Casi la mitad de los compradores ya necesitan hipoteca para adquirir una vivienda

Escaparate de una oficina inmobiliaria /R. C.
Escaparate de una oficina inmobiliaria / R. C.

Las operaciones con pago al contado, que representaron el 70% del total en 2013, ahora se sitúan en el 55%

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El mercado de viviendas está regresando a la realidad en la que vivía antes de que llegara la crisis, cuando la mayor parte de las compras se realizaban a través de una hipoteca. Poco a poco, el número de inmuebles que se adquieren con financiación bancaria sigue aumentando y ya representan un 44% del total, según la última estadística del Consejo General del Notariado, referida al mes de octubre. El colectivo de hipotecados que compran viviendas vuelve a ser el más alto de los siete últimos años, y marca una tendencia que por ahora no tiene freno hacia los créditos como vía para adquirir una casa o un piso.

Atrás van quedando los años en los que una mayoría abulstada de compradores adquirían viviendas sin necesidad de financiación. Eran, en realidad, los peores momentos de la crisis, cuando quien se adentraba en el mercado inmobiliario eran, en realidad, fondos de inversión o grandes fortunas y ahorradoes con mucho nivel de renta, a los que no les hacía falta acudir al banco para pedir un préstamo hipotecario. De hecho, a finales de 2013, el porcentaje de compradores que realizaban estas operaciones inmobiliarias con pago al contado superaba el 70% del total, frente a poco más del 25% que lo hacían a través de una hipoteca.

Sin embargo, aquella situación ha ido cambiando a lo largo de los cinco últimos años, a medida que se asentaba la recuperación económica, cada vez con más ciudadanos están dispuestos a la compra de un inmueble, pero con financiación. Se trata, en su mayoría, de rentas medias que, como ha ocurrido históricamente, precisan de financiación para realizar este tipo de operaciones. En el último año, el incremento de compradores en esta situación se ha situado en el 8%; y acumula un avance del 57% desde los mínimos de 2013.

Todavía son mayoría los propietarios de vivienda que no precisan financiación. Y las cifras se sitúan lejos de los registros de los últimos coletazos del 'boom' inmobiliario de 2008, cuando más de un 85% pedían créditos para la compra. Era el momento de la barra libre de créditos bancarios, con tipos de interés apetecibles -aunque ya comenzaban a subir- y unas condiciones flexibles para adentrarse en una hipoteca. Hasta que llegó la primera recesión de 2009.

Se concede el 76% del valor

Al mismo tiempo, también está aumentando el importe de la cuantía que conceden los bancos con respecto al valor total de la vivienda. Esta fue otra de las variables que provocó la crisis financiera, porque hasta hace diez años, muchas operaciones se financiaban al 100% e incluso por encima de la tasación. Hasta el pasado mes de octubre, el porcentaje de financiación aprobada superaba el 76% del valor del inmueble. Esta referencia se encuentra por debajo del 80% que recomienda el Banco de España para que las entidades no asuman riesgos de cara al futuro.

 

Fotos

Vídeos