La familia desalojada en Solares presenta una denuncia porque no había orden judicial para el desahucio

La familia desalojada en Solares presenta una denuncia porque no había orden judicial para el desahucio
Alberto Aja

Su acusación se dirige contra la secretaria del Juzgado número 2 de Medio Cudeyo y las personas que formaron parte del dispositivo de auxilio judicial

AGENCIAS

La familia desalojada ayer de la vivienda de Solares en la que residían de alquiler y cuyo propietario solicitó su desahucio por impago, ha presentado hoy una denuncia porque, a su juicio, el lanzamiento se llevó a cabo con «premeditación» y «alevosía» y sin orden judicial para ejecutarlo.

Esta familia ha presentado hoy denuncia contra la secretaria del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Medio Cudeyo y contra las personas que formaron parte del dispositivo de auxilio judicial, incluidos los agentes de la Guardia Civil, que ayer estuvieron en el desahucio. El desalojo estaba previsto para este martes pero, tras acudir a la vivienda la comisión judicial para llevarlo a cabo, quedó finalmente suspendido.

Según denunciaba este miércoles Stop-Desahucios, el desalojo tuvo lugar ayer, al día siguiente de la fecha de lanzamiento prevista, cuando la denunciante estaba sola en la vivienda y «sin la presencia de medios de comunicación ni de representantes de la plataforma».

La denuncia presentada hoy por la madre de esta familia, formada por una pareja y su hija de 7 años, también se dirige al juez titular del Juzgado de Medio Cudeyo por si ha incurrido en alguna responsabilidad.

La denunciante lamenta que, tras pedirle ayer a la secretaria judicial la orden de desahucio, ésta le dijera que la del martes «todavía estaba vigente y que lo único que había hecho era suspenderla momentáneamente«.

Ver más

También expresa su extrañeza que fuera el abogado del propietario del inmueble «quien diera órdenes« a los guardias civiles y no la secretaria judicial, al tiempo que reitera su malestar porque se llevara a cabo el desahucio sin una orden.

En su relato considera, además, que para que el lanzamiento de ayer fuera jurídicamente admisible ha faltado, entre otras cuestiones, una nueva diligencia de ordenación firmada por la secretaria judicial con el nuevo día y hora de desahucio, por lo que denuncia que se ha producido un caso de indefensión.

Como el desalojo del martes quedó suspendido, la denunciante apunta que debió existir un auto de suspensión previo para, después, emitir el Juzgado la diligencia que fijara el nuevo día previsto para llevarlo a cabo.

En su opinión, en este desahucio se ha producido «un abuso más que evidente» y considera que los hechos que denuncia pueden ser constitutivos de diferentes delitos, como allanamiento de morada, prevaricación, omisión de los deberes de impedir delitos o de promover su persecución y usurpación de atribuciones.

Esta familia había dejado de pagar el alquiler de la vivienda de Solares durante cinco meses debido a la situación de desempleo de la madre y que sus únicos ingresos son una renta social básica de 567 euros con los que viven la pareja y su hija.

Habían solicitado una prórroga de un mes para abandonar la casa, ya que la vivienda de alquiler social que la Oficina de Emergencia Habitacional del Gobierno de Cantabria ponía a su disposición aún no tenían los suministros básicos dados de alta, casa en la que ya han pasado la noche tras su desalojo. E

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos