En sidecar a la otra vida

Prototipo de sidecar funerario./Laura Sanmartín
Prototipo de sidecar funerario. / Laura Sanmartín

El programa 'Premios +50 Emprende' de la Fundación Endesa reconoce la iniciativa de un Sidecar funerario al mejor emprendedor senior de España

ISAAC ASENJOMadrid

¿Y ahora qué? Lorenzo, Segundo y Sara se hicieron la misma pregunta. Un buen día vieron su nombre en la lista de un ERE, fueron golpeados por la crisis o descartados por contar con una determinada edad. Pasaron a engrosar la larga lista de personas paradas mayores de 50 años que hay en España, uno de los colectivos más castigados por el desempleo. También es uno de los que más complicado lo tiene para volver a trabajar. Según el Servicio Público de Empleo (SEPE), el 70% de los parados españoles que llevan más de cuatro años buscando empleo pertenecen a este grupo senior.

En España las empresas no parecen ser amigas de contratar a candidatos a partir de cierta edad. Y si a uno le parece difícil emprender con una treintena de años a sus espaldas, imagínese llegados a un punto en el que lo más habitual es el ostracismo laboral. Pero el talento ni entiende de géneros ni de números. Y los 50 pueden ser los nuevos 20. Lo entienden así iniciativas como los 'Premios +50 Emprende' -con la colaboración de la Fundación Endesa- que tratan de aportar visibilidad y esperanza a este sector de la población que han sido desvinculados prematuramente de sus trabajos y que se estima en alrededor de 1 millón de personas. Cerca de 500.000 mayores de 50 años buscan empleo sin éxito. De todos ellos, el 61% no fueron convocados a ningún proceso de selección durante el último año.

Segundo Díez, Lorenzo Pérez y Sara Lozano, los tres ganadores.
Segundo Díez, Lorenzo Pérez y Sara Lozano, los tres ganadores. / Fundación Endesa

Lorenzo Pérez tiene 56 años y era técnico farmacéutico. Después de 30 años en una empresa química perdió el trabajo. Hace cuatro años lo despidieron junto a otro grupo de compañeros y desde ese momento se puso a pensar qué podría hacer. Su idea ha sido la mejor de entre las 328 presentadas por emprendedores senior. Su proyecto de sidecar funerario ha sido premiado con 15.000 euros, un servicio de acompañamiento y una guía empresarial para hacer realidad este negocio con 'alma motera'. El zaragozano, consciente de los deseos de un gran número de moteros, ha diseñado un vehículo de tres ruedas para transportar un féretro como 'último viaje'. «Los sueños e ilusiones no tienen edad, sino corazón», ha dicho emocionado al recibir el galardón este miércoles en Madrid.

Junto a él se encontraban los 10 finalistas de este proyecto que tiene como fin mejorar la empleabilidad de los mayores. El segundo premio, de 10.000 euros, ha ido a parar a Segundo Díez, un ex empleado de banca víctima de un ERE. Su experiencia en informática le han valido para desarrollar un sistema de regadío inteligente que mide la humedad del suelo y sus características y según su condición se auto-regula el nivel de agua que necesita cada terreno. Ya se encuentra constituido como empresa y ha realizado un testeo con hasta ocho potenciales clientes.

Imagen de todos los finalistas.
Imagen de todos los finalistas. / Fundación Endesa

El tercer reconocimiento, dotado con 5.000 euros, ha sido para Sara Lozano con una aplicación para smartphones para combatir cuadros de ansiedad y pánico. Esta madrileña de 54 años que reside en Alemania, Ingeniero Médico de profesión y trabaja en un laboratorio científico. Se trata de uno de los casos prácticos de esos talentos que tuvieron que emigrar de España en busca de un lugar donde poder desarrollarse profesionalmente.

La media de edad de las personas que han participado es de 64 años (siendo el más joven de 50 y el mayor de 89). El 57% de los proyectos han sido presentados por mujeres y presentan una tipología muy diversa, desde avanzadas soluciones tecnológicas hasta proyectos más sencillos de pequeño comercio o artesanía.

Estos galardones son parte de un gran proyecto transmedia que incluye la película 'Abuelos' (estreno 11 de octubre) dirigida por Santiago Requejo, y que gira también en torno a la problemática de tres parados mayores de 50 años que tratan de retomar su vida laboral, y un libro sobre la realidad social que lo ha motivado todo. Una comedia dramática que apela a la emotividad y racionalidad de la gente, en la que los tres hombres se adentrarán en un 'coworking' repleto de jóvenes, donde tendrán que sacar al emprendedor que llevan dentro. Y es que nunca es tarde para emprender. Una tarea también apta para 'viejos'.