Los trabajadores de la limpieza de Valdecilla harán paros durante un mes

Los trabajadores de la limpieza de Valdecilla harán paros durante un mes
Roberto Ruiz
Cantabria

A partir del próximo lunes protestarán por los «reiterados incumplimientos» de la empresa Ferrovial, concesionaria del servicio, que «están afectando a las condiciones laborales»

DM .
DM .Santander

Los representantes de los 415 trabajadores del servicio de limpieza del Hospital Marques de Valdecilla han convocado paros y protestas durante un mes, a partir del próximo lunes, 13 de noviembre, contra los «reiterados incumplimientos de la empresa Ferrovial», concesionaria del servicio, ya que según denuncian «están afectando a las condiciones laborales y a la calidad de la limpieza» en el complejo hospitalario.

El comité de Ferrovial en Valdecilla y en el Edificio Tres Torres ha denunciado que la empresa ha suprimido 42 puestos de trabajo a jornada completa y mantiene un «déficit de personal» que está provocando «deficiencias graves» en la prestación del servicio.

De hecho, ha desvelado que el hospital está aplicando deducciones económicas a la empresa por el «incumplimiento» del contrato de colaboración público privada (CPP) adjudicado en el año 2014 por un periodo de 20 años a Ferrovial-Siec.

Las concentraciones se llevarán a cabo de 9.30 a 11.30 por la mañana y de 18.30 a 19 horas por la tarde y se extenderán hasta el 12 de diciembre. Con ellas, el comité de empresa exige el cumplimiento de los acuerdos, del convenio colectivo y del CPP, y advierte que «no descarta la idea de tomar medidas de mayor envergadura» ante una situación que tachan de «lamentable, patética y muy preocupante».

A la vez, han reclamado una «mayor implicación» de la dirección del hospital y del Servicio Cántabro de Salud, así como de la consejera de Sanidad, María Luisa Real.

El portavoz del comité, Gustavo Peña, considera que el hospital «se ve incapaz» frente a una empresa con un contrato a 20 años que «le mira de tú a tú», y ha instado a la dirección de Valdecilla a hacer público el importe de las deducciones que ha llevado a cabo en aplicación del régimen sancionador del CPP.

El sindicalista ha denunciado que desde hace tres años la empresa ha estado «poniendo en cuestión» los acuerdos existentes, para «sacar rentabilidad económica a costa de precarizar las condiciones laborales de los trabajadores». El comité considera que el «déficit» de personal que denuncian desaparecería con la reposición de los 42 puestos de trabajo suprimidos.

«La gota que ha colmado el vaso»

Según ha dicho Peña, «la gota que ha colmado el vaso» ha sido el «incumplimiento del acuerdo de vacaciones, que la empresa quiere sustituir por un sistema de cupos» que según asegura, afectará nuevamente al empleo. A su entender, lo que pretende la empresa «es no tener que hacer contrataciones para cubrir vacaciones».

«Hay una plantilla del 50% para cubrir todas las incidencias, quieren anular esa plantilla y dejarles trabajando el mínimo o en casa», ha dicho una compañera de Peña.

Por otro lado, han acusado a la empresa de «amedrentar» a la plantilla con «prácticas de dudosa legalidad». El portavoz del comité ha denunciado que Ferrovial ha «amenazado» con hacer una «modificación sustancial» de las condiciones laborales si la plantilla no acepta su propuesta de acuerdo en materia de vacaciones, y ha convocado asambleas para «imponer su versión» a los trabajadores «dejando de lado las cuestiones negativas».

El comité asegura que esta situación ha generado «confusión» en la plantilla y que ha habido trabajadores que han ido a las asambleas «coaccionados» por mandos intermedios.

Fotos

Vídeos