«Quiero tener la confianza de los vecinos cuatro años más para realizar los proyectos que faltan»

La alcaldesa, en uno de los balcones de la Casa Consistorial. /Roberto ruiz
La alcaldesa, en uno de los balcones de la Casa Consistorial. / Roberto ruiz

Esther Bolado, alcaldesa de Camargo (PSOE), dice que no le preocupa el ruido mediático que ha generado la moción de confianza y cree que «era una opción para decir que no me aferraba al sillón»

MARÍA CAUSO Camargo

Camargo ha vivido unas semanas frenéticas. Los Presupuestos municipales han tenido que vincularse a una moción de confianza para salir adelante y han puesto a su alcaldesa, Esther Bolado Somavilla (Escobedo, 1974), contra las cuerdas.

-Ha perdido la moción de confianza pero sigue como regidora. ¿Hay que darle la enhorabuena?

-La enhorabuena hay que dársela a los vecinos que son a quienes va a repercutir la decisión que tomé de vincular los Presupuestos a la moción de confianza. El objetivo era aprobar las cuentas y no paralizar la Administración, con lo cual, los grandes beneficiados son ellos y no yo.

-No había otra opción para aprobar los Presupuestos. ¿Fue su última bala?

-Era mi última bala. No había ninguna otra opción para poder aprobar el Presupuesto. Se pasó por pleno, se rechazó y no había muchas opciones más: o irme directamente o presentar la moción de confianza sujeta a los Presupuestos. Era una opción para decir que no me aferraba al sillón y para exponer que si no me consideraban una alcaldesa válida, que presentasen una moción de censura y que siguieran ellos.

-¿Era totalmente inviable continuar un año más con las cuentas prorrogadas?

-Sí. El día del pleno leí el informe de Intervención porque me pareció que era la mejor manera de justificar que no era un capricho de la alcaldesa. Ya dije que bajo ningún concepto voy a permitir que, a partir del mes de octubre, los trabajadores del Ayuntamiento no cobren sus nóminas. Para mí, eso es sagrado y eso me parece lo suficientemente importante como para hacer lo que hice.

-Y de los 10 millones de euros del remanente líquido de Tesorería, ¿no se podría haber destinado una partida para pagar esas nóminas?

-No. Es más, en el tema del remanente hay que llegar a acuerdos y todas las actuaciones que se hagan con ello hay que pasarlas por Pleno, con lo cual estamos en las mismas circunstancias que antes. No se puede pasar el dinero del remanente así como así al Presupuesto. La única manera era aprobarlo.

-La oposición, especialmente el PP, la acusa de no hacer nada y de tener el municipio paralizado.

-Evidentemente, la oposición tiene que hacer su trabajo de desgaste a la alcaldesa. A pesar de todo lo que dice él (Diego Movellán), yo no lo comparto. Hemos sido consecuentes con nuestras palabras. Dijimos que, por encima de muchas grandes obras, iban a estar los intereses de las personas. Ese compromiso le adquirimos y le estamos cumpliendo, sólo que hemos dado prioridad a otras cosas. Inversiones hay y las ha habido, igual no han sido tan grandes en dinero, pero son grandes en la repercusión del día a día de los ciudadanos.

-El equipo de gobierno ha conseguido dejar la deuda a cero y tiene 10 millones en el banco. ¿Qué van a hacer con ellos?

-Hay que llegar a acuerdos. Para ese dinero hay que alcanzar un consenso y proyectos ya hay. La reestructuración de La Vidriera va a suponer un desembolso grande de dinero, hay obras como el parque de Cros que también va a suponer un pico. Ya he explicado que tenemos muchos proyectos pero tampoco cerramos las puertas a que el resto de formaciones presenten sus proyectos y trabajemos juntos como hemos hecho en las Escuela de Igollo.

-¿Se va a presentar a las elecciones de 2019?

-Sí. Me gustaría repetir porque, en cuatro años, no te da tiempo a hacer muchas cosas. Entre que llegas, te asientas y pones las cosas en marcha, se ha acabado la legislatura. Por lo menos una legislatura más me gustaría tener la confianza de los vecinos para llevar a cabo esos proyectos. Luego ya no sé, pero otra más sí.

-¿Cree entonces que todo este ruido mediático puede haber lastrado su imagen de cara a los próximos comicios?

-No lo sé. Es una cosa que no me he planteado porque nunca miro si mis actos repercuten en las elecciones. Hago las cosas por convencimiento de que es bueno para Camargo y antepongo cualquier otra cosa por ellos. No me preocupa.

-¿Piensa que el tiempo de Eva Díaz Tezanos en el PSOE ha llegado a su fin?

-No lo sé. Solo sé que ahora hay un secretario general nuevo y que tenemos unos estatutos que hemos hecho entre todos y que yo siempre respetaré. En su momento, apoyé a Eva porque era mi secretaria general y ahora me toca a apoyar a Pablo Zuloaga. Pero si mañana vuelve a estar Eva, me tocaría volver a apoyarla. En cuanto a irse, esa decisión es personal. Ella es la que tiene que decidir si ha pasado su tiempo o no.

-Primarias abiertas, ¿sí o no?

-Yo no soy partidaria de que sean abiertas a la ciudadanía. Creo en las primarias porque dan mucho peso a la militancia pero, al final, lo que nos ocurre a los partidos es que muchas veces no asumimos bien los resultados. Yo tengo claro que la militancia tiene que tener mucho peso porque es la verdadera razón del equipo socialista. Las primarias abiertas permiten que cualquiera de fuera maneje el partido por dentro, por eso no creo en ellas.

-¿Piensa, como Pedro Sánchez, que Zuloaga debería ser el candidato a la Presidencia de Cantabria?

-Hay primarias. Yo no lo sé. Creo en las bicefalias y pienso que es bueno que haya un secretario general y que pueda haber un candidato alternativo que no sea él. Sánchez, en su lucha particular, tuvo mucho respaldo de Pablo y, sobre las declaraciones de apoyo que le hizo cuando estuvo aquí, yo no las hubiera hecho. Yo, cuando sepa quién se presenta, diré mi voto. Dentro del partido tengo también mis debilidades y, depende de quién se presente, votaré a uno o a otro, aunque sí veo a Pablo como un buen candidato.

 

Fotos

Vídeos