Un menú 'Gastroplan' tentador

Quique Muñoz y Rafael Prieto. /DM .
Quique Muñoz y Rafael Prieto. / DM .

La primera iniciativa de El Diario Montañés con El Serbal permite disfrutar de una experiencia culinaria de primer nivel por sólo 55 euros, con bodega incluida

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZSantander

La nueva iniciativa 'Gastroplan', puesta en marcha por El Diario Montañés y Cantabria en la Mesa con el objetivo de generar cultura gastronómica en la región, cuenta con el respaldo de cuatro restaurantes de Cantabria con estrella Michelin, El Serbal, Solana, La Bicicleta y El Nuevo Molino. Cada mes, los lectores del periódico pueden disfrutar de la alta cocina de estos restaurantes adquiriendo un menú de cada restaurante en la plataforma de Gastroplan a un precio absolutamente competitivo, 55 euros con bodega incluida.

Para muchas personas se trata de una oportunidad para descubrir la cocina de estos establecimientos y de vivir una experiencia a partir de un menú donde los respectivos chefs proponen platos muy interesantes, sofisticados y apetecibles para todos los paladares.

El comienzo de Gastroplan ha llegado de la mano del restaurante El Serbal, en Santander, de su director Rafael Prieto y de su jefe de cocina Quique Muñoz.

Arriba, papada ibérica..Abajo, esfera de tequila y limón y caviar Nacarii. Y cocido lebaniego 'versión El Serbal'.

En el menú, además de una degustación con el estilo de cocina de mercado del chef, también tienen su lógico protagonismo los productos de los patrocinadores de Gastroplan. Así, el cliente podrá disfrutar de la comida con tres copas de vino blanco y tres de vino tinto de Bodegas Carlos Moro; con un aperitivo de Cerveza San Miguel; con el Agua Solán de Cabras; y terminar con un delicioso café Tambo (Colombia) de la empresa cántabra Café Dromedario. Sin duda, un menú de primer nivel.

¿Cómo disfrutar de Gastroplan?

Cada mes se puede comprar un menú 'con estrella' con bodega incluida, por sólo 55 euros. Para adquirir el menú, solo en internet en gastroplan-estrellas. eldiariomontanes.es/

Plato a plato

La experiencia comienza con la bienvenida a un restaurante acogedor y donde se genera el ambiente para disfrutar. Se sigue con una degustaciones de panes (La Gallofa), que este caso eran un integral, multicereal, espelta, maíz con trazas de pipas y torta payés, cortados delante del cliente por Ramón García. Podrán combinarlos con dos tipos de aceites, de Jaén (Picual, Pago de Espejo) y Tarragona (Arbosana, La Boella). Sin duda, primera muestras de excelencia.

El primer pase es una papada ibérica confitada con salsa cantonesa -notas dulces-, rebozuelo -seta-, chip crujiente de yuca y brotes de cebolla naturales.

Costilla de black angus.
Costilla de black angus.

Sorpresa con el siguiente pase, una esfera de limón y tequila con chocolate blanco. Se acompaña de una cucharita con caviar Nacarii. Explosión de sabor en la boca en ambos casos, contrastes y sensaciones.

El tercer plato son unos corazones de alcachofas naturales en dos cocciones con carpaccio de langostinos atemperado a la llama, reducción de carne tudanca y una emulsión de pistachos. Muy interesante.

Luego llega el cocido lebaniego en la versión Serbal. En el plato hay sendos raviolis con el compango, el chorizo y la morcilla del cocido, que se posan sobre una crema de berza y patata, adornada por unas motas de puré de garbanzos. Ya en la mesa se sirve el caldo de la sopa para cubrir el resto de los ingredientes. El sabor, auténtico cocido lebaniego pero el formato brilla por su originalidad.

Restaurante El Serbal

Dirección: C/ Andrés del Río 7. Santander.

Teléfono: 942 222515.

Director y jefe de sala: Rafael Prieto.

Jefe de cocina: Quique Muñoz.

Sala: Ramón Pimentel y Ramón García.

Estilo de cocina: De mercado con toques de autor.

Menú degustación Gastroplan: 55 euros.

Capacidad: 45 comensales.

Terraza: No.

Cierra: Lunes.

Bodega: Más de 500 referencias.

Café: Dromedario.

Wifi: Sí.

Aparcamiento: Subterráneo de Tetuán y zona de OLA.

Reconocimientos: 1 estrella Michelin y 1 sol Repsol.

Responsables: Quique Muñoz y Rafael Prieto.

Para el plato principal es una costilla de black angus (raza bovina con aptitudes cárnicas; es autóctona de Escocia), cocinada a baja temperatura y acompañada de una guarnición jardinera con guisantes y un aire de zanahoria. Producto y destellos de técnica al servicio del sabor.

De cierre, un delicioso helado de quesucos de Cantabria, crema de chocolate blanco, lágrimas de membrillo y miel y galleta crujiente. Un toque dulce que tiene como broche de oro unos 'petits fours' de la casa que dejan un gran sabor de boca.