El enésimo informe sobre el estado del Palacio municipal alerta de la progresión de las grietas

El enésimo informe sobre el estado del Palacio municipal alerta de la progresión de las grietas
Luis Palomeque

El nuevo estudio revela que en el edificio anexo no hay riesgo de inestabilidad, sin embargo los trabajadores exigen el cierre y el traslado de todos los servicios

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

Nueve meses después de que el Ayuntamiento tuviera sobre la mesa el último informe sobre el estado del Palacio municipal, el enésimo estudio solicitado para conocer el estado de salud del edificio destaca la progresión de las grietas «en amplitud y en número» en el muro interior paralelo a la fachada, en el que en este escaso periodo de tiempo «se han registrado movimientos muy apreciables». La inspección también constata que el edificio anexo o secundario -más nuevo y construido en 1985- no se detectan desperfectos e indicadores de inestabilidad estructural por lo que se descarta el riesgo de desprendimientos o derrumbe.

Sin embargo, los trabajadores han trasladado a los delegados sindicales su temor por el estado de deterioro de todo el conjunto en los últimos años y por ello exigen al equipo de gobierno a que no se limite al traslado de los servicios del viejo edificio a otras dependencias como solución y «de una vez por todas» tome la decisión de clausurar el Palacio municipal «en todo su conjunto» y procediendo a la reubicación de los servicios que aún continúan abiertos en las oficinas del Bulevar Demetrio Herrero.

El informe, realizado por la empresa A-Gatein Ingeniería y en manos del Ayuntamiento desde hace más de un mes, aunque aún no se ha facilitado a los representantes de los trabajadores, dice que asociado al asentamiento del muro interior estaría la caída del falso techo en la zona de la antigua oficina del Torrebús, registrada el pasado 22 de enero. Esta caída, subraya, que ha estado acompañada de desconchones en el revoco en el parte superior del muro, con la aparición de canalizaciones de instalaciones de aire, junto al falso techo derruido. En la misma línea el estudio destaca la «llamativa» progresión de desperfectos en los cargaderos de la planta primera sobre este mismo muro en las puertas del salón de plenos y a la altura de la segunda planta. También se registran nuevas incidencias en otros puntos y plantas del edificio en un número significativamente superior y distribuido a los que se detectaban en intervalos en las visitas anteriores.

«Los trabajadores tienen miedo y por ello pedimos el estudio de alternativas fuera del Bulevar» Ainhoa Platas Delegada de UGT

«A día de hoy no se puede ni aplicar un plan de evacuación porque hay zonas clausuradas» Daniel González Delegado de CC OO

El informe concluye que las causas de estos asentamientos, tanto de los anteriores como de los más recientes, indican posibles lavados de finos en los materiales del subsuelo, que dan pie a la cimentación, debido a las conocidas corrientes profundas bajo el suelo de la ciudad y más en esta zona concreta. Por todo ello, los técnicos aseguran que la patología de la Casa Consistorial en los últimos nueves meses ha mantenido «una muy significativa actividad» por lo que se aconseja extremar las precauciones y la toma de medidas con carácter inmediato, ya que la entidad alcanzada por las grietas en el edificio recomienda limitar el uso y el acceso al inmueble.

Ante la gravedad de la situación el equipo de gobierno ha decidido clausurar el viejo edificio trasladando, primero las oficinas de la Agencia de Desarrollo Local (ADL) a Barreda, y recientemente la oficina de atención al público del Torrebús y otros servicios municipales a la Gerencia de Urbanismo en la Plaza de Abastos. Sin embargo, en el inmueble afectado por las grietas se encuentra el servidor informático de todo el Ayuntamiento, precisamente en una de las zonas «más dañadas» del edificio y que en principio se iba a trasladar al Centro de Promoción e Innovación Tecnológica de Torrelavega (Cepit) pero debido a la complejidad de la actuación y al tiempo que requiere aún no se ha tomado una decisión definitiva «con el riesgo que ello conlleva», según los trabajadores. De este modo, los únicos servicios que permanecen abiertos en el edificio anexo son los de Recaudación y de Obras, así como los despachos de los grupos políticos municipales, ya que los servicios de Movilidad y de Medio Ambiente también se han llevado a las oficinas de la Plaza de Abastos.

«Tristeza y temor»

A la espera de conocer de primera mano las conclusiones del informe, el delegado sindical de CC OO, Daniel González, reconoce sentir «tristeza y temor» porque «llevamos más de diez informes en los últimos años alertando sobre el estado de abandono del edificio» y sin embargo «a día de hoy no es tan siquiera posible poner en marcha un plan de evacuación en el caso de que ocurra una emergencia».

En este sentido, González recuerda que cualquier centro de trabajo con un número determinado de trabajadores o un edificio público «como es el caso» que visitan cientos de ciudadanos a diario, está obligado a disponer de un plan de emergencia que «aquí es imposible desarrollar porque hay zonas selladas y clausuradas por tablones, puertas y tabiques». «Si en este edificio un día ocurre un accidente, un incendio o una fuga de agua, esto es una ratonera tanto para los trabajadores como para los visitantes. De hecho el plan de evacuación del edificio discurre por una zona que está cerrada. Es que no tiene sentido, por eso llevamos tiempo solicitando el cierre de todos los servicios, incluidos los que se encuentran en el edificio nuevo», agrega.

Además del riesgo que supone para los empleados el grave estado de deterioro que presenta el edificio, el delegado sindical de CC OO recuerda que son muchos los vecinos que cada día visitan el Palacio municipal para llevar a cabo gestiones por ejemplo en el servicio de Recaudación por lo que «el peligro se acentúa». Asimismo, considera que «el estado lamentable de la Casa Consistorial, cayéndose a pedazos, refleja la imagen de la ciudad», al margen de que «se trata de un edificio público que no cuenta con ningún tipo de control, ni de seguridad en el acceso, por lo que cualquiera pueda circular de forma libre por todo el recinto».

Por su parte, la delegada de Prevención de Riesgos Laborales de UGT, Ainhoa Platas, explica que a pesar de la insistencia del equipo de gobierno manifestando que el edificio anexo -el construido en 1985- se encuentra en buen estado y no existe riesgo para los trabajadores, «hemos solicitado un estudio en el que se nos garantice que en este inmueble no hay peligro». Entre las peticiones realizadas se encuentra la de recalzar el edificio pero «el problema es que la zona en la que se tiene que excavar para fijar la estructura del Consistorio se encuentra justo debajo de donde está el servidor informático, que en el supuesto de que sufra algún daño supondría la paralización y el colapso total del Ayuntamiento».

Según Ainhoa Platas, los trabajadores municipales «tienen miedo» y por ello «desde los sindicatos exigimos que se cierre de una vez por todas el edificio del Bulevar Demetrio Herrero, se trasladen los servicios a otros centros para los que existen alternativas en la ciudad y que una vez clausurado el Ayuntamiento se decida si se arregla o no, aunque hasta ahora no se ha destinado un solo euro para ello». La delegada sindical propone que se elabore un nuevo proyecto de remodelación del edificio y ver qué posibilidades existen para llevarlo a cabo y en cuanto tiempo pero «lo que no se puede es poner en riesgo la salud y la vida de los trabajadores bajo un edificio que se nos cae encima».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos