Al ganadero de Bielva al que le mataron 34 vacas le destrozan ahora su maquinaria

El ganadero llevó esta semana los dos tractores al taller Fernando Cuétara, de Panes (Asturias) /Sara Torre
El ganadero llevó esta semana los dos tractores al taller Fernando Cuétara, de Panes (Asturias) / Sara Torre

Cinco meses después de que hallara muertas sus reses, encuentra dos tractores y una segadora con importantes daños

Sara Torre
SARA TORREBielva

Arturo Nebreda, el ganadero de Bielva (Herrerías) al que le mataron varias vacas y novillos a finales del pasado año, se ha encontrado en los últimos días con importantes daños en su maquinaria agrícola, hecho que ya ha denunciado ante la Guardia Civil. No es la primera vez que le ocurre, pero en las ocasiones anteriores los daños fueron mucho menos graves y no tuvieron trascendencia.

Esta vez, las víctimas han sido dos tractores y una segadora que sufrieron los actos vandálicos hace diez días, mientras se celebraba una fiesta en el pueblo, en el barrio de Arriba, que se había organizado para recaudar dinero para las celebraciones de El Cristo.

Él no acudió la fiesta y cuando al día siguiente se disponía a preparar unas bolas de silo para las vacas y vio el tractor grande, un John Deere, que tenía aparcado en la calle, en el barrio de Abajo, se encontró el desastre. «Estaban todos los cables cortados, toda la instalación eléctrica destrozada. Luego, si vas mirando, ves que en el depósito hidráulico habían echado tornillos y en el depósito del gasoil habían hecho un agujero con una navaja».

Dos tractores, uno de grandes dimensiones, y una segadora fueron las 'víctimas' esta vez

Hasta el miércoles no tuvo conocimiento del resto del desastre, cuando acudió al garaje donde tenía guardada la segadora, que encontró con las ruedas rajadas, y el otro tractor, más pequeño, que también tuvo lo suyo. «Le rajaron las ruedas, le echaron piedras al depósito del aceite, le cortaron cables y también la correa del ventilador».

La Guardia Civil del cuartel de Pesués acudió al lugar de los hechos tanto el domingo como el miércoles y los agentes comentaron con el afectado que, probablemente, ambos ataques ocurrieron en la noche del sábado. Respecto a cómo pudieron entrar al garaje, teniendo en cuenta que el acceso no estaba forzado, se barajó que los responsables de los hechos pasaran por un hueco que hay debajo de la puerta.

Mientras comienza la investigación por este suceso, continúa la que se inició por el incendio de la cuadra que tenía alquilada a un vecino con sus vacas en su interior, que precedió al envenenamiento de sus jatos mediante una inyección letal en la yugular en otra cuadra. En el primer incidente perdieron la vida 23 vacas, al margen de los daños en el inmueble, y en el segundo 11 terneros.

Desde entonces hasta ahora no le había ocurrido nada denunciable, si bien a lo largo de los últimos años, desde que pasó a encargarse del ganado de sus tíos cuando se jubilaron, los atentados contra sus propiedades se han sucedido uno tras otro. Con esta situación, Nebreda, de 34 años, no sabe qué pensar. «Sospechas de todo el mundo, pero hasta que no los veas no puedes acusar a nadie», asegura.

Nuevas instalaciones

Y para prevenir en la medida de lo posible más daños, se ha planteado construir una nave y tener allí toda su maquinaria, algo que ha comenzado a tramitar en el Ayuntamiento. El alcalde de Herrerías, Francisco Linares, explica que ahora mismo la solicitud se encuentra en Urbanismo para ser tramitada. «Por nosotros no tiene problema, en cuanto Urbanismo nos mande la respuesta, le damos la licencia», dice, y añade que confía en que lo hagan «lo más rápido posible». De momento, la angustia continúa. «Ahí ya lo que veas, no puedes pensar si eso se acabó o sigue, porque hoy es una vaca, otro día un tractor y mañana puede ser cualquier cosa», lamenta Linares.

Dice que es algo que no le entra en la cabeza y que a la mayoría de la gente tampoco. «Ni lo entiendes, ni lo comprendes ni puedes decir 'esto ya se acabó'», finaliza apesadumbrado.

Los dos tractores se encuentran en el taller 'Fernando Cuétara', de Panes (Peñamellera Baja, Asturias) y el arreglo llevará tiempo aunque aún se desconoce a cuánto ascenderá el montante de la reparación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos