La vía verde de El Astillero a Sarón se completará gracias a un acuerdo con Adif

En la actualidad la senda se ve interrumpida desde Sobarzo hasta Sarón./
En la actualidad la senda se ve interrumpida desde Sobarzo hasta Sarón.

El nuevo tramo de senda ciclista proyectado tiene un coste de 562.502 euros y transcurrirá por la antigua línea de ferrocarril a Ontaneda

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZSantander

De El Astillero a Sarón se puede ir en la actualidad pedaleando. Sin embargo, hay un pequeño tramo en Penagos, de aproximadamente dos kilómetros, que todavía no permite el paso de los ciclistas con total seguridad. Para dar salida a dicho problema, la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, a través de la Dirección General de Transporte y Comunicaciones, va a hacer frente a una inversión, consignada en 562.502 euros, para realizar un tramo ciclable de Sobarzo a Sarón. Para ello, Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), propietaria de parte de los terrenos del nuevo trazado, y el Ayuntamiento de Penagos firmaron la pasada semana un contrato que regula el uso de los terrenos ferroviarios a su paso por el municipio.

El proyecto se enmarca en el Plan de Movilidad Ciclista de Cantabria, cuyo objetivo fundamental es fomentar el uso cotidiano de la bicicleta. Para llevarlo a cabo, el Ayuntamiento cuenta con un proyecto de construcción denominado 'Senda ciclista en el término municipal de Penagos y conexión con la senda ciclista en el pueblo de Sarón', que pretende dar continuidad a todo el carril bici existente desde Santander. Hasta el momento, cuando los ciclistas llegan al límite de Sobarzo tienen que coger la carretera que une Obregón a Sarón, «la cual tiene mucho tráfico y apenas arcenes», reconoció el alcalde de Penagos, José Carlos Lavín.

Parte de los dos kilómetros por donde se ha trazado el nuevo tramo de carril bici son propiedad de Adif, puesto que por ahí transcurrían las líneas, ya en desuso, de El Astillero-Ontaneda. La suma de los cinco terrenos de Adif que es necesario ocupar para las obras es de 30.874 metros cuadrados de suelo no urbanizable y 777 metros de longitud. El espacio restante del tramo está en manos privadas, municipales, además de otros terrenos del Ministerio de Fomento, que ya han sido cedidos.

El acuerdo alcanzado entre el Consistorio y la administradora ferroviaria establece que se suscriba un contrato de arrendamiento con una vigencia de dos años, y una renta anual de 2.000 euros, periodo durante el cual se aprobará el proyecto de construcción del tramo del carril bici. El arrendamiento no será prorrogable, ya que el objetivo final es desarrollar un proyecto de expropiación de los terrenos para que pasen a titularidad municipal definitivamente.

Esta actuación, señaló Adif en un comunicado, se enmarca en su objetivo de contribuir a recuperar una antigua infraestructura ferroviaria para dotarla de un nuevo uso público al tiempo que se da respuesta a los retos de movilidad sostenible. Todavía no hay fecha para el comienzo de las obras, pero se realizarán antes de que acabe el 2018. «Se trata de un proyecto no sólo importante para nuestro municipio, también para toda la región en cuanto a la movilidad ciclista», comentó el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos