Cantabria registra una muerte por suicidio cada diez días

Cantabria registra una muerte por suicidio cada diez días

  • Entre 2000 y 2014 se han contabilizadoen la región 430 muertes voluntarias, la mayoría de personas de entre 40 y 59 años de edad

«Si supiéramos qué mecanismos actúan en la mente humana, nada de esto, y de otros problemas mentales, ocurriría». Andoni Aseán es psicólogo y presidente de la Sociedad Española de Suicidología, y asegura que este es «probablemente el problema de salud pública más acuciante de todo el Sistema Nacional de Salud». En España, la estadística arroja una cifra escalofriante: diez personas se quitan la vida cada día.

Este sábado se celebra el día mundial para la prevención del suicido y el Observatorio del Suicidio en España ha aportado los últimos datos oficiales: en 2014, en Cantabria decidieron quitarse la vida 38 personas, es decir, una persona se suicidó cada diez días, aunque los expertos apuntan a que la realidad supera esas cifras.

El último dato llega desde el Hospital Valdecilla: el servicio de Urgencias recibe cada día al menos dos pacientes que han intentado quitarse la vida. Tal es la preocupación que el Servicio de Psiquiatría del hospital santanderino decidió poner en marcha una consulta específica de «atención inmediata» para todas las tentativas, precisen ingreso urgente o no. Desde su apertura en marzo hasta el mes de mayo el servicio atendió a 61 pacientes, casi la mitad de los cuales no había tenido contacto previo con ningún profesional de salud mental.

Aún así, Cantabria está a la cola de España en esta triste estadística; en el mismo año, en Andalucía se quitaron la vida 784 ciudadanos. «No hay datos objetivos que permitan saber por qué puede producirse esta diferencia entre territorios, aún teniendo en cuenta la distinta población entre ambas comunidades». Y tampoco parece que la situación geográfica imponga en este ámbito un tipo de conducta, porque en Galicia (también en 2014) se suicidaron 371 personas; en el País Vasco, 186; y en Asturias 14.

«Cada muerte de este tipo es considerada como un fracaso social, e incluso, imputa una responsabilidad dañina a quienes viven cerca de quienes optan por quitarse la vida», explican expertos del departamento de Salud Mental del Servicio Cántabro de Salud de Cantabria. Comparativamente, el número de muertes en Cantabria por decisión propia supuso en 2014 seis defunciones más que en 2013, lo que porcentualmente sitúa el aumento en un 19%.

Aunque las mujeres siguen siendo en proporción menos que los varones que se suicidan, «en Cantabria se viene observando un aumento porcentual de mujeres que toman esta trágica decisión», explica Andoni Anseán. Para este especialista «tampoco existen datos científicos que nos permitan saber por qué se suicidan más hombres que mujeres».

Algún atisbo ven, no obstante, los especialistas en salud mental: «En una sociedad como la nuestra, las presiones en momentos decisivos de la vida, especialmente en el empleo, recaen más en los hombres, o al menos son ellos los que sienten más fuerte esa presión». Anseán incide en esta teoría al afirmar que «la crisis económica no es un factor especialmente gravoso en la realidad de los suicidios, no así el agobio por la pérdida del empleo que presiona a quienes tienen, quizás, una predisposición a tomar esta decisión».

Tramos de edad

Por eso, posiblemente en Cantabria en el tramo de edad de las personas que se han suicidado se encuentra en momentos intermedios de la vida: «El mayor número se produce entre los 40 y 59 años, y el riesgo aumenta con la edad, si bien Cantabria, a diferencia de lo que ocurre en el resto de España, no registra tasas especialmente elevadas en edades avanzadas», informan desde el Observatorio.

En lo que llevamos de siglo –desde 2000– en Cantabria han fallecido por suicidio 430 ciudadanos –329 varones y 101 mujeres–, y a pesar de lo abultado de esta cifra «y al igual de la mayoría de las comunidades autónomas, Cantabria no dispone todavía de un plan específico de prevención del suicidio», explica Anseán.

El Observatorio del Suicidio fue creado por la Fundación Salud Mental España para la prevención de los trastornos mentales y el suicidio, con el objetivo de mantener, analizar y divulgar los datos sobre la conducta suicida en España, de manera que sirva como punto de partida para su prevención y disminución.