Rugby

Un All Black para el Senor

Mark Jackman, en el centro, antes de jugar un pa rtido con los All Blacks de Seven.
Mark Jackman, en el centro, antes de jugar un pa rtido con los All Blacks de Seven. / DM

El neozelandés Mark Jackman llega al equipo santanderino para convertirse en uno de los jugadores estrella de la División de Honor

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Google, ese sabelotodo al que recurrir cuando uno se quiere informar de cualquier cosa, da la primera pista de que la cosa es en serio. Tecleando 'Mark Jackman Rugby', la primera referencia que sale es la página de los All Blacks. Porque Mark Jackman (Cristchurch, Nueva Zelanda, 27 de mayo de 1988) ha jugado con ellos. En concreto, en el equipo de Seven, ese rugby a siete que ya es olímpico y mucho más rápido y dinámico que el tradicional rugby a quince. A sus 29 años, Jackman se convertirá en la incorporación estrella del Senor Independiente y, casi seguro, de esta próxima División de Honor. La camiseta verdiblanca de los santanderinos será vestida por alguien que ha llevado una con el helecho de plata. La más famosa e importante del mundo en esto del rugby.

Un ‘Utility Back’ para varias posiciones

Con 1,85 metros de altura y 95 kilos de peso, la página de los All Blacks dice que Mark Jackman es un ‘Utility Back’. «Eso quiere decir que es un jugador polivalente y que puede jugar en cualquier puesto de las tres cuartos. Desde el puesto de medio melé hasta el de zaguero», afirma el ‘Chucho’ Mozimán sobre su nuevo jugador para esta temporada. Hawkes Bay Magpies, en Nueva Zelanda; los All Black de Seven; Southland, también en Nueva Zelanda y los japoneses del Kurita RFC han sido los equipos en la carrera de un neozelandés al que le encanta estar con su familia y amigos, le gusta el baloncesto y admira a Jonny Wilkinson y Muhammad Alí. En Santander añorará otra de sus debilidades, la cocina de su madre.

La pregunta lógica es cómo un jugador que ha vestido durante dos temporadas (de 2012 a 2014) la zamarra negra de los All Blacks viene en la plenitud de su vida como jugador -29 años- a un modesto equipo de una liga intrascendente para el planeta rugby como es la española. La respuesta está en la labor de fontanería que un verde de corazón hace en el hemisferio sur. El neozelandés Brad Mooar jugó en el Independiente un par de temporadas a finales de los años 90. Y ahora es todo un entrenador asistente de los Crusaders, el equipo campeón del Súper Rugby, la liga más potente del mundo. Pero Brad nunca ha perdido el contacto con sus amigos de Santander. Y además es de Christchurch, del mismo lugar que un Mark Jackman al que le apetece jugar en otros lugares -aunque ya lo ha hecho en Japón-, conocer mundo y a gentes distintas. Mooar le ha convencido de que Santander y el Senor son los lugares ideales para ese cambio de aires en su primera experiencia europea.

En el equipo santanderino no disimulan su alegría. «Con Mark vamos a dar un salto de calidad terrible», señala Tristán 'Chucho' Mozimán, el entrenador de los verdes. Por la División de Honor española, en estos últimos años sólo ha pasado un jugador del hemisferio sur capaz de destrozar un partido a su antojo. El tongano Fangatapu Apikotoa estuvo unos meses en la Santboiana antes de que la selección de su país le sugiriese que dejase una liga de tan bajo nivel si quería tener una oportunidad de jugar en el Mundial de 2015. A Apikotoa todavía se le recuerda por su capacidad para agarrar el balón, destrozar unas cuantas cinturas y ensayar. «Las cosas hay que demostrarlas en el campo, pero sobre el papel Mark es muchísimo mejor que Apikotoa», sentencia el Chucho. En la Liga española ha habido otros All Blacks, en Vigo. «Pero Norman Maxwell vino ya veterano, con un hombro roto y no pudo debutar. El otro, Campbell Johnstone, apenas duró un mes», añade Mozimán.

El riesgo lógico que correría el Senor Independiente es de que Jackman se convierta en la única referencia en ataque. Un 'chupón' que se dedique en solitario a intentar ensayos. «Para nada», exclama categórico Mozimán en medio segundo. Porque el 'Chucho' ha hablado sobre el chaval con Brad Mooar largo y tendido. «Y no para preguntarle por cómo es jugador, sino como persona. Y me dijo que es un chico muy humilde, muy disciplinado y encantador». Por eso, hay poco riesgo de que Jackman venga en plan estrella. Los argentinos de la plantilla verde tendrán la misión de integrarle lo más rápido posible «a base de asados y barbacoas», ríe Mozimán.

Jackman tampoco variará la idea de juego de los verdes. «Pero lo que nos va a dar es una capacidad de quiebre, de avanzar con el balón, enorme. Y de definición, porque es rapidísimo. Además va a absorber mucha defensa, con lo que va a generar espacios para sus compañeros», indica Mozimán, que ya no puede disimular sus ganas de que llegue el nuevo chico maravilla del equipo.

Embajadores por el mundo

Otro que no oculta su satisfacción por la nueva incorporación es Macario Fernández-Alonso, presidente del Senor. Aunque prefiere no hablar de cifras, señala que la llegada de Mark Jackman es «una inversión que hace el club con la ayuda de sus patrocinadores, con Senor a la cabeza, para captar más ambiente, más abonados, más patrocinadores y más rugby», destaca. Una llegada que ha sido posible por la historia que ya acumula el equipo verde y su ya extensa red de contactos. «Es que tener 46 años de vida te da la oportunidad de conocer a mucha gente. Y este club ya tiene embajadores por todo el mundo».

Fernandéz-Alonso, que ha estado vinculado al Senor Independiente desde su creación, es categórico sobre el nivel que en teoría tiene Mark Jackman. «No hemos tenido un jugador así. Y los ha habido buenos en el equipo. Es más, en la Liga habrá habido pocos de este nivel». Todo un 'All Black' que será la guinda para «el muy buen equipo que estamos formando. Queremos jugar los play off de todo», concluye el presidente verde.

Fotos

Vídeos