ambos quieren cobrar lo que les corresponde y lo más probable es que, sin acuerdo de por medio, el asunto acabe en los tribunales.

La otra opción para Chuti Molina de aligerar peso en la parte delantera es buscar una cesión beneficiosa para ambas partes para el canterano Mario Soberón, que acaba de renovar su contrato como racinguista y se encuentra realizando la pretemporada con el primer equipo verdiblanco.

La trayectoria de Segovia, con un pobre bagaje en el fútbol español, le hace llegar a Santander sin la vitola de ese ansiado delantero de referencia que se antoja necesario para competir por el ascenso. Y el «tenemos dinero y somos caprichosos» de Molina en la rueda de prensa de presentación de Óscar Gil hace pensar que la ambición del albaceteño va más allá y, carta blanca en mano, si un delantero de relumbrón se pone a tiro en las tres semanas que restan de mercado veraniego, irá a por él. Cuando se vayan clarificando las plantillas en Segunda División y a los futbolistas se les vaya quedando sin hojas la margarita y tengan que agarrarse a lo que haya disponible.

Javi Cobo se marcha cedido al Dépor B

Mientras unos llegan otros salen y el Racing hace hueco en su plantilla. El club cerró ayer la cesión de Javi Cobo al Deportivo de La Coruña, donde el torrelaveguense jugará para el filial blanquiazul, tal y como publicó la Cadena Ser en Cantabria. El director deportivo racinguista, Chuti Molina, ya reconoció en rueda de prensa que el canterano había mostrado su interés por buscar protagonismo fuera de Santander y, ante la falta de interés de Iván Ania porque el futbolista continuase en la primera plantilla, finalmente se ha llegado a una solución que satisface a todas las partes. Con la marcha de Javi Cobo el Racing libera una de las fichas que tiene para jugadores menores de 23 años. Además, aligera peso en la zona medular de la plantilla.

Otra alternativa sería tirar con lo que hay y guardar una bala en la récamara de cara a la ventana invernal de fichajes. Algo similar a lo que ya hizo la pasada campaña el club cántabro. Dani Aquino y Juanjo eran los delanteros principales de la plantilla y Borja Lázaro llegó a Santander en enero. La apuesta salió mal. No porque el madrileño diese mal resultado en la media temporada que estuvo en los Campos de Sport, sino porque cuando aterrizó ya era demasiado tarde y el equipo iba hacia abajo en barrena.

El Racing lleva doce fichajes y seguramente que en este tiempo que queda hasta el 31 de agosto caerá un puñado de ellos más. El equipo de Iván Ania aún tiene unas cuantas posiciones cojas. Además de la llegada de otro posible delantero que tome los galones en el área y sea escoltado por Jon Ander y Daniel Segovia, el conjunto cántabro ahora mismo se encuentra sin competencia en los laterales. Tanto en el diestro como en el zurdo. Por la derecha el único disponible es Aitor Buñuel. La grave lesión de Miguel Gándara ha dejado cojo el puesto. Ypor el otro flanco, Julen Castañeda es el especialista en solitario, como ha venido siendo en las dos anteriores campañas, con el esporádico paso de Leonel Bontempo en la temporada 2016-17.

Sin zurdos

Además, el Racing no tiene zurdos para jugar en la zona ofensiva del centro del campo. Berto Cayarga, Enzo Lombardo, Álvaro Cejudo y César Díaz pueden ocupar esa posición con garantías, pero siempre a pierna cambiada. Y eso limita las alternativas del entrenador según las situaciones que vayan planteando los partidos. Especialmente en los que el equipo cántabro necesite ensanchar el campo al máximo.

Con las llegadas de Cayarga y Daniel Segovia, el Racing tiene ahora mismo libre solamente una licencia de jugador mayor de 23 años y una sub 23, tras la salida de Javi Cobo. Por lo tanto, si Chuti Molina quiere traer más de dos futbolistas, tendrá que haber más bajas. Además de los ya citados Juanjo y Mario Soberón, el otro jugador que tiene papeletas para abandonar la disciplina verdiblanca es Antonio Tomás. El de Cartes tiene otro contrato largo en vigor y el club ya le ha explicado su situación. Lógicamente, como Juanjo, quiere cobrar lo que le corresponde. Así pues, o el club llega a un acuerdo con él o le pone la carta de despido encima de la mesa.

 

Fotos

Vídeos