Comienzan las obras de la senda peatonal que unirá Matamorosa y Bolmir

Las obras para la futura senda peatonal se iniciaron en días pasados. /J. L. Sardina
Las obras para la futura senda peatonal se iniciaron en días pasados. / J. L. Sardina

La nueva vía, de unos 550 metros de longitud, enlazará ambas localidades sin necesidad de atravesar las rotondas de la A-67

JOSÉ LUIS SARDINA CAMPOO DE ENMEDIO.

Las obras para unir las localidades de Matamorosa y Bolmir a través de una senda peatonal ya han comenzado. El Ayuntamiento de Campoo de Enmedio adjudicó a la empresa Solpavifer esta actuación, que fue aprobada por unanimidad por todos los grupos políticos municipales, con un presupuesto aproximado de 300.000 euros.

Según explica el regidor municipal, Pedro Manuel Martínez, «el hecho de que los viandantes que transitan entre estas dos poblaciones tengan que acceder necesariamente a estas rotondas de acceso a la A-67 para llegar a uno u otro pueblo es una cuestión que preocupa al equipo de gobierno municipal». Esta situación, unida a la gran afluencia de paseantes que registra la zona y al número de habitantes afectado, llevó al Ayuntamiento, señala Martínez, a encargar hace más de un año el proyecto, unas obras que han sido incluidas dentro de las actuaciones subvencionadas por el Gobierno regional, a través de la Consejería de Obras Públicas para la ejecución de proyectos de obra pública en el periodo 2018-2019.

También se instalará una pasarela de hierro sobre el Izarilla, de 19 metros de luz

Operarios de la empresa adjudicataria han comenzado las obras en el tramo que entraña más complicaciones como consecuencia del tráfico de vehículos de alto tonelaje que acceden desde la autovía al polígono de Reinosa. Este tramo es la actuación más costosa de todo el proyecto, junto con la construcción de la pasarela sobre el río Izarilla, pues se ha planteado la ubicación de un marco para atravesar el vial de acceso desde la autovía y desde la antigua N-611 al polígono industrial de Reinosa. El marco tiene unas dimensiones interiores de 2,5 metros de ancho por 3 metros de alto y 30 centímetros de espesor, de hormigón armado.

El procedimiento constructivo se propone como hincado, debido, según explicó el concejal de Obras, Moisés Balbás, a que no se prevé cortar el tráfico, ni hacer un desvío. Posteriormente se deberá proceder a la ejecución de las aletas y muros de contención con independencia de la estructura.

Con anterioridad a la construcción de la A-67, existía un camino peatonal que unía Matamorosa y Bolmir por el que transitaban los vecinos sin ningún tipo de riesgo. Posteriormente, tras el inicio de las obras de la autovía y la ejecución del vial de acceso al polígono industrial, se cortó el camino existente, obligando a los viandantes a circular por las rotondas.

El proyecto actual, de unos 550 metros de longitud, contempla en un primer lugar el aprovechamiento del camino que primero atraviesa la autovía por un paso subterráneo a la altura de Bolmir y que discurre posteriormente paralelo a la A-67, hasta llegar al aparcamiento del área de servicio de La Vega. En este lugar se ha proyectado la habilitación de un carril de 3,5 metros de anchura por el borde del actual aparcamiento hasta llegar a la altura del vial de acceso al polígono de La Vega, en la zona de intersección con la rotonda de la autovía.

Este vial se atravesará mediante la ejecución de un marco inferior de 2,5 metros de altura con salida a la zona del río Izarilla, el cual, se podrá cruzar, mediante una pasarela de 19 metros de longitud, conectando con la zona urbanizada de Matamorosa, a través de ambas aceras.

Estructura

La pasarela que está previsto instalar sobre el río Izarilla es una estructura muy contrastada, similar a las que utiliza frecuentemente el Ministerio de Fomento y que ha sido usada en varias ocasiones. Será una pasarela de hierro. La parte resistente se efectúa a través de una celosía abierta en forma de U, arriostrada en los laterales, y cerrada con una malla de acero. «Este tipo de pasarela por la que nos hemos dedicido, tendrá 19 metros de luz, muy sencilla de fabricar, de ejecutar y mantener», señaló el concejal de Obras. Además, se trata de un elemento que no crea impacto visual y protege frente a caídas o travesuras de niños que puedan meter la cabeza, es fácilmente reforzable y admite cualquier pavimento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos