Los ediles del PSOE de Santoña imputados dimitirán cuando se abra el juicio oral

Puerto Gallego, tras la renuncia a su acta en el Congreso de los Diputados, en la sede del PSOE, en Santander./Andrés Fernández
Puerto Gallego, tras la renuncia a su acta en el Congreso de los Diputados, en la sede del PSOE, en Santander. / Andrés Fernández

Alonso y Valle Rosete anunciaron ayer que cumplirán con el código ético de su partido y dejarán su cargo al sentarse en el banquillo

ANA COBO S ANTOÑA.

«Acatamos las decisiones judiciales y cuando nos notifiquen la apertura de juicio oral presentaremos nuestra dimisión porque así se recoge en el código ético del Partido Socialista que firmamos y cumpliremos con nuestra palabra». Los concejales del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Santoña María Antonia Alonso y Jesús Valle Rosete señalaron ayer que renunciarán a su cargo en el mismo momento que se les llame para sentarse en el banquillo tras conocerse el auto de la Audiencia de Cantabria que confirma que la exalcaldesa, Puerto Gallego, y sus ocho ediles pudieron cometer, entre los años 2003 y 2009, un presunto delito de prevaricación administrativa por fraccionar contratos de servicios de mantenimiento y limpieza y adjudicarlos sin concurso previo, a pesar de los reparos «constantes y repetidos» formulados por el interventor municipal.

De los ocho concejales imputados, actualmente sólo Alonso y Valle Rosete siguen activos en la política local ocupando las carteras de Obras y Servicios, la primera; y Turismo, Empleo, Nuevas Tecnologías y Participación Ciudadana; el segundo.

El nuevo fallo puede llevarse por delante su trayectoria como concejales antes de terminar la legislatura. Y es que ambos deben cumplir con las normas éticas de su partido que marca la apertura de juicio oral por procedimiento penal como el momento en que el cargo público u orgánico debe dimitir. Y así anuncian que lo harán ambos. En ningún caso, eso sí, darán el paso antes.

«Estamos cansados de llevar en tela de juicio nueve años. Que se resuelva de una vez»

Por ello, ahora mismo su situación dependerá de lo que tarde la causa en volver al Juzgado de Instrucción Número 2 de Santoña, que procederá a dar traslado al fiscal, acusación y defensas personadas para que emitan su informe de conclusiones y después decretará el auto de apertura de juicio oral y señalará la fecha de la vista. De lo que se demoren estos trámites dependerá que lleguen o no a mayo como concejales.

Alonso explicó ayer que acata el auto, que estima en parte los recursos de su partido archivando la causa en relación a las horas extra en las que la Justicia no detecta ilícito penal sino una mera irregularidad administrativa, y se mostró «cansada» de esta situación ya que la denuncia de PP y Falange se presentó en 2009 y aún sigue coleando.

«Estamos cansados de que se dude de nuestra honorabilidad. Llevamos en tela de juicio desde hace nueve años, tanto los que seguimos en el mundo de la política como los otros ediles que lo han dejado. Queremos que se resuelva esto de una vez», reclama Alonso. La socialista reitera que «somos inocentes y nuestro único delito ha sido trabajar para los servicios de este pueblo». Además, añade, que los contratos que están bajo lupa judicial «vienen de los años 80 y 90 y por este ayuntamiento han pasado concejales del PSOE, PP, Falange y PRC. Esas empresas estaban ya trabajando para el Consistorio».

Alonso recalca que presentará la dimisión con el juicio oral cumpliendo «lo que hemos dicho desde el primer día». Pero, añade, «hay que dejar muy claro que el PSOE es el único partido que tiene esta premisa, el resto esperan a que haya sentencia. Si la tuvieron como nosotros, ahora que las corruptelas están a la orden del día, tendrían que haber dimitido muchos».

En similares términos, se expresó Valle Rosete. «Me he comprometido con mi palabra y mi palabra es una firma a un código ético que voy a cumplir. Si me abren juicio oral, cojo y me voy tranquilamente. No pasa nada». El edil también mostró su malestar porque esta proceso lleve alargándose casi diez años y muestra sus ganas de que esto acabe. «La justicia es lenta, habrá que acatar lo que decida y defendernos tranquilamente». Su intención, dice, era dejar la política al concluir esta legislatura, pero «si tiene que ser antes porque me abren un juicio, me marcharé».

«Creo en su absoluta inocencia y honradez», dice Abascal

«Dimití hace dos años y ahora estoy metida en mi nueva faceta profesional. Solo estoy esperando a que este tema se cierre». Son las únicas palabras de la exalcaldesa, Puerto Gallego, que ayer no quiso entrar en más valoraciones respecto al nuevo auto. Quien sí lo hizo es el actual regidor, Sergio Abascal, para dejar claro que lo que quieren sus compañeros de partido es «defenderse de una vez y acabar con estos nueve años de incertidumbre. Están absolutamente cansados y quieren que se celebre el juicio».

El alcalde tilda de «incomprensible» que la instrucción de esta causa «haya tenido estos avatares tanto tiempo y sobre todo estas ideas y vueltas, de archivo, reabro, continuo, no continuo...». Abascal cree firmemente en la «absoluta inocencia y honradez» de los ocho ediles investigados que «tienen todo mi apoyo». «Son personas integras, honestas, trabajadoras y de las más responsables que yo he conocido».

El socialista dice que Alonso y Rosete cumplirán con el código ético y dimitirán «cuando llegue su momento», que es lo que «marcan nuestras normas internas que, por cierto, no las tiene ninguna otra formación. Solo los socialistas».

A juicio de Abascal la instrucción «no ha sido la más adecuada posible y se ha hecho una montaña de nieve de un asunto menor, intentando convertir lo que son irregularidades administrativas en la tramitación de diferentes contratos en la comisión de un delito». Además considera que «tan reprochable es que un equipo de gobierno tarde en regularizar algunos que contratos que son heredados de años atrás como que los juzgado se hayan tirado nueve años de instrucción para que se celebre el juicio».

 

Fotos

Vídeos