Santander recibió menos congresos en 2018 pero aumentó las pernoctaciones

Participantes en la Bienal de la Sociedad Matemática Española celebrada en el Paraninfo de la Universidad./
Participantes en la Bienal de la Sociedad Matemática Española celebrada en el Paraninfo de la Universidad.

El número de visitantes por negocios bajó de los 60.350 de 2017 a los 49.286 que llegaron en 2018. Al Ayuntamiento le satisface que las noches de hotel en la ciudad, sin embargo, fueron 19.106 más que en 2017

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

El turismo de congresos y eventos (MICE por las siglas en inglés de reuniones, encuentros, congresos y eventos) va viento en popa en España en los últimos años y Santander se llevó en 2018 un trocito de la tarta general. La capital es consciente de que quien viaja por trabajo o bajo el amparo del término 'incentivos' genera, literalmente, el triple de ingresos que el turista convencional que se desplaza por ocio. El año pasado, Santander recibió 49.286 visitantes de negocios, que se repartieron en un total de 323 eventos (más de uno al día a lo largo de todo el ejercicio, descontando sólo los domingos). Las cifras no llegan a las del año precedente, pero al tiempo que se redujo el número de delegados y de sesiones de trabajo, subió el de pernoctaciones, algo que le sirve al Ayuntamiento para congratularse, ya que el impacto económico en la ciudad se incrementa.

En 2017, se contabilizaron 462 frente a los 323 de 2018, año que también redujo el número de asistentes: fueron 49.286 contra los 60.350 que había registrado el año precedente. Sin embargo, las estancias de quienes vinieron fueron más largas, ya que se llegó a las 170.399 pernoctaciones, cuando en el ejercicio anterior fueron 151.293.

El Consistorio calcula que, gracias a la actividad MICE que se logró captar para Santander, se ha movilizado una cifra superior a los 41 millones de euros, 4,5 millones más que en 2017. El cálculo se realiza tomando como referencia la cantidad de 241 euros por persona y día, si bien las estimaciones económicas hay que cogerlas con pinzas, ya que los organismos oficiales toman parámetros distintos a la hora de valorar. En el País Vasco, por ejemplo, hacen la media de lo posiblemente ingresado por este segmento multiplicando cada visitante por un gasto de 133 euros al día (dato de Basquetour).

La cifra de 241 euros por jornada que se usa en la capital cántabra para medir, sin embargo, se le queda corta a la directora del Santander Convention Bureau, Carmen Sampedro, que cree que habría que subirla, como mínimo a los 300 euros diarios. «Consensuar qué gastos añadir a la hora de hacer una valoración media no es fácil, pero creo que los 241 euros están obsoletos. Hay que tener en cuenta que el turismo de incentivos está creciendo mucho, que las empresas están siendo grandes generadoras de eventos y que, en estos casos, el programa social va a todo trapo. Es fácil que hablemos de 300 euros por persona y día», defiende.

De ahí que ésta sea una parcela en la que el municipio quiera redoblar esfuerzos, tal como explicó Gema Igual a representantes del sector turístico de la capital en la última sectorial celebrada hace escasas fechas. Igual fue concejala de Turismo más de 13 años y sabe lo que es plantarse en el cierre de una convención en otra ciudad, en el día en que se tiene que decidir el siguiente destino de un gran grupo de profesionales, para insistir en la marca Santander y para poner a disposición un paquete de intangibles del Ayuntamiento que pueden inclinar la balanza hacia una ciudad u otra.

De hecho, si su equipo está proyectando levantar un auditorio con capacidad para 200 personas en el recinto del Palacio de La Magdalena se debe a que quiere apostar por este visitante con un plus de rentabilidad, para lo que necesita «completar las necesidades de espacios de los congresos».

La Magdalena es un gran activo a la hora de vender la capital: «no es lo mismo ofrecer cualquier otro foro de reuniones que este palacio, en el que añades el entorno, la belleza del paisaje...», señala Sampedro. Los datos municipales reflejan que la actividad de los palacios (La Magdalena y el de Exposiciones) como sedes congresuales aumentó un 73%, sumando ambas instalaciones.

En los circuitos turísticos, al MICE se le denomina el 'solomillo del turismo'. «Es el sector por el que todo el mundo se pega», admite la directora del Convention Bureau, que explica que un asistente a una convención de empresa o a una cita académica mueve alrededor toda una serie de servicios que no genera el turista que viene a conocer la ciudad o a pasar su tiempo libre. «Este visitante específico tiene muchas necesidades y son muy transversales: de transporte, de guías profesionales, de actividades para después del trabajo, de serigrafía, de medios audiovisuales, de traductores... Y es un cliente que pide, en general, hotel de cuatro estrellas, que viene fuera de temporada», porque en verano, Semana Santa o Navidad no se celebran este tipo de reuniones, y que, además, «si está a gusto en la capital, repetirá con la familia o con amigos y se convertirá en prescriptor».

Sampedro asegura que Santander está «bastante bien posicionada» en la batalla nacional por varios motivos: «El hospital Valdecilla y la Universidad de Cantabria han sido siempre dos grandes motores» y han promovido a lo largo del tiempo «citas potentes» en los campos médicos y de la investigación.

 

Fotos

Vídeos