Santillana aprueba una subida del agua y la basura del 2,2%, pero baja «30 euros» el IBI

Durante el debate hubo algunos momentos tensos entre el portavoz del PP y el alcalde. :/Elena Tresgallo
Durante el debate hubo algunos momentos tensos entre el portavoz del PP y el alcalde. : / Elena Tresgallo

PP y PRC recriminan al alcalde que no baje ambos tributos y critica la gestión que MARE hace de la basura

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLOSantillana

El Pleno de Santillana del Mar aprobó ayer con los votos a favor del equipo de gobierno (PSOE) y en contra de PP y PRC una subida de un 2,2% de las populares tasas de recogida de basuras y abastecimiento de agua y saneamiento. No obstante, la Corporación sí aprobó por unanimidad una bajada del tipo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) del 0,45 al 0,40, el coeficiente mínimo por ley.

Según el PSOE de Santillana del Mar, el equipo de gobierno llevó al Pleno de ayer una «bajada general de impuestos para 2019», mientras que la oposición (PP y PRC) denunció que los datos ofrecidos estaban «tergiversados», porque «se subía» el recibo del agua y la basura un 2,2%, y porque la medida de bajar el coeficiente del IBI era una «maniobra electoralista» calculada desde inicios de legislatura.

En realidad las tasas más populares sí aumentaron en ese 2,2% como señalan PP y PRC, pero el equipo de Gobierno del PSOE minimizó el impacto ya que sólo suponía un incremento de «2,45 euros anuales» por vivienda, la actualización del IPC. En el caso del IBI, el PSOE defendió una bajada de cinco puntos del tipo (del 0,45 al 0,40), lo que traducen en unos «30 euros menos de media» por hogar. No obstante, PP y PRC opinaron en la sesión que los socialistas «tergiversaban la realidad y la manipulaban» manejando tiempos «electorales». Así, recordaron que bajaban, ahora, a final de legislatura, lo que habían subido antes hasta en siete puntos. Es decir, partieron de un 0,40 en 2015, pero lo subieron a un 0,47 en 2016, que fueron rebajando al 0,45 un año después (2017) hasta volver de nuevo al 0,40 que se aprobó ayer por unanimidad de todos los partidos.

Para contrarrestar los argumentos, el alcalde, Isidoro Rábago (PSOE), hizo una defensa a ultranza de su gestión augurando que pronto habría elecciones «y la gente sabe la talla en la que estoy hecho», dijo, tras recordar que quien marcaba los tiempos para bajar el IBI era el PSOE. «Se puede bajar en el momento que el equipo de Gobierno diga que se baje, no cuando lo diga la oposición», argumentó. Respecto al resto de tasas el regidor aseguró que los vecinos así lo entenderían. «Yo no engaño a nadie, son los vecinos los que nos van a dar la razón cuando paguen», defendió el regidor.

Criticas a MARE

Durante el pleno, el portavoz del PRC, Javier González, se quejó de que subiese el recibo de la basura, a pesar del «mal servicio» que presta MARE, por lo que censuró que el PSOE lo incrementase año a año. El alcalde, Isidoro Rábago, le recordó que esa empresa que criticaba correspondía a la gestión del Gobierno regional donde estaba incluido su partido. Los regionalistas añadieron que ya en 2017 le pidieron al regidor la realización de un estudio y una comparativa con otras empresas para comprobar la relación calidad-precio.

En este asunto, también entró el portavoz del PP, Agustín García, que opinó que «nunca se pagó tanto por un servicio tan paupérrimo». Achacó la subida del 2, 2% de las tasas al «afán recaudador» del PSOE. Tanto PRC como PP no entendieron que se defendiese una subida del agua o la basura para mantener servicios, mientras que defendía una bajada importante del IBI alegando que había buena salud financiera.

Durante la sesión también salieron adelante las cuentas de 2017, aunque con reproches por el retraso en acudir a un plan de ajuste recomendado para 2018-2019. El alcalde se refirió precisamente al buen estado de las cuentas para retrasar ese momento a 2019-2020.

 

Fotos

Vídeos