Los bomberos de Camargo empezarán mañana a atender las emergencias

  • El nuevo Servicio de Extinción de Incendios arranca en el Parque de Trascueto después de su creación y puesta a punto desde el mes de julio

El municipio de Camargo arrancará mañana una nueva etapa en su historia con la puesta en marcha del Servicio de Extinción de Incendios, un hito que se venía aguardando con impaciencia desde que en julio se incorporasen a la plantilla los primeros voluntarios de la extinta Agrupación de Protección Civil una vez que los tribunales les reconocieran una relación laboral con el Ayuntamiento. Tras casi cuatro meses esperando en las instalaciones del Polígono de Trascueto (Revilla), los efectivos locales empezarán a atender emergencias.

La noticia fue comunicada a los propios interesados ayer por la mañana, aunque la buena nueva ya se daba como inminente a finales de la semana pasada. Dada la escasez de personal –actualmente la plantilla está compuesta por 14 trabajadores, uno de ellos recolocado como administrativo después de que la Casona le despidiera–, el servicio no cubrirá las incidencias que se produzcan por la noche. De hecho, la estructura organizativa se articula a través de guardias que se prolongarán de ocho de la mañana hasta las once de la noche, con cuatro operarios disponibles por jornada. Esto es, los empleados trabajan un día y libran otros dos.

El Ayuntamiento confirmó la hoja de ruta por la tarde en una nota de prensa. La alcaldesa, Esther Bolado, expresó su satisfacción «por poder contar de una vez por todas con este servicio», operativo una vez que «se han realizado las tramitaciones necesarias en cuanto a cuestiones relativas a la evaluación de los puestos de trabajo con el objetivo de garantizar así el mayor nivel de seguridad, se ha elaborado el inventario de los medios de los que se dispone y que el jefe de Servicio ha efectuado los trabajos que se le habían solicitado».

Se da la circunstancia de que el Parque entra en funcionamiento una vez que los tribunales han desestimado una demanda del responsable de los bomberos camargueses –antiguo coordinador de la Agrupación– por modificación de condiciones laborales, según explicó Europa Press. Otro efectivo, en cambio, ganó un pleito similar al Ayuntamiento, que tuvo que subirle de categoría.