La feria del Stock revalida el éxito de los últimos doce años

fotogalería

/ R. Ruiz

  • Hasta hoy a las nueve de la noche se puede participar en una iniciativa que convierte el Palacio de Exposiciones en un gran centro comercial minorista

«Primero, ojeo, después, compro». Una santanderina resumía así el sistema de comercio que se está desarrollando durante el fin de semana en el Palacio de Congresos de Santander, la feria del Stock en su versión de otoño. Se trata de dar salida a una buena parte del género que se ha quedado en las estanterías de la colección primavera-verano, aunque también hay ventas atemporales.

Como siempre, opiniones para todos los gustos, desde quienes –clientes– piensan que los comerciantes están vaciando los almacenes «porque cosas de mucha actualidad no hay» a otros que se han topado con la perfecta conjunción oportunidad-precio. Es el caso de un cliente que sale del recinto con dos maletas de esas que caben en cabina de los aviones y con las que se va «loco de contento».

Luego está lo que opinan los del otro lado del mostrador, los vendedores. Unos piensan que las primeras ferias de este tipo «fueron un impacto y se vendió mucho, ahora menos», mientras que otros siguen creyendo que esta «es una buena oportunidad». Y como por opinar no cobran, un comerciante tercia en sus peticiones, esa sí de difícil atención por parte de los organizadores, ya que quiere que llueva «porque la gente busca refugio para pasar la tarde».

Lo cierto es que quien se apueste ante la puerta del recinto que acoge el evento en Santander, raramente verá salir a alguien sin una bolsa de compra en la mano.

Este encuentro en lugar atípico entre comerciantes minoristas y clientes se salda en positivo, no en vano cada año, y con este van doce, se repite la presencia de ambos en una cita convocada por Coercán y el Ayuntamiento de Santander.

Habrá oportunidad de continuar las compras todavía mañana, domingo, hasta la nueve de la noche, y visitar los 70 stands que han instalado 50 comerciantes minoristas de Santander. A los organizadores y a los expositores les gustaría que esta noche, al hacer recuento de la presencia de público, se haya revalidado la cifra de 30.000 visitantes que hubo el año pasado y que casi se ha convertido en la media en los últimos años.

La entrada libre, el aparcamiento gratuito (campos de Sport de El Sardinero) y los accesos cómodos y rápidos para quienes llegan desde otros puntos de Cantabria, son las facilidades que hacen de la feria de almacenaje de Santander la más importante de las que se realizan en la región. Una buena forma de rematar las rebajas y las rebajas de las rebajas que ayudan a renovar los escaparates.