Cantabria prueba con éxito las depuradoras a base de plantas

Cantabria prueba con éxito las depuradoras a base de plantas
DM

La Asociación RÍA ha desarrollado un proyecto de I+D+i en las instalaciones de Valdeprado y, ante los buenos resultados, Medio Ambiente lo llevará a otras localidades del sur de Cantabria

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Limpiar el agua mediante plantas. Dejar que las bacterias que crecen en sus raíces y en sus tallos acaben con la carga contaminante de nuestras aguas residuales. Y, además, hacerlo con mucho menos dinero y con menos consumo de energía. La prueba de que es posible es la depuradora, la fitodepuradora para ser correctos, de Valdeprado de Liébana. Lleva 14 meses funcionando y su primeros datos han arrojado resultados tan buenos que eGobierno de Cantabria ya ha anunciado la segunda, en Campoo de Suso, y proyecta otras tantas para Campoo de Yuso, Pesaguero, Valderredible y Alfoz de Lloredo.

Lamizal es un proyecto de I+D+i de la Consejería de Medio Ambiente con la Asociación RÍA para buscar soluciones de depuración para municipios de menos de 2.000 habitantes donde el coste de construcción y mantenimiento de una depuradora convencional es una carga muy gravosa. Tanto que algo más del 50% de estos municipios, en toda España, carece de ellas.

En Valdeprado hay 70 habitantes. Esta depuradora costó 50.000 euros, frente a los 150.000 de una convencional, y su coste de mantenimiento es de unos 262 euros al año frente a los 2.730 de las otras. Su consumo energético es cero, no utiliza productos químicos, apenas produce lodos o residuos, sirve como sumidero de CO2 y se integra en el paisaje, ha resaltado hoy la vicepresidenta y responsable de Medio Ambiente del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, que ha reconocido que el proyecto desarrolado con RIA «ha superado las expectativas inicialmente puestas en él».

La Asociación RÍA es la responsable de esta tecnología que utiliza plantas autóctonas de Cantabria. En esta ocasión ha utilizado la carex paniculata y ha abierto otra línea de investigación con el juncus effusus, que funciona mejor con condiciones extremas de contaminación, como los residuos ganaderos.

Diego Cicero, presidente de la Asociación, ha explicado que estos primeros 14 meses de funcionamiento de la depuradora de Valdeprado han demostrado un rendimiento depurador por encima de los mínimos exigidos para poblaciones de 250 habitantes y alcanzando parámetros de poblaciones de 2.000. Y la situación tienen visos de mejorar porque la planta «aún no está completamente desarrollada». En estos 14 meses, indicó, los sólidos totales en suspensión alcanzaron un cien por cien de depuración, y la vigilancia junto al CIMA del arroyo Soares al que vierte ha demostrado que el impacto ha sido nulo y el agua depurada que llegaba hasta él ha contribuido a mantener su caudal ecológico.

Cómo funciona

Cicero explica que las aguas residuales llegan a la depuradora y primero son 'coladas' para eliminar residuos sólidos, después se eliminan los sedimentos y finalmente las grasas y aceites. Es entonces cuando llega hasta las balsas donde la carex paniculata hace su trabajo porque sus raíces y tallos dan soporte a bacterias y microorganismos que degradan la materia orgánica y contaminante: los fosfatos, nitratos o coliformes...

RIA no solo está desarrollando esta técnica sino que ha patentado dos sistemas para hacerla más efectiva. El primero de ellos permite cuidar con más facilidad las plantas que se encargan de limpiar el agua, y el otro facilita el mantenimiento de la fase de pretratamiento hasta ahora más complicada. Cicero resalta que con estos sistemas cualquier técnico municipal puede encargarse del mantenimiento del sistema, lo que reduce muchos sus costes.

DM

Sobre si el sistema es exportable o no a municipios de más de 2.000 habitantes, Cicero señala que solo hay que dimensionarlo y que el único aspecto en el que le costaría competir con las tradicionales es el de la superficie que necesita: un metro cuadrado por habitante. «La fitodepuración se usa en la industria, en la minería, para tratar las aguas residuales del fracking...», explica el responsable de de RIA para destacar el alcance y posibilidades del sistema. El hecho de utilizar una planta autóctona de Cantabria no solo evita el riesgo de cualquier especie invasora sino que la carex paniculata es propia de toda Euroasia, con lo que el sistema es fácilmente exportable.

Los investigadores de RÍA llevarán este proyecto al Congreso YWP 2017: 'Fortaleciendo el futuro del sector del Agua' que se celebra en Bilbao.

Inversión pública

La Consejería de Medio Ambiente ha explicado hoy que durante el pasado ejercicio se invirtieron 50.000 euros en diseñar este tipo de instalaciones en negocios de hostelería emplazados en zonas de montaña y litoral y que este año se han destinado 55.000 para impulsar la fitodepuración en nucleos de población de hasta 200 habitantes. La previsión es que durante 2018 se destine esta misma cantidad para seguir extendiendo el proyecto.

Fotos

Vídeos