Un nuevo aparcamiento descongestionará el centro del casco urbano de Comillas

El nuevo aparcamiento estará ubicado en la salida de Comillas en dirección a San Vicente de la Barquera. :: javier rosendo/
El nuevo aparcamiento estará ubicado en la salida de Comillas en dirección a San Vicente de la Barquera. :: javier rosendo

Las instalaciones dispondrán de 112 plazas de estacionamiento y estarán conectadas con el caso urbano por medio de un acceso peatonal

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

La Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria ha comenzado esta semana las obras para construir un nuevo aparcamiento a la salida de Comillas, en una zona conocida como Paseo Solatorre. El parking se levantará en dos fincas que la Sociedad de Activos Inmobiliarios Campus Comillas (Saicc) ha cedido al Consistorio mediante un convenio y que se encuentran en la carretera que va de Comillas a la ría de Oyambre, frente a la Universidad Pontificia. Los terrenos ocupan una superficie de 4,361 metros cuadrados, que están siendo acondicionados por la empresa Senor, adjudicataria de los trabajos con un plazo de ejecución de ocho meses. Aunque el proceso de adjudicación finalizó antes del verano, se ha decidido esperar al mes de septiembre para comenzar las obras con el fin de causar menos inconvenientes a vecinos y turistas.

Según explicó la concejal de Obras Públicas, Rosana González, «se levantarán dos superficies de aparcamiento con 112 plazas, de las cuales cuatro se reservarán para usuarios con movilidad reducida y dos para la recarga de vehículos eléctricos». Además, se reservará una zona de estacionamiento con capacidad para cuatro motocicletas. Las plazas para usuarios con movilidad reducida contarán con una franja de un metro y medio de ancho para poder acceder a la zona para peatones. De hecho, concretó la concejal, «todos los aparcamientos estarán conectados directamente a la zona peatonal, que dispondrá de un pavimento señalizado, que separará esta área de los carriles destinados al tráfico rodado». Está previsto además dotar al terreno de zonas verdes, iluminación y mobiliario urbano «que garantice un servicio adecuado al usuario».

En cuanto al terreno en cuestión, «se derribarán los muros que contienen el frente con la Carretera Autonómica y se plantará un seto de separación con la nueva acera». Los acabados se realizarán de tal modo que en los periodos no vacacionales, que se supone el aparcamiento soporta menos uso, «el impacto visual del parking sea mínimo».

«Se paliará el problema de estacionamiento de la época estival», asegura la alcaldesa

De paso que se construye el nuevo aparcamiento, se llevará a cabo el soterramiento de las conducciones aéreas existentes, a excepción de la línea de media tensión. Además, se pintarán las marcas viales y se colocarán las señales verticales que sean necesarias. La superficie se dividirá en dos zonas, la A y la B. En la primera zona se dispondrá de un gálibo que impida la entrada de autobuses y en la segunda se reubicarán los contenedores de residuos.

El importe de las obras es de 225.000 euros, subvencionados íntegramente por la Consejería de Obras Públicas. La alcaldesa del municipio, Teresa Noceda, mostró su «satisfacción» por el inicio de los trabajos, «ya que la construcción de este parking volverá a paliar el problema de aparcamiento que sufrimos en la época estival y descongestionará el casco histórico de coches», aseguró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos