Interrogantes de un incendio

Interrogantes de un incendio
SANE

Tres semanas después, las cuestiones técnicas y claves de la gestión del MAS siguen sin respuesta

DANI MARTÍNEZ / GUILLERMO BALBONA SANTANDER.

Al grave incendio que afectó el pasado día 20 al Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (MAS) le ha seguido una serie de silencios, reacciones tardías y declaraciones sin claridad y desinformación. Las cuestiones técnicas, desde el propio origen del siniestro, a sus causas y consecuencias verdaderas, están sumidas en un mar de dudas e incógnitas que el paso de tiempo está agrandando. De igual modo, la mayor parte de los interrogantes sobre la gestión del MAS, y sus responsabilidades permanecen sin respuesta.

Cerca de una veintena de incógnitas sin resolver en torno al incendio que afectó a las instalaciones del Museo santanderino continúan pendientes. La dirección permanece en silencio y son varias las dudas y sombras que rodean la gestión y la crisis. El Ayuntamiento de Santander se aferra a la espera de contar con los tres informes sobre el suceso, que elaboran bomberos, arquitectos y la dirección del MAS. Mientras, ninguna de las cuestiones prioritarias en torno a las primeras horas del suceso, la toma de decisiones anterior y posterior al siniestro y las consecuencias han sido hasta ahora expuestas oficial y públicamente.

¿Cuándo y dónde se originó el incendio?

La Policía Local de Santander dio aviso a los bomberos de que estaba saliendo humo del edificio del MAS, situado en la calle Rubio, alrededor de las 5.30 horas del lunes 20 de noviembre, hace 18 días. Según los profesionales que participaron en la extinción, el origen de las llamas estaría en la primera planta del inmueble, que en esos momentos estaba siendo sometido a una reforma.

¿Cuáles son las causas del incendio?

La Policía Científica, que está trabajando en la zona desde el día siguiente del siniestro, todavía no ha encontrado una causa. Eso sí, desde el mismo lunes tienen prácticamente descartado que el incendio fuera provocado y apuntan a que se debió a causas fortuitas. Entre las hipótesis que manejan, teniendo en cuenta que varios vecinos afirman que escucharon una «explosión» antes de que comenzaran las llamas, está un fallo en el sistema eléctrico, el sobrecalentamiento de un aparato o algún problema en el sistema de calefacción. La gran cantidad de escombros ha dificultado los trabajos. Hasta ahora, los investigadores no han encontrado nada en la estancia en la que supuestamente se originó el fuego, por eso han ampliado el perímetro y estudian otras posibilidades.

¿Se vieron afectadas las obras de arte?

En un primer momento, el Ayuntamiento de Santander informó de que el fuego no había afectado «a la colección de arte del centro, ya que se encontraba almacenada y custodiada en la zona baja». El miércoles por la tarde, dos días después, el propio Consistorio confirmó que el fuego había ocasionado «la pérdida de la mayor parte de la biblioteca del centro (situada en la segunda planta), así como ocho obras (siete pinturas y una escultura) valoradas en conjunto en unos 50.000 euros». A finales de semana la Concejalía, con un «primer informe elaborado por la dirección del MAS», enmendó su propio balance de daños y lo redujo a cuatro obras. Además, fuentes municipales afirman que se han quemado unos 28.000 ejemplares de catálogos y libros, «la mayoría de ellos sustituibles». Por el momento, no se ha hecho pública la lista ni si incluye algunas de las donaciones como la de 11.000 volúmenes biográficos que depositaron en el MAS hace un año Simón Marchán y Loli Quevedo.

¿Cuáles son las obras que se han destruido en el suceso?

Finalmente eran tres las pinturas perdidas ('Altamira', del madrileño Nacho Angulo, 'Paisaje', del valenciano Antonio Gomar, y 'Pintura', del cántabro Joaquín Martínez Cano) y una escultura titulada 'Vaca', del sevillano José Pérez Ocaña. Otras tres esculturas se vieron afectadas, pero estas sí que podrán ser restauradas. El Ayuntamiento informó que antes de dar los nombres se habían puesto en contacto con los artistas o sus descendientes. A Martínez Cano le llamó personalmente la alcaldesa y entiende que aunque es una «gran pena» que le haya tocado a él, «los incendios son cosas que pasan». En cambio, Nacho Angulo no ha recibido ninguna llamada. De hecho, se enteró por un amigo que vive en Cantabria y lo leyó en el periódico. Además, el pintor considera que la tasación municipal no es correcta, ya que el precio de la obra es mayor.

¿Por qué no se informó de los daños hasta tres días después del incendio?

Las obras de arte que estaban en los sótanos no se vieron afectadas, por eso los servicios de extinción informaron de que la colección no había sufrido daños. Posteriormente, según la versión municipal, se vio que no era así. Las piezas destruidas no pudieron ser almacenadas en el sótano junto al resto de la colección «por sus dimensiones y características materiales», pero tampoco se trasladaron fuera del edificio. Los responsables técnicos del centro decidieron que la mejor opción era dejarlas en esa estancia, una información de la que el Ayuntamiento «ha tenido constatación tras revisar el inventario y evaluarlo con los responsables de cada departamento del MAS».

¿Llegaron a peligrar en algún momento las instalaciones de la Biblioteca Menéndez Pelayo?

El edificio anexo alberga la Biblioteca del polígrafo y erudito santanderino. Más de cuarenta mil volúmenes integran el santuario del autor de los Heterodoxos. Según diversas fuentes, algunas de las dobles ventanas de la sede biblotecaria quedaron afectadas.

