El riesgo de inundación dificulta ampliar el suelo industrial de Los Corrales

El riesgo de inundación dificulta ampliar el suelo industrial de Los Corrales
DM

El problema radica en que la ribera del Besaya está catalogada como Área con Riesgo Potencial Significativo de Inundación

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

La ampliación del suelo industrial en Los Corrales de Buelna dependerá de la evaluación preliminar del riesgo de inundación que realice el Instituto Hidráulico de Cantabria sobre la ribera del Besaya, una zona catalogada como Área con Riesgo Potencial Significativo de Inundación que exigirá el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico para cualquier futura actuación. En ese punto está la respuesta que el equipo de gobierno (PSOE-PRC) quiere dar al desestimiento del PSIR de Buelna y la necesaria ampliación de suelo para acoger nuevas empresas, «mantener nuestra seña de identidad, ofrecer una salida laboral a nuestros jóvenes», decía la alcaldesa, Josefina González.

Un proyecto que adolece de otro de los puntos establecidos en la estrategia municipal, «hacer más atractivo el acceso de las empresas a las nuevas tecnologías, la base de una oferta que realmente pueda tener una respuesta positiva».

En ese sentido la Corporación de Los Corrales ha debatido sobre las consecuencias que la Mesa del Besaya ha tenido en el futuro desarrollo industrial del municipio, una cuestión planteada por la portavoz del PP, Mercedes Toribio, interesada en saber si esa mesa, criticada recientemente por el alcalde regionalista de San Felices, José Antonio González Linares, ha supuesto algún beneficio para el valle.

«La intención es acoger nuevas empresas, mantener nuestra seña de identidad, ofrecer una salida laboral a nuestros jóvenes»

La alcaldesa ha respondido que ha servido de punto de apoyo a la estrategia puesta en marcha por el equipo de gobierno corraliego (PSOE-PRC) para dar respuesta a la necesidad de atraer más empresas, al desestimiento del PSIR de Buelna y para modernizar el acceso a las nuevas tecnologías en el polígono de Barros.

González explicó que hasta ahora se ha hecho «labor de campo» porque «podemos tener todo el terreno posible para suelo industrial que si no tenemos servicios adecuados a estos tiempos de nada servirá». Afirmó que «ahora mismo hay que pasar página del PSIR y mirar hacia delante». En ese sentido adelantó que se está trabajando para ampliar el suelo industrial de Los Corrales de Buelna en cerca de medio millón de metros cuadrados. «Había que plantear una nueva salida y es lo que hemos hecho, defendiendo además en la Mesa del Besaya la importancia en ese proyecto de la futura ronda de circunvalación».

González apuntó que tras conocer la renuncia definitiva al PSIR de Buelna se mantuvieron contactos con varias consejerías del Gobierno regional para perfilar lo que es a día de hoy la propuesta del Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, ampliar suelo industrial al norte del municipio. En ese punto, dijo, es imprescindible la aprobación de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, al tratarse de suelo inundable en la ribera del Besaya. En ese momento se planteó como primer paso el elaborar un estudio sobre el riesgo de inundabilidad de toda el área para saber con qué terrenos se podría contar.

«Hemos empezado la casa por los cimientos, yendo al meollo de la cuestión, solicitando una evaluación que nos permitirá avanzar sobre seguro, sentando las bases de una ampliación industrial sensata y real, poniendo todas las cartas sobre la mesa», dijo la regidora.

Otra cosa que se ha planteado ante la Mesa del Besaya, dijo, fue la mejora de las infraestructuras de telecomunicaciones, «algo esencial de lo que adolece el polígono de Barros. La comunicación hoy tiene que ser de garantía, rápida y de calidad, y cuando cambiemos el alumbrado llegará la fibra de alta velocidad a esa área».

Municipios inteligentes

En ese campo entra otro proyecto que espera poder ser receptor de las ayudas de la Unión Europea. Recordó que los ayuntamientos cántabros de Los Corrales, Comillas, Marina de Cudeyo y San Vicente de la Barquera junto con el ayuntamiento leonés de Villablino, agrupados en una red de Municipios Rurales Inteligentes, han sido seleccionados como uno de los seis casos de estudio del proyecto piloto europeo 'Smart Eco-social Villages'. La importancia de participar en este proyecto reside en que se pretende dar forma a las políticas europeas de desarrollo rural inteligente de los próximos años en términos generales. «Cada municipio desarrollará sus principales cualidades, que en nuestro caso sería la industria», dijo González. «Estamos ahí, y eso ya de por sí es muy importante, ser la única candidatura española es un espaldarazo a un proyecto en el que ponemos nuestra ilusión».

De momento se espera la visita de los coordinadores del proyecto para los últimos días del mes de octubre, una visita que servirá para dicidir el municipio en el que se establecerá la sede central del desarrollo de ese plan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos