Las 100 langostas de La Flor de Miranda

Ángel Cuartas, Cristian Peramato y Miguel Ángel Cuartas sostienen sendas langostas en la terraza del restaurante. /Sane
Ángel Cuartas, Cristian Peramato y Miguel Ángel Cuartas sostienen sendas langostas en la terraza del restaurante. / Sane

Se preparan a la plancha y cocidas, y presentadas en rodajas con salsas

JOSÉ LUIS PÉREZSantander

Hay restaurantes que se definen por su estilo de cocina, por las influencias que emplean sus cocineros para construir sus platos; por contra, hay otros establecimientos que rinden culto al producto, a la materia prima, y la clave de su éxito está en alcanzar la excelencia. Uno de los mejores ejemplos en Santander es La Flor de Miranda, donde su carta está repleta de productos de primer nivel, lo que no es óbice para que, cuando llega la temporada y el acceso a ese producto exclusivo y limitado se hace más accesible, se organicen jornadas a unos precios especiales.

Desde comienzos del verano, La Flor de Tetuán, que dirige Ángel Cuartas junto con su hijo Miguel Ángel y su yerno Cristian Peramato, propone a sus clientes las jornadas del bogavante del Cantábrico a un precio muy competitivo y con unas elaboraciones muy respetuosas desde la cocina donde ofician el chef Dimas Peña y su equipo.

Ahora, sin olvidarse del bogavante, Cuartas introduce un nuevo aliciente para sus clientes, la siempre deseada y admirada langosta del Cantabria. Ha tenido la oportunidad de adquirir un lote de un centenar de ejemplares que se ofrecen desde el pasado jueves y hasta que alcancen las existencias en vivero.

Se trata de piezas con un gran aspecto que se elaboran al gusto del cliente, bien a la plancha o bien cocidas, y presentadas en rodajas acompañadas de unas salsas. En este caso, el precio del kilo de langosta también es muy competitivo, 90 euros (más IVA).