Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

El PP de la resistencia

Las dos citas electorales de mayo y abril ponen en riesgo la larga hegemonía del partido en Cantabria

Jesús Serrera
JESÚS SERRERASantander

El PP despliega el libreto y cruza los dedos. Se trata de convencer al electorado de centro-derecha de que el voto popular es, frente a los vaivenes ideológicos y tácticos de Ciudadanos y los experimentos populistas de Vox, la fórmula más fiable y más útil para desalojar del poder, primero, a Pedro Sánchez y, a continuación, a su socio en Cantabria, Miguel Ángel Revilla. En los comicios legislativos de abril y en los autonómicos de mayo, el PP cántabro pone en juego una hegemonía tan larga que la última derrota tiene la fecha casi remota del 6 de junio de 1993, cuando Felipe González ganó por última vez las elecciones y muchos jóvenes militantes y simpatizantes de las siglas populares todavía no habían nacido.