Astillero da por extinguido el expediente para instalar un velatorio en Torres Quevedo

Astillero da por extinguido el expediente para instalar un velatorio en Torres Quevedo
DM

DM .
DM .Santander

La Junta de Gobierno Local de Astillero ha acordado cerrar el expediente de actividad y obra para instalar un velatorio en la calle Torres Quevedo al entender que la empresa ha desistido de la solicitud que había presentado y no ha presentado la documentación que se le ha requerido en varias ocasiones.

El alcalde, Javier Fernández Soberón, ha explicado este miércoles en una nota de prensa que los técnicos municipales detectaron en diciembre distintas deficiencias en la documentación presentada por la empresa, entre ellas, el incumplimiento del Art. 50 del Reglamento Autonómico de Policía Sanitaria Mortuoria.

Según el primer edil, la empresa aportó en enero «algunos» documentos para subsanar esas deficiencias pero fueron «insuficientes», «resolvieron parcialmente» el problema y dejaron «incumplido» la totalidad del requerimiento.

También ha señalado que esos requerimientos estaban relacionados con la emisión e inmisión de ruidos y vibraciones, la justificación de inocuidad en la ventilación forzada e independiente del túmulo o la incidencia del tráfico.

Fernández Soberón ha explicado también que la Junta de Gobierno Local de Astillero realizó una última advertencia el 30 de mayo, que la empresa recibió en junio «sin que conste subsanación alguna, ni en los diez días posteriores, ni a fecha actual», ha apuntado.

Asimismo, ha destacado que a los pocos días de tomar posesión como alcalde del municipio el equipo de gobierno (Ciudadanos) mantuvo una reunión con la empresa interesada en instalarse en la calle Torres Quevedo para «dejarles claro» que no compartían la ubicación que proponían.

«Desde el Ayuntamiento propusimos otras ubicaciones, alternativas, que no han sido valoradas por la empresa», ha asegurado el alcalde.

Además, ha considerado «importante» recalcar que cuando llegó a la Alcaldía el proceso ya estaba abierto y con el requerimiento por parte del Consistorio de un par de documentos que «si la empresa hubiera entregado antes de tomar este acuerdo, el velatorio habría podido instalarse de inmediato».

«Queremos ser claros y transparentes. Este acuerdo puede ser recurrido por la empresa y de nuevo tendremos que pronunciarnos al respecto, pudiendo ser finalmente un juez el que tome una decisión sobre la instalación del velatorio», ha añadido Fernández Soberón.