Aquellos 'tebeos' femeninos

Aquellos 'tebeos' femeninos

Estas publicaciones sirvieron para descubrir a ilustradoras y promocionar fenómenos musicales

Javier Rodríguez
JAVIER RODRÍGUEZSantander

En los kioskos de chucherías y prensa españoles se vendieron en tiempos sin Internet, móviles, televisión (existieron tales tiempos, doy fe) ni nada por el estilo numerosos 'tebeos'. Pero no sólo ejemplares de 'TBO', claro. Es que la famosa publicación logró tal notoriedad que a todos los demás se les llamaba coloquialmente así, 'tebeos'.

Los había destinados a la clientela masculina y femenina. Mientras los chavales se entretenían con las aventuras de El Capitán Trueno, El Jabato, Hazañas Bélicas, Roberto Alcázar y Pedrín y una vasta nómina de héroes que resolvían a mamporro limpio los problemas, las niñas se entretenían con los de contenido romántico. Colecciones como 'Claro de luna', 'Guendalina', 'Florita' y bastantes más se convirtieron en cabeceras de referencia. Sus historias de amor/desamor significaban en cada una la clave del éxito.

Los tebeos femeninos, que nacieron en la década de los veinte, eran ilustrados al principio, igual que los de niños, por hombres. Pero poco a poco fueron adquirieron merecido protagonismo artístico las mujeres, con firmas tan admirables como Pili Blasco, Carmen Guerra, María Pascual, Rosa Galcerán, Carmen Barbará, etc.

Arte entre páginas

Alcanzaron amplias tiradas, pues contaban con clientela fiel y numerosa. Lógico: estaban muy bien realizados. Sus historias resultaban, del mismo modo que las destinadas a los varones, atractivas de verdad. Y los dibujos eran obras de arte. Gracias a ellos cada personaje adquiría vida. De manera especial, claro, en las portadas, que contaban con el encanto añadido del color.

Debido al cambio de tiempos y mentalidades, los contenidos de los 'tebeos' femeninos evolucionaron de forma considerable. Ejemplo: aprovecharon el rebufo del impacto popular de los discos. Las colecciones 'Claro de luna' y 'Serenata' son, en tal aspecto, paradigmas, ya que basaban sus narraciones en la historia sentimental que se desarrollaba en canciones interpretadas por estrellas.

Masculinos y femeninos, 'de niños' y 'de niñas', siempre entrañables e inolvidables 'tebeos'.

 

Fotos

Vídeos