Los españoles quieren acabar con el cambio de hora y prefieren el horario de verano

Los españoles quieren acabar con el cambio de hora y prefieren el horario de verano
Archivo

El nuevo barómetro del CIS muestra el apoyo de los ciudadanos a las medidas anunciadas por la Unión Europea para terminar con esta costumbre

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

En línea con el resto de los ciudadanos de la Unión Europea, los españoles quieren acabar con el cambio horario. En su barómetro de noviembre, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha preguntado a los encuestados por primera vez sobre este asunto y si no unánime, la respuesta sí fue mayoritaria. Al enunciado «En Europa se ha debatido recientemente sobre acabar con el cambio de horario de verano e invierno: ¿Usted que prefiere: acabar con el cambio de horario o que las cosas sigan como hasta ahora?», el 62,5% de los españoles afirmó querer «acabar con el cambio de horario», el 19,1%, «que las cosas sigan como hasta ahora»; y al 14,8% «le es indiferente».

Menos dudas, incluso, hay sobre el debate siguiente: «¿Y qué horario preferiría usted, el horario de verano o el horario de invierno?». El 65,4% contesta que el de verano, el 13,8%, el de invierno, y el 16,1, que le es indiferente.

Los países nórdicos fueron, hace muchos años, los primeros en cuestionarse la necesidad de que dos veces al año, los europeos adelantaran o atrasaran los relojes. La Comisión Europea recogió el guante y pidió a los expertos la elaboración de un informe cuyas conclusiones principales eran estas: el efecto global de ahorro de energía era «marginal», aunque fue la razón por la que se instauró; había más actividades de ocio en verano, pero por contra, «los estudios cronobiológicos parecen indicar que su efecto en los biorritmos humanos podría ser más importante de lo que se suponía»; y en seguridad vial, los datos eran «poco concluyentes»

Con esta investigación encima de la mesa, la Comisión publicó una encuesta en internet para conocer cuál era la opinión de los ciudadanos sobre esta costumbre. La respuesta fue avasalladora: más del 80% de los consultados abogó por terminar con los cambios horarios. Y desde ahí, los acontecimientos se precipitaron, de manera que, según la Comisión, en 2021 se producirá el último cambio de hora.

Adelantar o retrasar los relojes es una medida que en algunos países se remonta incluso a la Primera Guerra Mundial, pero que en el conjunto de Europa se extendió durante la crisis del petróleo, en 1973. Ahorrar energía, tener más tiempo para el ocio, ya que la tarde abarcaría más horas de luz, o mejorar la seguridad vial fueron los argumentos principales. En el año 84, la UE publicó una directiva en la que obligaba a los países miembros a cambiar la hora el último domingo de marzo y volver al horario de invierno el último domingo de octubre.

Temas

Cis
 

Fotos

Vídeos