Marina de Cudeyo retira el polémico cartel que colocó el alcalde dirigido a los vecinos

Imagen del cartel colgado en el Ayuntamiento de Marina. :: /DM
Imagen del cartel colgado en el Ayuntamiento de Marina. :: / DM

El primer teniente de alcalde y socio socialista del regidor, Pedro Pérez Ferradas, admite que fue él mismo quien lo quitó «sin más discusión»

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

Apenas unas horas después de saltar la noticia, el Ayuntamiento de Marina de Cudeyo retiraba del registro municipal el polémico cartel que animaba a los vecinos a no acudir al Ayuntamiento con problemas, si no venían con la solución. No obstante, la decisión de hacerlo desaparecer fue, en este caso, del socio de gobierno socialista quien admitió que lo quitó «sin más discusión», la noche del pasado jueves, tras haber trascendido a la opinión pública.

El cartel, con firma y sello del regidor regionalista, Severiano Ballesteros, llevaba días colocado en el registro y a la vista de todo el que se acercaba a las dependencias municipales. Según él mismo manifestó a éste periódico -aunque «le daba igual» las opiniones que pudieran generar - se colocó tras la visita de unos particulares que pretendían que se solventasen problemas «personales o privados». No obstante, la misiva hacía alusión a «todos los vecinos».

La respuesta de los aludidos no se hizo esperar y las redes sociales pronto empezaron a criticar la actitud del regidor, mientras sus opositores políticos -que le recordaban que cobraba un sueldo para atender esos problemas- pedían su dimisión.

Sus socios de gobierno en el municipio no entraban a valorar ayer, de nuevo, la medida del regidor, aunque admitían que habían retirado el cartel. A la par, también trascendía el adelanto de la celebración de una asamblea del Comité Local del PSOE, donde no se descartaba que este asunto y otros se debatieran.

Equilibrismo dialéctico

Si ya para el PSOE en Marina ha sido difícil ponerse de perfil en este asunto, el polémico cartel obligó a hacer ayer un esfuerzo dialéctico a las ejecutivas de los partidos implicados (PSOE y PRC) para valorar los hechos. Así, y con una mezcla de moderación -porque mantienen un pacto regional- pero sin respaldar la acción del regidor, la secretaria de Administración Local del PRC, Paula Fernández, interpretó que lo sucedido se refería a un hecho «muy concreto y determinado con unos vecinos», además de manifestar -respecto al cartel- que esa «no era la manera de actuar ni se corresponde con la trayectoria del partido en Marina de Cudeyo», zanjó.

Su homólogo en el PSOE, el socialista Agustín Molleda, tampoco entraba a valorar el comportamiento del regidor, pero si desmarcaba a su partido del contenido del cartel. «Nosotros somos un partido dialogante, tolerante y auditivo con los vecinos y nuestra obligación es buscar solución a sus problemas, incluso si algunos de ellos pueden no tenerla», dijo.

En el PP se encontraban ayer más cómodos al valorar la noticia y, su responsable en la materia, Isabel Urrutia, opinaba que la acción del regidor «no tiene excusa», tras compararlo con su líder, Miguel Ángel Revilla, «cuya consigna es que a mí nadie me venga con problemas, y cuando vienen yo no se nada», dijo. «El alcalde pensará que si lo hace el presidente, ¿por qué no lo va a hacer él?».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos