El verano viene perezoso y sin prisa

Los viandantes se protegen con los paraguas de uno de los aguaceros que cayeron ayer en Santander./Roberto Ruiz
Los viandantes se protegen con los paraguas de uno de los aguaceros que cayeron ayer en Santander. / Roberto Ruiz

Los modelos meteorológicos apuntan hacia una lenta mejoría, con tiempo más estable y temperaturas en alza

Teodoro San José
TEODORO SAN JOSÉSantander

Estamos lejos aún del verano, verano. Del verano meteorológico. De los días azules, despejados, con nordeste. De jornadas con altas temperaturas. No obstante, parece que en Cantabria vamos camino de ello. Por fin. O eso quieren señalar los modelos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que apuntan hacia la estabilidad del tiempo en todos los aspectos. Se trata de buenas noticias, sobre todo para aquellos que disfrutan de tiempo libre o de vacaciones, si bien esa mejoría viene despacio, pues no tiene intención de entrar de golpe, sino a medida que avance el fin de semana y las jornadas siguientes.

Menos nubes, algo más de sol y aumento de las temperaturas, es lo que vienen a decir esos pronósticos. «Habrá mejoría, con días más claros y temperaturas algo más altas», señala José Luis Arteche, delegado de Aemet, sobre las fechas venideras. «En conjunto van a ser jornadas más soleadas, con menos nubosidad baja, que es lo que ha caracterizado estos días atrás, y con predominio de claros. Los días serán mucho más estables, comparado con lo que hemos tenido hasta ahora».

Predicción Aemet

Viernes
Predominio de cielos nubosos, sin descartar alguna lluvia débil y dispersa, salvo en el sur con intervalos nubosos. En la zona de Liébana podría darse algún chubasco aislado por la tarde, sin descartar ocasionalmente tormentas. En Alto Campoo son probables brumas matinales. Temperaturas mínimas en general con pocos cambios, salvo en el suroeste donde aumentan ligeramente; las máximas sin cambios o en ligero aumento que será más acusado en la Cantabria del Ebro. Viento flojo variable en el interior y en el litoral flojo, girando por la mañana de oeste a nordeste.
Sábado
Intervalos nubosos en el norte y en el sur poco nuboso por la mañana, aumentando durante el día la nubosidad de evolución en zonas del interior. Por la tarde, chubascos y tormentas que serán más probables en las zonas montañosas de Liébana y en la Cantabria del Ebro, donde no se descarta sean localmente fuertes y con granizo. Temperaturas mínimas con pocos cambios y máximas en aumento. Viento flojo del este y noreste en el interior, con intervalos más intensos en el litoral en horas centrales del día.
Domingo
Nuboso con chubascos dispersos y tormentas que podrían ser localmente fuertes y con granizo, más probables en el sur y suroeste y que al final de la tarde tenderán a remitir. Temperaturas mínimas en aumento y máximas con pocos cambios. Viento flojo variable en el interior y en el litoral flojo de componente oeste.
Lunes
Predominio de poco nuboso. Temperaturas mínimas sin cambios y máximas en aumento. Viento flojo variable con predominio de la componente norte.

En cualquier caso, Arteche explica que los pronósticos marcan cierta inseguridad y que los modelos meteorológicos no acaban de estabilizarse porque al famoso anticiclón de las Azores le está costando asentarse, quedarse quieto; ello permitiría la entrada de vientos del noreste, los que, en esta época del año en el Cantábrico limpian la atmósfera, despejan las nubes y abren el cielo azul. «Una serie de borrascas en altas latitudes están impidiendo que el anticiclón se refuerce, pues tan pronto avanza como retrocede, y en ese movimiento en vez del noreste nos entra viento del norte y con él la nubosidad y las gotas de agua», explica Arteche.

Con todo, «las temperaturas van a subir con respecto a las que hemos tenido estos días atrás pues va a predominar la estabilidad», dice el meteorólogo; «las jornadas no serán soleados del todo, aunque con la mejoría habrá menos nubosidad».