El Ayuntamiento de Camargo investiga el uso de vales sociales para comidas privadas

Camargo investiga el uso de vales sociales para comidas privadas

/ DM .

  • Un voluntario asegura que compartió viandas en Polientes con Jimena González, la secretaria destituida, pagadas con tiques, y ésta lo tilda de "barbaridades"

Los diferentes testimonios recabados en los últimos días en el seno de la comisión que el Ayuntamiento de Camargo puso en marcha para investigar presuntas irregularidades en la gestión de la Plataforma de Alimentos han sido claves para que el equipo de gobierno que dirige Esther Bolado acordara el lunes la destitución de Jimena González, secretaria del concejal de Servicios Sociales, Marcelo Campos. La suspensión obedece a las revelaciones que han germinado en la comisión ‘ad hoc’ creada para llevar el caso, que dejan entrever desde deficiencias agudas en el funcionamiento del organismo hasta potenciales delitos penales, que han llevado a Izquierda Unida a poner el caso en conocimiento de la Guardia Civil para que aclare los relatos hechos en sede municipal, entre ellos el supuesto uso de tiques sociales para comidas privadas.

Mientras la Benemérita no ha tardado ni 24 horas en comenzar las diligencias con las primeras testificales, las principales preguntas gravitan en torno a qué hechos han podido mover al Consistorio a apartar a González sin ni siquiera citarle previamente a declarar o pedirle la documentación que asegura tener en su despacho. Según ha podido certificar este periódico, durante las pesquisas de la Casona se ha descubierto que ha habido alimentos que han caducado o se han estropeado, especialmente leche, que ha tenido como destino la explotación ganadera de uno de los voluntarios, que se la llevaba de la sede de la Plataforma situada en el Parque de Trascueto (Revilla) con un remolque y un vehículo.

Sin embargo, la distribución de los vales de diez euros para ser canjeados por alimentos sería el episodio de mayor gravedad escuchado en la investigación hasta el momento. Otro de los miembros que participaba de forma altruista en el reparto declaró que los citados bonos no se asignaban a la totalidad de usuarios de la Plataforma, pues muchos no acudían a la convocatoria. ¿Qué ocurría con los sobrantes? Según el mismo testigo, éstos se adjudicaban de manera discrecional. En este punto es donde saltaron todas las alertas en el Ayuntamiento, pues afirmó que él mismo ha dispuesto de 300 euros en bonos –una familia como mucho puede tener 50 euros– y que éstos fueron utilizados para su uso personal y de la propia Jimena González. Como ejemplo, aseguró que con las viandas adquiridas con los tiques ambos celebraron una comida en un camping en Polientes.

No son nominativos

No sólo eso. Abundó en que los vales no son nominativos, por lo que pueden ser canjeados por un tercero en el plazo de un mes. En este sentido, instó a la Comisión a verificar las firmas del último reparto para ver si encajan con las de los beneficiarios.

González ya atribuyó el lunes su destitución a las declaraciones de este voluntario. De hecho, trató de deslegitimar sus revelaciones, pues precisó que se le había apartado de la Plataforma de Alimentos ante las sospechas de que había robado en Trascueto, además de estar politizado por militar en el PRC. Este martes tildó las nuevas revelaciones de "barbaridades" y se preguntó "dónde están las pruebas. Es mentira, si tuvo más dinero en vales del debido es que me ha robado", zanjó

Lo cierto es que recientemente se cambió la cerradura de la nave que guarda los productos. El suceso se produjo semanas atrás y presuntamente desaparecieron latas de bonito y aceite, entre otros alimentos. Tanto González como este testigo han urgido a los responsables municipales a que revisen las grabaciones de las cámaras de seguridad para deshacer el entuerto y tratar de depurar responsabilidades de unos sucesos que no fueron denunciados en su momento. La realidad es que ambos discutieron por mensajes a raíz de este episodio y se afearon diversos comportamientos que ahora estudia la Comisión.

Financiación paralela

Otros hechos analizados por el Ayuntamiento llevaron este martes al portavoz de Izquierda Unida, Jorge Crespo, a hablar de "financiación paralela" de la plataforma. Sin entrar en grandes detalles, apuntó a la venta de los palés de madera y a la recaudación de una fiesta con cocido celebrada meses atrás en el Alto Maliaño.

Ambos hechos también fueron explicados por el voluntario actualmente enemistado con González. Respecto al primero, confirmó que se comercializaba con la citada madera, dinero que supuestamente se destinaba a comprar comida a los miembros de la Plataforma en días de tarea, a gasolina y a otros actos de promoción. Respecto al segundo, sostuvo que del cocido se obtuvieron 600 euros, 300 se los quedó él para sufragar camisetas al personal del servicio y la misma cantidad recayó en González.

Pero hay más. La Comisión ya ha escuchado a algún usuario, que defendió que los beneficiarios firmaban un recibí sin saber qué alimentos les tocaba y si era la cantidad que les correspondía por su situación personal. Igualmente se han denunciado amenazas.