¿En qué consistía el 'búnker' en el que se guardó la mayor parte de la colección?

Según ha confirmado la concejala de Cultura, Miriam Díaz, el 'búnker' era «un almacén totalmente aislado del resto del edificio con unas puertas metálicas de seguridad». Allí se encontraba el 99% de las piezas de la colección, unas 4.400. Según la edil, todas las de mayor valor, incluido el retrato de Fernando VII que Santander encargó a Goya, la joya de la corona del MAS. Se realizó para albergar las obras durante los meses de la reforma. En una charla en el Colegio de Arquitectura, se informó a los asistentes -incluidos los miembros de la comisión asesora y de la asociación Amigos del MAS- de la construcción de este depósito en el sótano.

¿Por qué se decidió dejar las obras de arte en el MAS durante la reforma del inmueble?

Aunque varios expertos en arte y gestores culturales consideran que es una «temeridad» -el cántabro Fernando Francés, director del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga lo califica como «negligencia»-, los responsables del MAS puntualizan que los trabajos en el edificio estaban localizados en zonas concretas y no era una reforma integral. La reforma consistía en la mejora de los 566 metros cuadrados de cubierta y en la instalación de un ascensor. También la Asociación de Galeristas de Cantabria y el Instituto de Arte Contemporáneo (una de las máximas instituciones de este ámbito a nivel nacional) han manifestado que, a tenor de las imágenes del traslado y la información facilitada por el Ayuntamiento, los métodos utilizados no son los más adecuados.

Si el almacén era un lugar seguro, ¿por qué se optó posteriormente por el traslado de las obras?

Aunque el depósito del sótano no se vio afectado por las obras de reforma del edificio (de hecho, estaba en la esquina opuesta a la zona en la que se produjo el incendio), existía el riesgo de que el agua que habían utilizado los bomberos para extinguir el fuego pudiera empezar a filtrar.

¿Dónde están ahora las piezas?

En un lugar «secreto y seguro». El Consistorio no explica en qué punto exacto por razones de seguridad.

¿Quién y de qué manera se ha encargado de mover las obras de arte?

Una empresa especializada en mudanzas, almacenaje y servicio de transporte y montaje de exposiciones de obras de arte que suele hacer este tipo de trabajos para el Ayuntamiento. La contratación se realizó por procedimiento de urgencia. «Hay que activar un expediente que lleva un tiempo, pero a la vez la situación requería diligencia porque no sabíamos qué podía pasar con el museo y cuál era el riesgo. Lo primero era proteger y salvaguardar las obras de arte», detalló a este periódico la edil el pasado martes. Los operarios se encargaron de sacar los cuadros desde la tarde del lunes hasta la del jueves. Las piezas salían sin embalaje y se metían en un camión de la compañía. Los mismos expertos consideran que no es adecuado manipular este material sin guantes y sin otra serie de garantías mínimas.

¿Cuál es el estado actual del edificio del MAS?

Aunque el Ayuntamiento sigue esperando que se pronuncien por escrito los arquitectos municipales y los responsables del parque de bomberos, tras el primer reconocimiento se dijo que, «en principio», la estructura del inmueble no estaba dañada. También tendrá que pronunciarse al respecto Siec, la empresa encargada de las obras. Con todos los datos sobre la mesa se decidirá si continuar la reforma o hacer un nuevo proyecto más ambicioso e integral para el MAS.

¿Cuándo se conocerán nuevos detalles?

El Ayuntamiento ha pedido tres informes al servicio de bomberos, al arquitecto municipal y a la dirección del museo para conocer el alcance del incendio y las posibles causas. También espera informes periciales de las compañías aseguradoras y de la empresa encargada de la reforma, Siec. La concejala de Cultura se ha comprometido a acudir a la comisión correspondiente para informar a los grupos de la Corporación cuando tenga todos los informes.

¿Qué dice la oposición?

Además de forzar la celebración de esa comisión, PSOE y PRC consideran que «falta mucha información» y se muestran «sorprendidos» de que el Ayuntamiento haya tardado tres días en hacer un primer balance de los fondos perdidos. «Todo apunta a una actuación cuanto menos cuestionable sobre la custodia de los fondos y su traslado», afirman. El portavoz socialista, Pedro Casares, asegura que no se han seguido los protocolos necesarios para un traslado de estas características y el regionalista, José María Fuentes-Pila, se muestra «escandalizado» por la manera en que han salido los cuadros del museo. Miriam Díaz les ha respondido que se ha informado puntualmente a medida que se iban conociendo nuevos datos y considera que PSOE y PRC quieren «aprovechar el suceso para hacer un circo mediático», porque hasta el jueves ningún edil de la oposición le había preguntado por el asunto.

¿Y el director del museo (Salvador Carretero)?

En todo este tiempo ha declinado hacer declaraciones. Elabora su propio informe solicitado desde el Ayuntamiento.

¿Cuáles son las ideas que plantea el Ayuntamiento para el futuro del Museo?

La ampliación a través de la antigua imprenta Martínez, la dotación de nuevos servicios y su valor como cabeza cultural del proyecto de La Florida suponen un nuevo reto.

¿Ha llegado el momento, tras la definitiva evaluación de daños y estado del edificio, de abordar la reforma integral y ampliación del MAS?

Lo accidental y el azar han generado un nuevo escenario en torno al museo. La más que probable prolongación de los tiempos necesarios para tener listas las instalaciones y los proyectos pendientes y aplazados abren otras perspectivas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos