Rugby

Lección de saber sufrir del Aldro en San Román

El chileno Martín Verschae avanza mientras dos rivales intentan placarle. Por detrás, sus compañeros Aldo Cornejo y Tai Palmieri,./Celedonio Martínez
El chileno Martín Verschae avanza mientras dos rivales intentan placarle. Por detrás, sus compañeros Aldo Cornejo y Tai Palmieri,. / Celedonio Martínez

Los del Chucho Mozimán ganan por la mínima a un Ordizia en el que Cruz erró dos transformaciones. Los bisontes pagaron su mal arranque y los minutos en inferioridad, pero dieron una lección de entrega

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

De esos que cuestan sangre, sudor y lágrimas, por tirar de un lugar común. Y de los que se forjan más que con palabras, y con alguna palabra altisonante, para redondear el dicho con cosecha propia. Así se impuso este domingo el Aldro Energía Independiente al Ordizia en un partido emocionante, alterno e igualado en el que unos y otros jugaron a tirones, rotándose en el marcador gracias a sucesivas buenas rachas y que se decidió por un solo punto. Un partido agónico entre dos adversarios parejos que dejó ver, de paso, que los verdes aún deben mejorar su juego estático. Y que saben sufrir; capaces como son de remontar partidos –ya lo han acreditado– y de recuperar el terreno perdido cuando, como les ocurrió este domingo, les ensayan dos veces en inferioridad.

27 Aldro Energía Independiente

Barros, Martín, Domínguez, Willians, Manu Mora, Joel Soria, Olmedo, Moreno, Aldo Cornejo, Mariano García, Tai Palmieri, Martín Verschae, Nacho Contardi, Sánchez, Nacho Poet, Sanillo, Leo Bulacio, Medina y González.

26 Ordizia

Lasa, Garmendia, López, Lerma, Leauma, Álvarez, Pazos, Moala, Lescano, Mujika, Korta, Cruz, Engelbrecht, Huxford, Julen Goia, Aragón, Saba y Lario.

Marcador:
0-3, m. 4, golpe de castigo que pasa Cruz. 0-6, m. 6, golpe de castigo que pasa Cruz. 0-9, m. 13, golpe de castigo que pasa Cruz. 5-9, m. 23, ensayo de Cornejo. 7-9, m. 24, transforma Mariano. 10-9, m. 42, golpe de castigo que pasa Mariano. 15-9, m. 44, ensayo de Soria. 17-9, m. 45, transforma Mariano. 17-16, m. 51, ensayo de castigo. 17-21, m. 55, ensayo de Goia. 20-21, m. 63, golpe de castigo que pasa Mariano. 27-21, m. 68, ensayo de castigo. 27-26, m. 76, Korta.
Árbitro:
Félix Villegas. Expulsó temporalmente a Willians, Barros y Mora, por el Aldro, y a Pazos y Lasa por el Ordizia.
Incidencias:
Partido disputado en San Román.

Los bisontes aún buscan su sitio en una Liga que camina entre la hegemonía pucelana, la alternativa de poder del Alcobendas y un nutrido grupo que integra la clase media, que aspira a clase media alta, y en el que aspiran a consolidarse los cántabros, que en estos primeros partidos deben lidiar con todo tipo de problemas. Este domingo, con un Ordizia revolucionado que se puso muy pronto por delante, aunque el conjunto de Chucho Mozimán demostró después saber gestionar el partido. Tanto como para ganar. Por poco. Sufriendo. Sin bonus. Pero ganar, que es lo que importa.

El partido deja lecciones muy claras. Por ejemplo, cómo se puede arrancar con un 0-9 en contra no por un recital del rival; no por ensayos acertados, sino por tres indisciplinas, tres y tres golpes de castigo, tres. Como tres veces fueron las que Cruz acertó para el Ordizia. Y tres por tres, nueve. Así de mal comenzaron las cosas para el Aldro Independiente, con el Ordizia por delante con un claro 0-9 y dificultades en el juego estático.

Aldo Cornejo corre con el balón mientras un rival del Ordizia intenta quietarle el oval.
Aldo Cornejo corre con el balón mientras un rival del Ordizia intenta quietarle el oval. / Celedonio Martínez

Poco a poco los verdes fueron rehaciéndose, incluso en la que es por ahora su asignatura pendiente, y fueron progresando hasta forzar un avant, conquistar la zona de 22, ensayar acto seguido y colocarse con 7-9 gracias a Mariano, que sigue siendo un pateador de referencia y no falló en la transformación.

Más centrados, los bisontes comenzaron a rehacerse y tras el descanso un ensayo de Joel Soria y la posterior transformación de Mariano le pusieron en ventaja. 17-9 y el partido encarrilado, pero de nuevo aparecieron los dejes del principio. Y la tensión. La que siempre hay en cualquier partido de rugby, pero un poco peor encauzada. Errores que había constado caros en el primer tiempo y volvieron a hacerlo en el segundo. Un placaje retardado a Unai Lasa, que no se lo tomó demasiado bien, terminó con tarjeta amarilla a Luke Williams y un bisonte menos sobre el césped.

Demasiada ventaja para un correoso Ordizia que había basado su estrategia en maniatar el ataque cántabro, pero que ahora tenía más armas. Y así fue como los vascos se colocaron con 17-16 y después con 17-21 en un partido algo bronco y en una fase muy imprecisa de los verdes, quizá desbordados por la inferioridad. Y todo a pesar de que Valentín Torre erró en la transformación, perdonando a los verdes otros dos puntos que, a la postre, hubieran cambiado el resultado del partido.

Mal lo debió ver el Chucho, que introdujo cambios. David y Leo salieron para oxigenar a un Aldro encerrado por momentos en su línea de 22. Y por fin los verdes reaccionaron. Y volvieron a ser los de antes en la melé. Y sus 'gordos' comenzaron a funcional. Primero el pie de Mariano y después un ensayo de castigo daban un nuevo vuelco a un marcador que avanzaba a tirones de uno y otro equipo, mostrando un 27-21 mucho más prometedor para los intereses verdes.

Sin embargo, dos nuevas expulsiones dejaron de nuevo a los cántabros en inferioridad (a los vascos también les tocó una) y a punto estuvieron de decidir el partido. Porque cerca ya del final Iker Korta ensayaba en el ala para colocar el 27-26, pero Cruz falló de nuevo la transformación, perdonando la vida a los locales, que después tuvieron que sufrir. Pero cuando el fruto de ese sufrimiento es una nueva victoria todo se da por bien empleado. Por ahora los verdes se sitúan en la quinta posición de la Liga Heineken-

 

Fotos

Vídeos