Segunda caída consecutiva del precio de la electricidad por la rebaja del coste de producción

Segunda caída consecutiva del precio de la electricidad por la rebaja del coste de producción
R. C.

El desplome del crudo y la mayor aportación de renovables permiten recortar otro 1% el recibo de la luz tras la suspensión de impuestos

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los más de once millones de hogares que se encuentran acogidos al precio regulado de la luz (PVPC) verán cómo su próxima factura vuelve a darles un pequeño respiro después de un inicio de otoño marcado por los repuntes en el coste de la electricidad. Durante mes de noviembre, el importe de la factura será más bajo que en el de octubre, cuando ya descendió para alivio de los presupuestos familiares. El recibo que las compañías emitan con respecto al consumo de los 30 últimos días será un 1,1% inferior al del periodo de facturación anterior.

Se trata del segundo descenso mensual consecutivo después de que el Gobierno suspendiera la aplicación del impuesto de generación y el tributo 'verde' que pagaban las eléctricas, al menos durante medio año, hasta marzo de 2019. Aunque en esta ocasión el impacto de las medidas se está dejando notar en mucha menor proporción que en octubre. Ahora vuelven a ser las variables que más influyen en el mercado eléctrico las que han permitido registrar la rebaja: el coste de las materias primas, como el petróleo; las mejores condiciones meteorológicas para activar las renovables; y el precio inferior de los derechos para emitir dióxido de carbono (CO2).

Esas son las razones que se pueden atribuir a la reducción del coste de producir energía en el mercado mayorista, una referencia que condiciona una tercera parte del importe de la factura que se paga cada mes en el caso del PVPC. Además, sin el impuesto que gravaba un 7% la generación y el medioambiental, el coste de generación se ha situado finalmente en torno a los 62 euros/Mwh, un 5% inferior a la referencia de octubre, cuando cerró en el entorno de los 65 euros/Mwh, según los datos del operador energético ibérico OMIE.

Con estos registros, la factura media de un hogar con potencia contratada de 4,4kw y un consumo anual de 3.900kwh será de 71,10 euros para este mes. Se trata de 80 céntimos de euro menos que en el periodo de facturación anterior, según la calculadora de la CNMC.

La producción de electricidad no ha sido tan cara en el sistema peninsular frente a los meses anteriores porque la aportación que han realizado las centrales de fuentes renovables ha variado sensiblemente al alza. Cuanta más luz generen estas instalaciones, más baja el precio del recibo al ser las plantas que rebajan en mayor medida el 'pool' diario. En noviembre, de las renovables ha llegado un 35% de la electricidad consumida, frente al 33,5% que inyectaron en octubre. En cualquier caso, estos porcentajes siguen siendo inferiores a la media de 2018, situada en el 40%. Las eólicas han producido un 21% de la luz en el último mes y las hidroeléctricas un 10%.

En la rebaja del importe de la factura también ha influido el precio del petróleo y el del gas natural, dos de las materias primas que condicionan el mercado eléctrico. En el segundo caso, se trata de la materia prima que usan para funcionar las centrales de ciclos combinados; precisamente son estas instalaciones las que marcan los precios del 'pool' dentro de lo que se ha configurado como un mercado marginalista en el que la eléctrica más cara condiciona al resto en la formación de costes diariamente.

En septiembre, cuando el precio de la luz se disparó por encima de los 71 euros/Mwh, el barril de Brent alcanzó una cotización que rozaba los 80 dólares. Sin embargo, a lo largo de octubre ya comenzó a descender y ha cerrado este último mes en los 59 dólares, una referencia que no se veía desde verano de 2015.

Además, el mercado de derechos de emisión de CO2, donde se negocia el coste de poder contaminar por parte de las industrias eléctricas –básicamente, carbón y ciclos–, ha descendido un 11% hasta los 19,5 euros por tonelada, frente a los más de 21 euros registrados tras el verano.

El más caro desde 1998

A pesar de esta segunda rebaja consecutiva de precios, el recibo abonado desde enero es todavía un 2,2% superior al que se pagó en ese mismo periodo del año pasado. A falta de un mes para que finalice el ejercicio, cada hogar habrá pagado una factura media de 696 euros en 2018, frente a los 681 euros de 2017 –unos 61,9 euros–, según las estimaciones de Competencia.

Si se tiene en cuenta la evolución del mercado hasta ahora y la cotización de los futuros –los precios que los agentes eléctricos prevé que se abonarán en las próximas semanas–, el precio medio previsto para España será de 57,2 euros/Mwh para 2018, casi un 10% más que el que se abonó el año pasado. Sería incluso el segundo año con el precio medio eléctrico más caro desde 1998, según los datos de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE).

Multas por manipular

Por otra parte, la CNMC ha impuesto dos multas de 120.000 y 80.000 euros a las compañías Multienergía Verde y Galp Gas Natural, respectivamente, por manipular el mercado eléctrico. El organismo presidido por José María Marín Quemada resuelve así las actuaciones de estas firmas durante el mes de enero de 2017, cuando los costes energéticos se dispararon a cotas históricas. Competencia alega que intentaron fijar el precio de varios de los productos negociados en el mercado organizado de gas (Mibgas) en un nivel artificial.

 

Fotos

Vídeos