El gran menú del día del Cosmopol de Laredo

Tacos de bonito al ajillo y manzanilla. /DM
Tacos de bonito al ajillo y manzanilla. / DM

Abierto también a clientes no hospedados en el hotel, sorprende por su cuidada elaboración

Diego Ruiz
DIEGO RUIZSantander

El restaurante del Hotel Cosmopol, en Laredo, tiene a gala dar de comer muy bien tanto a sus huéspedes como a todo aquel amante de la gastronomía que quiera probar los platos que elabora su jefe de cocina, Pedro del Ojo. No es necesario alojarse en una de sus habitaciones, frente a la playa Salvé, para disfrutar, en especial, de un interesante menú del día en el que queda reflejado, claramente, el personal estilo de su chef y el camino a seguir que se ha fijado la propiedad del establecimiento que dirige Simón Piñón Soto, con el estandarte de la calidad por delante.

Este elaborado y abierto menú del día, que se cobra a 18 euros ahora en temporada alta y a 16 en baja, está compuesto por cuatro primeros platos, cuatro segundos y postre casero, más bodega. El miércoles ofrecía una ensalada césar con lascas de queso viejo; pimientos asados en casa con cebolla y ventresca; garbanzos con callos y arroz caldoso marinero. Después, lubina a la parrilla con ensalada de wakame, tacos de bonito salteados al ajillo y manzanilla de Sanlúcar; carrilleras de ternera con manzana y huevos fritos con chorizo de Potes. De postre, caseros: Tarta de queso, flan y torrija con pan brioche, entre otros.

Es costumbre de la casa ofrecer un aperitivo al cliente, una vez que se ha sentado en la mesa y ha solicitado la bebida. Por cierto, aquí se cuidan mucho los caldos que se elaboran en Cantabria. Así que antes de elegir los platos del menú, el camarero -en esta ocasión el jefe de sala, José Antonio Gil- sirvió para dos comensales un sabroso salmón ahumado, cien por cien casero, que se acompañaba de una mayonesa de wasawi. Un plato muy fresco para comenzar el almuerzo.

El arroz caldoso marinero, con langostinos, mejillones y calamares, alcanza una nota sobresaliente. Un plato bien estructurado, con todos sus ingredientes bien ligados, sorprendente incluso para figurar dentro de un menú del día. También destacaron los pimientos asados en la casa y que constituían la base de una ensalada de cebolla y ventresca. Los pimientos, realmente ricos.

De segundo, al terminarse la lubina, se ofreció al comensal una dorada hecha también a la parrilla con una ensalada de wakame. La buena presentación del plato no esconde la frescura y el sabor de un pescado de carne tersa y sabor delicado, que gana mucho cuando se asa sobre carbón o leña. La guarnición de wakame, muy original.

Hay que destacar en la composición del menú el bonito, ahora en plena temporada, hecho al ajillo y manzanilla de Sanlúcar que se sirve sobre una rodaja de tomate también asada. El pescado, en su punto, jugoso y con el sabor típico del túnido, resultó muy agradable.

Las opciones del postre fueron varias, destacando el jefe de sala tres de ellas: tarta de queso, flan y torrija de pan brioche. Esta última muy rica, servida templada y con ese inconfundible sabor a leche que se le exige a una buena tostada. Hay que decir que las raciones del Cosmopol son abundantes y es fácil no poder acabar los platos.

Para acompañar el menú, se recomendó un vino blanco de la IGP Tierras de la Costa de Cantabria, 'Viva la Vida', elaborado con uva albariño en el municipio de Liendo. Muy apropiado para el tipo de cocina que ofrece el Cosmopol, donde, por supuesto, también se comen a la carta pescados y carnes de la zona, de 'kilómetro 0', además de mariscos y una amplia selección de arroces, una de las especialidades de la casa.

Del Cosmopol, un hotel inaugurado en 1960, ubicado en la avenida de Cantabria, junto a la playa, y con nueva gerencia desde hace dos años, hay que destacar las jornadas gastronómicas que se realizan anualmente, como las dedicadas a la carne de tudanca, el marisco y el arroz.

Restaurante-hotel Cosmopol

Avda. Cantabria nº 27.

Laredo.

Teléfono: 942 605 720.

Propietario: Hotel R. Cosmopol SL.

Jefe de cocina: Pedro del Ojo.

Sala: José A. Gil.

Estilo de cocina: Tradicional. Carnes y pescados de la zona.

Precio medio de la carta: Entre 40-45 euros.

Menú diario: 16 euros en temporada baja. 18 en alta.

Menú degustación: 18-20 euros.

Cierre: No cierra.

Terraza: Si.

Café: Dromedario.