La finca de las segundas oportunidades

Ninguno de los alumnos tiene experiencia previa profesional en el cuidado de viveros, jardines y centros de jardinería. /Héctor Ruiz
Ninguno de los alumnos tiene experiencia previa profesional en el cuidado de viveros, jardines y centros de jardinería. / Héctor Ruiz

15 alumnos han comenzado este mes a formarse en el X Taller de Empleo Finca Marqués de Valdecilla para obtener un certificado profesional de nivel uno

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZ

Los jardines del Marqués de Valdecilla, desde este mes, vuelven a convertirse en un aula al aire libre para enseñar a nuevos alumnos todo lo referente a la jardinería. Se trata del X Taller de Empleo, que se ofrece en las instalaciones, y que tendrá lugar durante los próximos seis meses. Un total de 15 participantes se han inscrito en el programa actual, que otorga un certificado profesional de nivel uno en actividades auxiliares de viveros, jardines y centros de jardinería. El Presupuesto total del proyecto es de 139.360 euros de los cuales el Gobierno de Cantabria subvenciona 117.097 euros y el Ayuntamiento de Medio Cudeyo aporta los 22.263 restantes.

En febrero se clausuró la III Escuela Taller Finca Marqués de Valdecilla. En ese caso, a diferencia del Taller que acaba de comenzar, estaba dirigido a jóvenes menores de 30 años. El actual programa está destinado a mayores de dicha edad, que tengan estudios como máximo de ESO y Bachiller, además de estar inscritos como demandantes de empleo, ser parados de larga duración y estar desarrollando actualmente, o haberlo hecho, un itinerario dentro del programa de Acciones de Mejora de Empleabilidad (AME).

De los 15 alumnos participantes, ocho son mujeres y siete hombres. Todos ellos mayores de 30 años, sobre todo se encuentran en el marco comprendido de los 35 a los 54 años. Ninguno de ellos se ha dedicado en su vida laboral al cuidado de plantas. Mari Luz Alonso, una de las alumnas, sí que reconoce que había hecho algo de jardinera en su casa. «Me pareció una buena idea inscribirme en el taller porque creo que este es un sector que puede tener salidas laborales en este municipio», señala Alonso.

«Los alumnos mayores de 30 años tienen más disciplina porque vienen del mundo laboral» Lourdes Del Cerro | Directora del Taller

No va desencaminada, porque algunos de sus compañeros, que participaron en ediciones pasadas del Taller de Empleo Finca Marqués de Valdecilla, han formado parte del programa de Corporaciones del Emcan o están como contratados indefinidos por el Ayuntamiento. «No es habitual acabar como empleados municipales, eso fue un golpe de suerte que se dio en el primer módulo de jardinería que tuvimos en 2003», recuerda Lourdes Del Cerro, directora de los Talleres de la Finca Marqués de Valdecilla.

«Sobre todo participo porque el saber no ocupa lugar y siento que me viene bien» Luis Alberto Arenas | Alumno del taller

De todas formas, la experiencia no sirve únicamente para agregar una línea al curriculum. Así lo concibe Luis Alberto Arenas, que señala que su participación nace de sus ganas «por aprender». Él ha dedicado gran parte de su carrera al mundo de la construcción y cuando el Emcan le animó a inscribirse en el Taller de Medio Cudeyo no se lo pensó. «A mí esto por lo menos me gusta y siento que me viene bien», confiesa.

Formación y empleo

El programa ofrece tanto empleo como formación en los seis meses de su duración. El Ayuntamiento, como entidad colaboradora, se encarga de la contratación temporal de los inscritos. El sueldo que reciben es el equivalente al Salario Mínimo Interprofesional de 2018 más el prorrateo de una paga extra. «Ellos a cambio hacen labores de mantenimiento en la finca y deben superar tres módulos para obtener el certificado», explica Del Cerro. De esta forma, se busca la inserción a través de la profesionalización y adquisición de conocimientos de los participantes.

El contenido del Taller principalmente versa sobre distintas cuestiones referentes a la jardinería. Entre ellas aprender a preparar el suelo, plantación y limpieza de árboles así como el uso de maquinaria. También hay cuestiones más teóricas que se abordan dentro del aula sobre, por ejemplo, lecciones de plantas. De la enseñanza de todos estos aspectos se encarga la docente del certificado, Mari Luz Herrera, que reconoce que en este tipo de proyectos es más fácil trabajar con adultos porque «lo enfocan con otra filosofía». La principal diferencia que señala tanto ella como Lourdes Del Cerro es que los alumnos de la Escuela Taller de Medio Cudeyo que se clausuró a principios de este años «son más inmaduros». Por otro lado, los integrantes del actual Taller, mayores de 30, en general, proceden del mundo laboral, «lo que les proporciona una mayor disciplina».

La mayor parte de los participantes tiene entre 35 y 54 años.
La mayor parte de los participantes tiene entre 35 y 54 años. / H. Ruiz

Asimismo, además de la formación referente al mundo de la jardinería, el Taller de Empleo Finca Marqués de Valdecilla ofrece lecciones complementarias en tecnología de la información, comunicación, conversación y protección y mejora del medio ambiente. Así como de otras cuestiones referentes a la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, internacionalización de la empresa, prevención de riesgos laborales y técnicas de búsqueda de empleo.

Por último, conjuntamente, los alumnos también tienen la oportunidad de prepararse para la obtención del graduado de la ESO. Yolanda Jiménez es la responsable docente de las clases de compensatoria. Ahora está enfocada en poner a los alumnos al día para septiembre, fecha en la que podrán presentarse a las pruebas de acceso libre para obtener el certificado de la ESO. «Es complicado porque abordamos lo que son cuatro años de clases en un instituto en seis meses, pero no es imposible», indica Jiménez. Las pruebas que deberán superar consisten en una científica-tecnológica, otra de comunicación y, por último, competencia social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos