La Guardia Civil investiga a cinco jóvenes del pueblo por la trifulca de las fiestas de Liérganes

Recinto festivo, donde se registró la riña tumultuaria./María Gil
Recinto festivo, donde se registró la riña tumultuaria. / María Gil

Cuatro de ellos resultaron heridos tras enzarzarse en una pelea el pasado 28 de julio y un quinto se sumó, resultando ileso. Ahora se les atribuye a todos un presunto delito de riña tumultuaria con resultado de lesiones

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZLiérganes

La Guardia Civil ha dado hoy «por esclarecido» lo ocurrido la madrugada del pasado 28 de julio al cierre de la verbena de las fiestas patronales de Liérganes. A pesar de que desde el Ayuntamiento se comunicó que dicha trifulca terminó con cuatro heridos por la presencia de navajas y cristales, ahora los encargados de la investigación han aclarado que los implicados presentaban lesiones de distinta consideración producidas únicamente por golpes, «sin el uso de armas blancas».

Como ya trasladó el alcalde en un primer momento, Santiago Rego, los causantes de esta pelea eran vecinos del propio municipio. La Guarda Civil ha concretado que en total fueron cinco los hombres, entre 22 y 29 años, contra los que se instruyeron diligencias en calidad de investigados como presuntos autores de un delito de riña tumultuaria con resultado de lesiones. Entre los implicados se encuentran los cuatro heridos, habiendo precisado asistencia médica dos de ellos con la colocación de grapas o puntos de sutura en la cabeza, otro con policontusiones y un cuarto con fractura de mandíbula.

El suceso tuvo lugar a las 05.30 horas de la madrugada del 28 de julio en la zona del bar de la comisión de festejos de Liérganes. Tal y como aparece reflejado en el comunicado transmitido hoy por la Guardia Civil, el conflicto comenzó cuando uno de los investigados intentó acceder al interior del citado bar y no se le quiso servir una consumición, al tiempo que otro joven intentó impedirle la entrada.

En ese momento se inició una pelea entre las cuatro personas, pertenecientes a dos grupos de la localidad y algunos de ellos con lazos familiares, que resultaron heridas. A ellos se unió un quinto individuo, que igualmente fue investigado pero que no presentaba lesiones. Las agresiones se produjeron «mediante golpes con diferentes partes del cuerpo y posiblemente con una botella».

En vista de lo ocurrido, tal y como recogió en ese momento este periódico, el regidor emitió un bando pidiendo a los vecinos «civismo y respeto» en las celebraciones. Además, pocos días después, los organizadores de las patronales, la peña Virgen de las Nieves, comunicó al Ayuntamiento que se haría cargo de sufragar la contratación de seguridad privada para vigilar los actos nocturnos de las jornadas de fiesta que quedaban por delante.