fotogalería

Tres de los inmuebles que el Gobierno van a subastar / DM

El Gobierno saca a subasta La Pereda, la Quinta Labat y el palacete López Dóriga

  • Algunos de los inmuebles han reducido su precio de mercado hasta un 80%, de acuerdo con la tasación que ha realizado la Agencia Tributaria

Joyas como el palacete de la Quinta Labat, hoy convertido en uno de los escenarios principales de la serie 'La verdad' que pronto se estrenará Telecinco; inmuebles emblemáticos como la residencia La Pereda que, ubicada en pleno Sardinero, acumula polvo desde que el PP ordenase su cierre por motivos de seguridad; o edificios históricos como el palacio López Dóriga, en la calle de El Sol, sede de dos juzgados y antes cuartelillo de la Policía Nacional y economato para los miembros de este cuerpo. Son algunas de la variopintas propiedades que el Gobierno de Cantabria sacará a subasta este mismo semestre para intentar cuadrar las maltrechas arcas públicas.

El Ejecutivo, harto de esperar durante años a que venga un empresario a pagar los precios fijados antes de la crisis económica y del estallido de la burbuja inmobiliaria, ha decidido ajustarse a los precios del mercado y ofrecerlos al mejor postor en una serie de pujas públicas.

Patrimonio ha encargado a la Agencia Tributaria una tasación de todos los activos en los que lleva años colgado el cartel de 'se vende' -en función de su ubicación, los metros disponibles o los usos del suelo- para intentar recaudar los 27 millones de euros que prevé en los Presupuestos Regionales para 2016. Una revalorización que se salda a la baja en la mayoría de los casos, con una caída de su valor de hasta el 80%.

El Ejecutivo confía esta vez en vender los inmuebles, después de innumerables intentos fallidos en la pasada legislatura, aunque ello suponga ofrecerlos muy por debajo del precio inicial estimado. La fuerza ahoga ante la falta de liquidez para hacer frente a los compromisos más inmediatos y urgentes, como devolver los 18 millones de la paga extra a los funcionarios o reducir el déficit.

El primer inmueble en salir al mercado es el que acoge las instalaciones de la antigua Escuela de Música, ubicada en la calle Menéndez Pelayo. Saldrá a subasta por 557.492 euros. Y ya tiene fecha concreta: la cita será el próximo 16 de junio, en la sala de subastas del Palacio Macho. Se trata de un local de 420 metros cuadrados, con dos entradas y varias plantas. Desde Patrimonio destacan la «excelente ubicación (pleno centro de Santander) y la posibilidad de convertirlo, con una inversión potente, en pisos».

El Ejecutivo también quiere vender la Quinta Labat, un noble palacete diseñado en 1895 por el arquitecto Casimiro Pérez de la Riva, ubicado en la Avenida de los Infantes, entre el Alto Miranda y el Sardinero. Restaurado a finales de los años ochenta, el edificio estuvo a punto de convertirse en la sede oficial del presidente del Gobierno de Cantabria y después albergó la Consejería de Industria.

Actualmente el edificio sirve como escenario para el rodaje de una serie de televisión (hasta el mes de septiembre). El Gobierno lo tenía a la venta hasta ahora por 8,1 millones y su destino más probable apuntaba a un hotel o a una residencia particular. La Agencia Tributaria lo ha retasado en 3,4 millones, lo que supone una rebaja del 60%.

Según un informe técnico, fechado en noviembre de 2013, «la edificabilidad es la existente, ya materializada en parcela, bien por hallarse la construcción protegida por su valor arquitectónico -como es el caso de la edificación principal- o bien por hallarse rodeada de zona verde privada, sin posibilidad de ampliación». En Economía confían en aprovechar el tirón que le va a dar la serie de televisión -en la que participan Jon Kortajarena y Lidia Bosch- para encontrar un comprador interesado.

La sede de la 'checa'

El Gobierno también saca al mejor postor, con un precio de salida de 1,4 millones de euros, la residencia de López-Dóriga, en la calle de El Sol, sede de dos juzgados.

Victoriano López-Dóriga y Sañudo levantó a finales del siglo XIX esta residencia de estilo francés para él y su esposa, Matilde López-Dóriga y López-Dóriga. Durante la Guerra Civil española, el palacete fue sede de la 'checa' de Manuel Neila, comisario político a quien muchos consideran responsable de asesinatos, torturas y represión. Se trata de un chalé de cuatro plantas, con su patio. Está previsto que la puja se celebre durante este verano para aprovechar «la estancia de turistas que puedan estar interesados en adquirir una residencia en la región».

Otro de los edificios emblemáticos en venta es La Pereda también conocida popularmente como la residencia Marcano, ofrecida en los últimos meses como albergue para los refugiados sirios que puedan llegar a Cantabria. Este centro geriátrico se quedó vacío el 30 de julio de 2012 por motivos de seguridad. Durante los tres meses que duró el traslado -sus 98 huéspedes fueron reubicados en otras residencias de la región-, se sucedieron las críticas y las concentraciones de protesta, algunas con la participación de los propios inquilinos de la residencia, que se resistían a marchar.

La tasación real del inmueble se cifraba en 28,2 millones de euros, pero la crisis y la dificultad para cambiar su uso, ha desplomado su precio hasta los 6,5 millones, cerca de un 80% menos que hace solo unos meses.

En principio, el inmueble sólo puede tener como destino una residencia de ancianos o de estudiantes. Mediante una modificación legal (hay que cambiar el Plan General de Santander) se podrían edificar viviendas en el solar resultante, pero con merma del aprovechamiento urbanístico.

En el plan gubernamental de venta de patrimonio inmobiliario figuran otros inmuebles y terrenos en diversos municipios de la región, pero menos valiosos que los citados. También está en cartera, aunque la fecha está aún sin determinar, hacer lo propio con el solar de Puertochico. La parcela urbana donde se iba a construir la nueva sede del Gobierno de Cantabria está valorada en unos 28,7 millones de euros, pero actualmente se está recalculando. La operación tiene varias dificultades, entre ellas, la etiqueta del suelo. El Plan General de Santander lo reserva como uso dotacional, susceptible de cambiar a residencial si se encuentre superficie para equipamientos en ese mismo entorno.

Este es el último intento para recaudar fondos. El Ejecutivo del PP incluso los incluyó dentro de la estrategia de InverCantabria y se lo ofreció a empresarios mexicanos durante una visita en la pasada legislatura. Si ahora quedara desierta la venta se rebajaría de nuevo el precio en la segundo y tercera subasta, según marca la ley.