Ecologistas denuncian errores en la recuperación de la marisma de Rubín, en Oyambre

fotogalería

El proyecto tiene como objetivo recuperar el estado original de las marismas / V. Cortabitarte

  • Aseguran que los trabajos no se están realizando como se recoge en el proyecto

El colectivo Ecologistas en Acción denunció ayer a través de una nota de prensa que la recuperación ambiental de la marisma de Rubín, en el parque natural de Oyambre, “no se realiza según lo especificado en el Proyecto de Regeneración Ambiental de la marisma, que se presentó en el año 2014 con la empresa ENCE, la colaboración de FAPAS y el apoyo del Banco Santander”.

La recuperación, especificaron, que se lleva a cabo bajo la supervisión del Patronato y deberá finalizar este año, “implicaba la eliminación de masa de eucalipto y especies invasoras, como la chilca y el plumero”, así como “la apertura del muro de contención en 500 metros o la instalación de posaderos y nidos artificiales de águila pescadora para fijar ejemplares migratorios”. Sin embargo, afirman, “se han observado aspectos irregulares, como la proliferación masiva de chilca y plumero, sobre todo en el muro de contención”.

Por ello, los ecologistas proponen “el arrancado mecánico, como se ha realizado en otras zonas, y la necesidad de un plan urgente de erradicación en el entorno de la marisma y riberas del río Escudo”. Además, anuncian, “se han observado dos pequeñas aperturas de dique en el límite con la parte final del río, en el lado Oeste del espacio, por lo que resulta urgente llevar a cabo la apertura del dique según se especifica en el proyecto, con posterioridad a la erradicación de la planta invasora”.

Los ecologistas informan también de que “los tocones quemados de eucalipto rebrotan con fuerza en casi todos los casos, y se observa la aplicación de herbicida extendido sobre estos brotes, que apenas se ven afectados”. Salvo nuevas intervenciones, resumen, “se observa que la situación real queda muy lejos del Proyecto de regeneración elaborado, sobre todo en lo que se refiere a la necesaria y total erradicación de plantas invasoras, que de lo contrario se irán extendiendo sin control, así como la nociva aplicación de herbicida en un ámbito predominantemente acuático, donde acabará arrastrado por las lluvias”. “Además de la necesaria apertura del muro de contención para conseguir un efectivo flujo intermareal”, añaden.

Todo ello, “a punto de finalizar el plazo de actuación, dibuja un panorama preocupante de falta de rigor en la ejecución de este Proyecto de Recuperación Ambiental, con negativa repercusión sobre el entorno natural que debiera ser objeto de protección”. Y más, dicen, “al estar en desarrollo el Proyecto LIFE CONVIVE, aprobado por la Unión Europea y coordinado por el Instituto de Hidráulica, Ayuntamiento de Arnuero, SEO y COPSESA”. Proyecto realizado con fondos europeos y con un presupuesto de 1,3 millones de euros. Intervenciones (las de este proyecto) “que esperemos se realicen con mayor rigor y con un criterio claro de racionalizar recursos encaminados a conseguir una protección eficaz del entorno”