Cinco vecinos del bloque que se cayó en Sol volverán a sus casas en agosto

Estado actual del inmueble. La fachada que mira al túnel se desplomó hace casi un año. :: celedonio/Celedonio Martínez
Estado actual del inmueble. La fachada que mira al túnel se desplomó hace casi un año. :: celedonio / Celedonio Martínez

La obra de consolidación se ha retrasado un par de meses sobre la previsión inicial. Los afectados podrán visitar sus viviendas en breve para tomar algunas decisiones

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

Los cinco propietarios de la parte central del edificio que se cayó parcialmente en julio del año pasado en el número 57 de la calle del Sol aún no han podido volver a tomar posesión de sus casas, si bien la previsión actual es que puedan hacerlo ya en agosto. En el inmueble se están ejecutando desde principios de año obras de consolidación de esa franja media y, aunque en principio se pensó que concluirían para junio, los plazos se han retrasado debido a que hubo que acometer más trabajos de los estimados. Fuentes municipales señalaron que ahora se espera que los vecinos que quieran puedan regresar el mes que viene. Para entonces, los pisos estarán «finalizados y preparados para ser ocupados».

Esta información fue facilitada a los afectados la semana pasada por la alcaldesa (Gema Igual) y el concejal de Infraestructuras, Obras Públicas y Vivienda (César Díaz). En los próximos días, van a permitir visitar a los propietarios cada una de las viviendas para determinar acabados y remates.

Durante estos meses se ha ejecutado una nueva cimentación del edificio mediante micropilotes y encepados de hormigón armado. Se ha hecho tanto en la parte central del bloque como en la zona derrumbada, siguiendo las recomendaciones del informe geotécnico del terreno que se había encargado.

Cuando los cinco siguientes propietarios regresen a sus casas, quedará dar solución a los otros cinco pisos que ya no existen

En el área en la que se desplomó el inmueble también se han construido los muros de hormigón armado correspondientes a las fachadas Norte y Oeste para salvar el desnivel que existe con las fincas colindantes y la planta baja. Además, se ha construido el forjado de planta baja para evitar la entrada de agua y mantener a salvo de humedades las cimentaciones y las bases de los pilares.

Fuentes municipales señalaron que, en estos momentos, se está ejecutando el refuerzo de la estructura y que los trabajos van avanzando desde las plantas inferiores hasta las superiores. Al mismo tiempo se está abordando la ejecución de un nuevo pórtico adosado a la fachada para dar apoyo a los forjados que antes se sujetaban en el muro de carga dañado por el derrumbe. Para completar, se ha planeado introducir medidas de protección contra el fuego en la estructura metálica que se está usando para reforzar el inmueble.

En apenas 10 días se cumplirá el primer año desde el derrumbe parcial, atribuido por el Ayuntamiento a un exceso de obra en la reforma que estaba llevando a cabo la empresa Dos Imanes Producciones, cuyo objetivo era convertir la antigua coctelería Máster en un bar de copas con terraza. Para ejecutar la transformación se intervino en partes del edificio para las que no había autorización municipal, a resultas de lo cual tanto el promotor del proyecto como el director técnico del mismo (de Tainsa) y el contratista (IC-Millán Multiservicios) fueron señalados como responsables del siniestro y sancionados.

Al hilo del suceso, 15 familias se quedaron en la calle. Cinco de ellas pudieron regresar a sus pisos, en el extremo contrario a la esquina del inmueble que se derrumbó, a los dos meses. La parte central está siendo consolidada y sus cinco vecinos podrían retornar el mes que viene. Otros cinco se quedaron sin vivienda. El reto está en encarar su reconstrucción, aunque los afectados saben que este proyecto es a medio o largo plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos