'El retornar del indiano', una mirada al pasado

Figurantes y turistas se citaron en la Finca del Marqués de Valdecilla./Luis Palomeque
Figurantes y turistas se citaron en la Finca del Marqués de Valdecilla. / Luis Palomeque

El cambio de fecha de la fiesta de recreación de Medio Cudeyo atrae a unas 2.000 personas a Valdecilla

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZ

Las señoras lucieron sus mejores joyas, los caballeros cepillaron sus sombreros y las sirvientas no se olvidaron de almidonar sus delantales. Este domingo cualquier detalle era poco para estar a la altura del evento que se celebraba en la Finca del Marqués de Valdecilla. No todos los días existe una oportunidad de hacer un viaje en el tiempo y volver a los primeros años del siglo XX, pero sí es algo que ocurre una vez al año en Valdecilla con 'El retornar del indiano', que en esta edición ha contado con una mayor expectación al formar parte, por primera vez, de las festividades realizadas dentro de la Red de Municipios Indianos.

«La idea es crear una oferta turística y proponer un verano indiano a los que visiten el norte», comentó Alfonso de Benito, de la Asociación Ultramar de Pradoluengo (Burgos), que participó ayer con un puesto de artesanía cubana. «Por eso se han intentado agrupar todas las fiestas de los municipios de la Red en este mes, porque queremos que julio sea el mes indiano».

Precisamente, eso es lo que ha ocurrido con la festividad de Valdecilla, que se ha debido trasladar, tras muchos cambios en años anteriores, de octubre a julio. «Ahora ya hemos encontrado nuestro hueco y mantendremos esta fecha, la que nos ha propuesto la Red», adelanta la concejal de Cultura de Medio Cudeyo, Yolanda Valle.

Parece que el cambio ha sido un acierto, porque, tal y como valoran tanto el Ayuntamiento como las asociaciones implicadas, «beneficia que sea en verano». Por ello este año esperaban más participación, algo que finalmente se cumplió con la llegada de unas 2.000 personas. «Ya desde la mañana se apreciaba más tránsito de gente», comentó Valle.

La difusión y apoyo que se lleva a cabo desde la Red de Municipios Indianos es una de las claves. De hecho, Comillas, el otro Ayuntamiento cántabro implicado en la Asociación, asistió ayer a Valdecilla. «No queremos que haya demasiados municipios dentro, dos por cada provincia del norte», explicó en su vista María Teresa Noceda, alcaldesa de Comillas.

Por lo demás, 'El retornar del indiano' transcurrió con sus elementos ya tradicionales: con escenas teatralizadas de la mano de la Escuela Cultural de Teatro de Medio Cudeyo, gastronomía recién salida de las cocinas de los componentes de las asociaciones municipales y bebidas caribeñas en la cantina. Asimismo, por primera vez, se expuso un coche clásico blanco en la entrada a la finca que, como si de un Delorean se tratase, anunciaba al visitante que estaba a punto de adentrarse en un viaje al pasado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos