El Consejo de Caza aprueba el Plan de gestión del lobo, que podría entrar en vigor en marzo

Imagen de un lobo en la reserva del Saja./Marco García Vidart
Imagen de un lobo en la reserva del Saja. / Marco García Vidart

El cambio más significativo es la supresión, como pedían algunas asociaciones y ayuntamientos, de la consideración del lobo como recurso turístico

DM .
DM .Santander

El Consejo Regional de Caza ha aprobado el plan de gestión del lobo, en el que se elimina la consideración del lobo en relación con actividades turísticas o recreativas, y que el Gobierno espera que pueda entrar en vigor en marzo.

El Consejo Regional de Caza ha estado presidido por el consejero de Medio Rural, Jesús Oria, y ha contado con la participación de representantes de asociaciones de caza, conservacionistas y de ayuntamientos.

El plan de gestión del lobo se ha aprobado esta tarde en el Consejo, con todos los votos favorables salvo dos abstenciones, tras el periodo de información pública en el que los interesados han podido presentar alegaciones.

El director general del Medio Natural del Gobierno, Antonio Lucio, ha explicado que, tras la aprobación de este documento, solo resta el informe jurídico para que el consejero lo apruebe como orden y entre en vigor, lo que espera que pueda producirse en marzo.

Lucio ha añadido que el documento que se ha aprobado no incorpora modificaciones significativas, y «solo se han matizado algunas cuestiones». El cambio más significativo es la supresión, como pedían algunas asociaciones y ayuntamientos, de la consideración del lobo como recurso turístico.

Lucio ha señalado que la razón es que, al tratarse de una especie que genera daños, se piensa que no tendría sentido «pretender darle un valor turístico».

Con todo, el director general ha destacado que no se renuncia a que en un futuro se cambie esa idea, si el lobo tuviera interés desde ese punto de vista. «Pero no creemos que en este momento aporte nada a la conservación de la especie ni a su convivencia con la ganadería», ha apuntado.

También se ha modificado el plan, a petición de asociaciones conservacionistas y animalistas, para evitar que la única solución en casos de perros asilvestrados incontrolados sea matarlos. Así, se ha cambiado el enfoque para identificar al responsable del animal y darle muerte solo en caso de que no haya alternativa, de acuerdo con la futura norma de Bienestar Animal.

El plan de gestión plantea un marco normativo específico que considera los aspectos biológicos, ecológicos y sociales del lobo, basado en una gestión adaptativa que responda adecuadamente a la evolución de la especie y su entorno.

El plan pretende lograr que los daños que el lobo produzca en la ganadería extensiva no la hagan inviable, o condicionen de manera relevante su mantenimiento, mejora y rentabilidad en la región.

Por ello, incluye medidas para prevenir los ataques de los lobos y también para compensar a las explotaciones de ganadería extensiva de la región los daños que pueda ocasionar en sus cabañas.

El plan cumplirá también con el objetivo de indemnizar los daños del lobo en toda Cantabria por parte del Gobierno, pondrá en marcha el apoyo a las medidas preventivas y los pagos por servicios ambientales de la ganadería extensiva en zonas loberas, y encuadrará los controles de ejemplares en el marco de la legislación de caza.

Entre las medidas preventivas, el plan de gestión contempla ayudas para mantenimiento de perros guardianes y la contratación de pastores o vigilantes del ganado en pastos comunales, medida esta última a la que podrán acceder las entidades locales propietarias de los montes.

Por parte de la Federación de Caza, Ignacio Valle, ha dicho que en general el plan del lobo «es un buen» documento, aunque ha advertido del reto que supone ponerlo en práctica. «Es un buen plan sobre el papel, luego hay que ponerlo a funcionar», ha señalado. Valle ha destacado que el plan exigirá más financiación y más personal.

Manuel Borbolla, que representa también a los cazadores, ha considerado que el plan es «pionero» y ha resaltado que el lobo «ocasiona muchos conflictos». «Vamos a ver cómo funciona este plan y cómo lo desarrollan», ha agregado.

El Consejo de Caza también ha abordado otras cuestiones y se ha aceptado la propuesta de Seo Bird/life para establecer una moratoria en cuanto a la caza de tres especies: el porrón europeo, la avefría y la focha común.