En libertad, con orden de no acercarse a la discoteca ni a los porteros, los dos detenidos por la pelea del Kudeta

Efectos intervenidos por la Policía Nacional a los detenidos./CNP
Efectos intervenidos por la Policía Nacional a los detenidos. / CNP

Ambos, acusados de intento de homicidio, se han negado a declarar ante el titular del Juzgado número 4 de Santander, que instruye el caso

M. á .
M. Á .Santander

Los dos detenidos este fin de semana por un delito de tentativa de homicidio tras participar en una pelea a la salida de la discoteca Kudeta de Santander, han quedado en libertad con orden de alejamiento de la discoteca y los porteros, según han informado fuentes judiciales.

Tras pasar el domingo a disposición del Juzgado de Instrucción nº 4 de Santander, en funciones de guardia ese día, los dos detenidos se han acogido a su derecho a no declarar ante el juez, según señalan las citadas fuentes, y este les ha dejado en libertad.

La noticia

De la brutal pelea han circulado por Santander los vídeos grabados por las decenas de testigos que se apelotonaban a las puertas de esta discoteca situada en la calle Ataúlfo Argenta, audios de clientes y trabajadores del local y fotos del suceso, que han corrido de whatsapp en whatsapp, generando cierta alarma social en la ciudad. El suceso lleva desde ese momento -ocurrió a las 06.15 horas del sábado, cuando la discoteca iba a cerrar, aunque el germen fue horas antes tras una pelea a las puertas del local- protagonizando conversaciones, con datos sobre las identidades y ocupaciones de los protagonistas y alertando de una posible venganza.

En la pelea cuatro personas resultaron heridas, una de ellas (uno de los supuestos causantes) grave. El fue uno de los que desencadenó el altercado a las puertas de la discoteca al tratar de atacar a los porteros. Acompañado por otro hombre, primero los amenazó con «pegarles cuatro tiros» y, tras impedirle entrar en la sala, regresó poco después armado con un puñal y un bate de béisbol.

Cuando los efectivos policiales se personaron en la zona, el atacante, de 39 años de edad, ya estaba inconsciente y con heridas en la mano. Fue durante las maniobras de reanimación cuando se vio que llevaba puesto un chaleco antibalas, objetos que este mismo martes ha mostrado la Policía Nacional entre los efectos intervenidos tanto a este individuo como al otro arrestado.

Según la Policía Nacional, que contó en la intervención con ayuda de la Policía Local de Santander, gracias a la actuación de los porteros de la discoteca que «consiguieron reducir» al hombre armado y a la «rápida y coordinada actuación» de todos los agentes desplazados al lugar, «se pudieron evitar males mayores».