Díaz Tezanos sopesa resistir en la Vicepresidencia animada por su entorno

Díaz Tezanos, tras conocer su derrota en las primarias del partido, acompañada por su entorno más cercano. /Javier Cotera
Díaz Tezanos, tras conocer su derrota en las primarias del partido, acompañada por su entorno más cercano. / Javier Cotera

La exsecretaria general se plantea batallar para ser candidata en 2019 y salvar su proyecto político en el área de servicios sociales

E. M. / G. S. SANTANDER

Pablo Zuloaga sabía dónde golpeaba cuando esta semana anunció la destitución de Ramón Ruiz, Salvador Blanco y Rosa Inés García. La vicepresidenta del Gobierno, Eva Díaz Tezanos, siguió en directo, y en compañía de su núcleo de confianza, la rueda de prensa en la que su sucesor al frente del PSOE confirmó el cese de la mano derecha de la exsecretaria general y a los directores generales de las dos principales empresas públicas a su cargo.

«Eva Díaz Tezanos tiene toda nuestra confianza», dijo entonces Zuloaga cuando, en realidad, la dejaba en una situación casi insostenible buscando su dimisión voluntaria y, de paso, culminar su proceso de cambio con una reforma integral del área de servicios sociales del Gobierno regional.

Leer más

Pero la vicepresidenta parece que no se lo pondrá tan fácil. El entorno más cercano de Díaz Tezanos le está animando a plantar resistencia desde su posición de privilegio en Peña Herbosa. Y, según ha podido saber este periódico, ella cada día se muestra más convencida de quedarse a pesar del duro varapalo que supondrá el cese oficial de Ramón Ruiz la semana que viene.

Zuloaga y su Ejecutiva no han descartado todavía más cambios en el área social

Dos razones de peso

Tezanos tiene dos razones de peso para aguantar la cornada. En primer lugar, defender su proyecto político en servicios sociales, que ha sido su principal preocupación durante la legislatura y al que ha dedicado un mayor esfuerzo en medios y en presupuesto. Todavía queda por delante la segunda mitad de la legislatura y ni ella ni su equipo quieren dejar el trabajo a medias. De rebote, su permanencia permitiría salvar, al menos de momento, a un grupo de cargos de confianza que Pablo Zuloaga y su Ejecutivo han puesto en la diana. Entre ellos se encuentran la directora de Política Social, Ana Isabel Méndez, y otros tres altos mandos del Instituto Cántabro de Servicios Sociales: Vanesa Solórzano, José Luis Gallo y Judith Pérez, estos dos últimos enfrentados en algún momento a Pedro Casares, a la sazón portavoz del Ayuntamiento de Santander, miembro de la Ejecutiva nacional y mano derecha de Zuloaga.

Aunque sus nombres han estado sobre la mesas durante todo el verano, la dirección socialista aún no ha dado el paso de cesarlos esperando su salida voluntaria en caso de dimitir Tezanos. Pero tampoco se descarta su inclusión en la lista de destituciones aunque la vicepresidenta se quede.

La segunda razón para que la dirigente socialista resista en Peña Herbosa son las elecciones de 2019. La exsecretaria general mantiene mucho predicamento en el partido y, de hecho, una docena de los 19 alcaldes que tiene el PSOE han levantado la voz contra las decisiones y maneras de la nueva directiva. Díaz Tezanos todavía no ha descartado presentarse como alternativa en las primarias en las que se elegirá al candidato socialista en los próximos comicios autonómicos. Por eso, su equipo de confianza le anima a aprovechar el foco mediático de la Vicepresidencia, más aún después de las recientes palabras de apoyo de Miguel Ángel Revilla.

Fotos

Vídeos