Elegidos delegados en GSW los dos sindicalistas despedidos

La empresa GSW, con la bahía de fondo./Roberto Ruiz
La empresa GSW, con la bahía de fondo. / Roberto Ruiz

USO, que logró en los tribunales que fueran readmitidos, entra en el comité de empresa de la planta del Grupo Celsa

María Ángeles Samperio Martín
MARÍA ÁNGELES SAMPERIO MARTÍNSantander

Los dos sindicalistas de USO que fueron despedidos en 2017 y que tuvieron que ser readmitidos tras sendas sentencias judiciales, han resultado elegidos delegados en las elecciones sindicales que se han celebrado en Global Steel Wire (GSW) del Grupo Celsa. USO entra así en el comité de empresa que hasta ahora contaba con mayoría de UGT.

Ismael Anievas y David Gutiérrez fueron despedidos en 2017, al día siguiente que la dirección de GSW tuvo conocimiento de su filiación sindical y su propósito de presentar candidatura a las elecciones sindicales. Tras una larga lucha en los tribunales, que les mantuvo durante un año en desempleo, la empresa fue obligada, tanto en el Juzgado de lo Social como en el TSJ de Cantabria, a readmitir a los dos sindicalistas y abonarles los salarios dejados de cobrar. Además GSW fue condenada a indemnizarlos con 18.000 euros.

El apoyo de los trabajadores en la selecciones sindicales ha sido importante ya que en colegio electoral en el que se presentaban, especialistas y no cualificados, han conseguido 82 votos, el 25% de sufragios emitidos. A los comicios han concurrido 4 formaciones sindicales.

El conflicto que enfrentó al sindicato USO y al Grupo Celsa por el despido de estos trabajadores tuvo repercusión internacional. La IndustriALL, la federación sindical europea más importante de Europa, que engloba a más de 200 sindicatos y 7 millones de trabajadores, debatió durante una tensa asamblea celebrada en Londres el conflicto de GSW donde surgieron roces entre la postura de USO y los sindicatos UGT y CC OO, que defendieron desvincular las causas sindicales de los despidos, y por tanto que IndustriALL no apoyará ante el Grupo Celsa la readmisión por vulneración de derechos fundamentales. La federación sindical europea envió una carta a Frances Rubiralta, presidente del Grupo Celsa, reclamando la «inmediata readmisión de los despedidos».