Más de mil vacas de 19 explotaciones han sido sacrificadas por la brucelosis

Más de mil vacas de 19 explotaciones han sido sacrificadas por la brucelosis
/ Antonio 'Sane'
  • Oria afirma que el vacío sanitario es "la única opción" que permite el Programa Nacional para los rebaños con positivos en esta enfermedad

El Gobierno de Cantabria ha acordado el sacrificio de un total de 1.013 animales de doce explotaciones ganaderas en las que se ha confirmado la brucelosis bovina, enfermedad de la que se pretende la "erradicación total" para este ejercicio 2017.

Esta docena de ganaderías -en once de las cuales se ha procedido ya al vacío sanitario, mientras que en una se encuentra en tramitación- se ubican en Cabuérniga, Los Tojos, la Hermandad de Campoo de Suso y Valdeoleda, donde un total de 19 explotaciones han dado positivo a la enfermedad, que están pendientes de los resultados para confirmar o no.

Son datos ofrecidos este miércoles por el consejero de Medio Rural, Jesús Oria, en una rueda de prensa en la que ha dado cuenta de los resultados de la 'primera vuelta' de la campaña contra la brucelosis, iniciada a finales del pasado año y en el marco de la cual también se han inmovilizado y están siendo seguidas 149 explotaciones en cuatro municipios (Los Tojos, Ruente, Cabuérniga y la Hermandad de Campoo de Suso) por haber estado sus reses en pastos de la Mancomunidad de Campoo-Cabuérniga en los que ha aparecido la bacteria.

"Sin relación aparente" con este foco, en diciembre se confirmó la enfermedad en tres cuadras de Valdeolea, que ha derivado en el positivo en 19 de ellas y el sacrificado de los animales en los doce porque, como ha recordado el consejero, "en rebaños confirmados, la única opción es el vaciado sanitario de la explotación".

Cuando un animal enferma, lo habitual es ponerlo en tratamiento y esperar a su recuperación o, en caso de que esta no se produzca y haya riesgo de contagio, el sacrificio con asistencia veterinaria. Salvo que se trate de brucelosis. En ese caso, la medida a adoptar es la eliminación de todo el rebaño, sean vacas enfermas o sanas. El llamado vacío sanitario. Y ahí surge la lucha entre ganaderos y políticos.

Oria ha comparecido acompañado de su directora de Ganadería, Beatriz Fernández, dos días después de reunirse con la ministra del ramo, Isabel García Tejerina, a la que pidió "flexibilidad", es decir, que cuando una vaca dé positivo se hagan más pruebas en el resto de ejemplares de la cabaña antes de proceder al sacrificado de todas las reses si están sanas. En cambio, ha recordado que cualquier incumplimiento de las medidas vigentes "puede poner en riesgo la cofinanciación europea" a los programas sanitarios, que actualmente supone alrededor de cuatro millones de euros en el conjunto de España.

Esta "alternativa" ante la "crudeza" del vacío sanitario incluiría el aislamiento de los animales y la realización de chequeos sucesivos para comprobar su evolución, ha apuntado Oria, que ha recordado que la prevalencia de la enfermedad ha ido descendiendo paulatinamente del 4,81% en el año 2011 al 0,08% hace dos, en 2015.

Así, para este ejercicio el objetivo es la erradicación total de la brucelosis en Cantabria, que está "rodeada" de comunidades y provincias, como Asturias, País Vasco o Burgos, declaradas "oficialmente indemnes" de esta enfermedad "extremadamente contagiosa", mientras que en Palencia "hace tiempo" que no se registran casos.

Mientras esperan las novedades, una campaña más, los ganaderos cántabros "hartos" de encontrarse en el filo de la supervivencia, han convocado una manifestación para el próximo 3 de marzo en Santander. Piden respeto para el mundo rural, pero también indemnizaciones justas (ahora se pagan 350 euros por vaca sacrificada y otra cantidad por la carne vendida) o control de la fauna salvaje, cuyo contacto con las reses puede facilitar el contagio de la enfermedad. Con cada vacío sanitario han perdido, de media, un centenar de cabezas de ganado. También reclaman mayor investigación para lograr la ansiada prevalencia 0 que ya han conseguido otras comunidades.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate